DIÓCESIS DE TAPACHULA

365
DIÓCESIS DE TAPACHULA

VII Domingo del Tiempo Ordinario
23 de Febrero del 2020

Los homicidios, robos, secuestros, asaltos y otros sucesos en la región nos hablan de un deterioro del tejido social y nos cuestionan hasta dónde hemos permitido que el mal entre en nuestros corazones. Las muertes de las niñas que hemos visto a nivel nacional, y una de ellas fue en nuestros municipios, nos lastiman. Pero nos hace pensar en la necesidad de que todos entremos y nos comprometamos en la solución de fondo de esta problemática delicada. No sólo necesitamos leyes e intérpretes eficaces en la aplicación de la misma, sino sanear todos los espacios donde nace y se desarrolla la violencia.
La ley del amor que Jesucristo nos recuerda en el evangelio de hoy debe llevarnos a tomar conciencia de la capacidad que tenemos como cristianos de frenar la violencia. La ira, el odio, el rencor, la venganza llevan siempre a la persona a entrar en una dinámica creciente de violencia. Las familias y comunidades se ven divididas por el desquite y la venganza. Muchas veces en aras de una justicia aparente nos hacemos esclavos del mal con rostro de rencor, de odio y de venganza.
En las relaciones entre las personas, es relativamente sencillo aceptar a quien nos acepta y rechazar a quien nos rechaza. Incluso, llegamos a ver con naturalidad vivir el amor sólo con aquellos de quienes recibimos un trato semejante. La ley del amor llevada a plenitud exige, sin embargo, por la presencia del Reino, que nos esforcemos por ir más allá y procuremos parecernos a nuestro Padre Dios en la bondad de su corazón.
Un amor que involucre y que no excluya, siempre será una exigencia para aquél que quiera entrar en el camino de la perfección. Hemos insistido que esta oportunidad de amar a quien no puede hacer algo por devolvérnoslo está en los más necesitados, pero específicamente en los migrantes. Que el Señor Jesús, acompañado de la Virgen María y de San José, nos ayude a vivir la ley del amor y nos anime en nuestro esfuerzo por vivir la caridad cristiana.
Fraternalmente
+ Jaime Calderón Calderón
VIII Obispo de Tapachula