¿Por qué no se Aplana Nuestra Curva Epidémica?

327

A casi 4 meses de la pandemia del covid-19 en México, al 19 de junio, llegamos a 170,485 casos confirmados, 20,394 mexicanas y mexicanos muertos, y 23,653 casos activos, con un crecimiento diario del 3% (conferencia vespertina) Estamos todavía lejos del aplanamiento(descenso vertical) de la curva epidémica, ni siquiera en planicie, sino en constante y rápido ascenso. ¿Por qué?.
El Institute of Complex Systems Inc. (Cambridge, Massachusetts, EUA) que preside el Profesor Yaneer Bar-Yam (Doctorado en Física por MIT y académico del Departamento de Biología Molecular y Celular de Harvard), confirma lo anterior mediante un análisis comparativo de las curvas epidémicas de 131 países clasificados en 3 categorías: 44 que están ganando la batalla al covid con curvas planas, (Australia, Burma, Cambodia, Finanlandia, Grecia, Mongolia, Nueva Zelanda, Uruguay y algunos caribeños). Otros 17 se acercan a la victoria con curvas semi-planas, (China, Austria, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Francia, Italia, Japón, Paraguay y España), y 70 que “necesitan tomar acciones” para aplanar la curva entre los que están Afganistán, Argentina, Bangladesh, Bolivia, Chile, EUA, Egipto, Guatemala, India y México. Aunque en este último grupo todos tienen curvas ascendentes, casi todos las tienen con picos altibajos salvo África del Sur, Nepal, India, Etiopía, Bangladesh y México. En estos países la curva epidémica de carga acumulada es de permanente ascenso. La 13ª economía mundial está en el sótano, con otras de mucho menor tamaño, salvo India, lo que ratifica la declaración del diputado de Morena, Porfirio Muñoz Ledo, cuando señaló: “la pandemia no se ha domado”.
¿Por qué?, ¿Por qué el esfuerzo de ambos gobierno y sociedad civil durante estos 4 meses, no se ha traducido siquiera en un inicio de tendencia hacia el aplanamiento de la curva, y lejos de ello continuamos observando su constante ascenso, incluso con los pronósticos del acme (cumbre) rebasados en varias entidades federativas(conferencia vespertina del 17 de junio)?. Para responder a esta pregunta se requiere revisar lo que estamos haciendo y lo que no estamos haciendo con nuestra estrategia para controlar la enfermedad.
Enseguida un intento de explicación con sus respectivas bases científicas.
1.-Control de asintomáticos
A decir de la Dra Laurie Ann Ximenez-Fyvie titular del lab de Genética Molecular de la UNAM (la entrevista con Ramsés Yúnez) si bien el control masivo de la propagación del virus con la jornada de la sana distancia sirvió para su mitigación, resultó insuficiente. Se debió complementar con el control selectivo a base de pruebas, a fin de romper la cadena de transmisión del virus, que generan sobretodo los asintomáticos. El control asintomático es clave para detener la epidemia, ya que el enfermo sintomático está en casa o el hospital, pero el asintomático, que no se sabe portador del virus, anda por todas partes contagiando cuando debiera estar aislado en cuarentena. Por eso son sumamente importantes las pruebas que tanto ha pedido la OMS.
De ahí la acertada decisión de la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, de hacer pruebas para el control selectivo, con brigadistas en las alcaldías de mayor índice de contagios en búsqueda de asintomáticos. Es necesario y urgente generalizarlo a todo el país.
2.-El uso del cubre-bocas
Nuestro Premio Nobel, el Dr. Mario Molina, publicó en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences- junio 11-2020), un estudio en el que demuestra que gracias al cubre-bocas Italia abatió los contagios en 78 mil casos entre el 6 de abril y 9 de mayo de este año y en NY entre el 17 de abril y el 9 de mayo se abatieron en 66 mil casos. Molina concluye que el uso de cubre-bocas es in-dis-pen-sa-ble porque reduce significativamente el número de infecciones por vía aérea, los llamados “aerosoles”. En consonancia con este resultado, la universidad de Harvard publicó un estudio con recolección de datos en 3000 condados en EUA, en el que demuestra una estrecha correlación entre la contaminación y la mortalidad por coronavirus, precisamente porque las partículas PM2.5 del smog facilitan la trasportación del virus, de tal suerte que un microgramo por metro cúbico de esas partículas genera un incremento del 15% de la tasa de mortalidad por covid-19. Indispensable pedir el uso masivo de cubre-bocas a la población, sobretodo en lugares concurridos (mercados) y transporte público como camiones y metro.
3.-Factores pre-existentes de predisposición del virus
En un estudio publicado en el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism el Dr. Carlos Aguilar director de la Unidad de Investigación de Enfermedades Metabólicas del Instituto Nacional de Nutrición, y otros médicos, demuestran que la diabetes y obesidad, altísimos factores de riesgo de la población mexicana para contraer el covid-19, se potencializan aún más por el factor genético en los mexicanos que favorece la predisposición a estas enfermedades nutricionales. Impostergable enfrentarlas.
Es el momento de repensar la estrategia de combate al covid-19 en México, con nuevos elementos de política pública. Al menos 3 con fuerza e intensidad: 1)el control selectivo para detectar asintomáticos con pruebas; 2)el uso masivo de cubre-bocas; y 3)combate a la obesidad y diabetes. Si queremos invertir el ascenso de la curva, hay que modificar la estrategia ajustándola, pues de acuerdo con Einstein: “Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”. A México le urge encontrar resultados distintos; hay que detener el ascenso de la curva epidémica YA!; estamos hablando de vidas humanas y familias deshechas!. La estadística diaria no puede aminorar ese intenso dolor humano que están padeciendo miles de mexicanas y mexicanos. SUN