OPINIÓN PÚBLICA

432
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

¡No a la Quema de Cohetes!
Gonzalo Egremy

*Está legislado como falta administrativa la quema de cohetes, pero las autoridades no hacen nada para evitar esa molestia social.

*Ruido de cohetes, afecta mucho más a enfermos, a personas de tercera edad, a bebés y a las mascotas.

El constante ruido ensordecedor que producen los fuegos de pirotecnia y cohetes, está prohibido y considerado como falta administrativa.
Sin embargo, hasta ahora ninguna autoridades de los tres niveles de Gobierno asume su responsabilidad en la materia.
El rechazo a la contaminación auditiva, por sus negativos efectos en el ser humano y los animalitos, logró que Diputados legislaran en la materia y se prohibiera la quema de fuegos pirotécnicos y de cohetes.
Con las herramientas de las nuevas tecnologías, ahora se sabe que millones de personas, tan sólo en México, están en contra de esa práctica.
Incluso, existieron solicitudes formales para que los Diputados legislaran para que, sobre todo la quema de cohetes (no así los juegos pirotécnicos), sea en determinadas horas y lugares, y no como está hoy, en cualquier vía pública.
Una de las formales solicitudes indicaba que “Lo que motivó esta petición fueron dos templos cercanos, que durante sus diversas y muy continuas celebraciones tiran cohetes todo el día, noche y parte de la madrugada”.
Agrega: “En mi opinión es una tremenda falta de respeto, violando con ello la tranquilidad y la paz de los habitantes del lugar, tanto para las personas como animales.
Los canes se ponen histéricos, los bebés lloran, los ancianos se asustan y los adultos no podemos dormir, ni gozar de un momento de descanso en nuestros hogares.
Pareciera como si quisieran imponerse y que todo el mundo se entere de su celebración los católicos (y de otras denominaciones religiosas, subrayado de quien esto teclea).
Aclaro que no estoy en contra del uso de fuegos artificiales que llenan de colorido las fiestas, sólo de los cohetes de ruido, es decir, de los que sólo truenan o petardean.
Tronar cohetes, una tradición que nos trajeron los españoles hace más de 500 años, con la finalidad llamar la atención de los indígenas para hacerlos ir a misa, a estas alturas, es un rito que a la fecha resulta bastante anticuado, mayormente tomando en cuenta que en la actualidad hay muchos otros medios para llamar a los fieles y a la población, cuando, dígase Gobierno u iglesia quieren hacer un llamado a sus eventos.
No es justificación para la contaminación, el ruido y el riesgo de accidentes que ocasionan.
Vivimos en una gran ciudad llena de contaminación auditiva; qué necesidad de agregar ruidos tan estridentes y poco armónicos que lo único que provocan es alterar la paz de la comunidad.
Eso sin contar con las varas o colas de madera que al separarse del cohete viajan hacia el suelo a una velocidad considerable, pudiendo ocasionar abolladuras a los carros o lastimar alguna persona, e inclusive, de iniciar el incendio de viviendas.
He platicado con varios vecinos de la colonia y he revisado múltiples páginas de internet en las que lo único que encuentras es gente inconforme con el uso indiscriminado de cohetes.
Hasta el momento no he conocido a una sola persona que disfrute que le truenen cohetes a medianoche o de madrugada cuando están intentando dormir para trabajar al día siguiente, pero no tienen otra opción que resignarse y aguantar la falta de conciencia y consideración de los que los truenan”.
En las leyes y reglamentos existen demasiadas lagunas, prácticamente no existe control acerca de los decibeles, horarios e intervalos en los que se puedan tronar cohetes, por lo que sirve de exhorto este escrito para que el Congreso del Estado obligue a los Ayuntamientos Municipales a incluir en los Reglamentos de Policía y Buen Gobierno, la prohibición de la quema de cohetes.
El rechazo de la población (de la tercera edad, mamás lactantes y sus bebés, familias que cuidan a sus enfermos, amén de los que amamos a nuestras mascotas) somos mayoría en contra de la contaminación auditiva que generan los cohetes, ¿no cree usted?//Salud.