ALFIL NEGRO

334
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Están viendo la tormenta y no se hincan” (refrán popular)

El Circo de la Muerte
Oscar D. Ballinas Lezama

Los contagios y mortandad a causa de la pandemia del Coronavirus siguen en todo su apogeo, mientras que las autoridades de Salud lideradas por el subsecretario de ese organismo a nivel nacional, Hugo López Gatell, no deja de dar palos de ciego con sus predicciones equivocadas.
Es extraño que a cinco meses de estar enfrentando al mortal Coronavirus, el Sector Salud se concrete únicamente a informar sobre las cifras de contagiados y muertos por causa de esta peste; encasillándose en pedirle a la población que guarde sana distancia y no deje de utilizar el cubrebocas, sin embargo, no se habla sobre algún tratamiento médico que ayude a salvar las vidas de los contagiados.
Para nadie es secreto que el ‘príncipe del oráculo sanitario’ durante varios meses no comulgó con el uso del cubrebocas ni la aplicación de pruebas para detectar y encapsular a los infectados con el virus, jurando y perjurando que estas medidas preventivas y la carabina de Ambrosio, eran lo mismo.
A contrapelo de las declaraciones del funcionario federal, los organismos internacionales de salud afirmaban todo lo contrario, insistiendo en la enorme importancia de realizar las pruebas para detectar el Covid, lo que, en países como Japón, Italia, Corea del Sur, entre otros, se ha venido haciendo con buenos resultados.
Varios médicos en el Soconusco, han implementado protocolos de tratamiento con un medicamento sencillo y barato que ha resultado exitoso, al parecer es el mismo que está siendo utilizado en países como Italia, Suiza y otros de América del Sur, sin embargo, incomprensiblemente las autoridades sanitarias de Estados Unidos de Norteamérica y México, no lo mencionan ni lo aconsejan utilizar.
Generalmente los infectados no son tratados a tiempo, debido a que los infraestructura hospitalaria no es suficiente, hay saturación de contagiados, se carece de suficientes camas, respiradores y oxígeno; por lo que la mayoría de los infectados son regresados a sus casas o simplemente no se les recibe, provocando que muchos de ellos fallezcan en sus casas o en la calle, frente a los nosocomios; hay decenas de testimonios, el sol no puede taparse con un dedo.
Algunos médicos en Tapachula opinan que lo que está sucediendo se pudiera derivar de los intereses políticos, que pudieran estar anteponiendo a la prioridad de salvar a miles de personas infectadas por el Covid-19, las que pudieron haberse salvado con una mejor estrategia sanitaria y no ponerse las autoridades en la lupa de los crímenes de lesa humanidad.
El Sector Salud federal, insiste en culpar a todo mundo de los graves errores que ha cometido el responsable de la estrategia sanitaria en el país, de ahí la importancia de que el Gobierno Federal aclare paradas en cuanto a las constantes quejas de los trabajadores de los hospitales públicos, que aseguran no se les otorgan equipos para su protección, así como la falta de pruebas para detectar el Covid-19, la insuficiencia de camas, respiradores, oxígenos y carencia de medicamentos que obligan a comprar a los familiares de los pacientes.
La ineficacia del Sector Salud para contener la pandemia es pública y notoria, como lo es el hecho que la curva del Coronavirus está muy lejos de darse; hasta ahora, cada día hay más infectados y muertos por el virus.
En tiempos de la Influenza, cuando gobernaban los neoliberales, corruptos, ratas de dos patas, etcétera, (como los califica el nuevo gobierno) la pandemia pudo ser controlada y sobraban medicamentos, hoy falta todo. No es lo mismo ver los toros desde la barrera que torearlos.
Es una verdad que duele, miles de personas han perdido la vida y lo seguirán haciendo mientras el Sector Salud federal, Diputados, Senadores, líderes de partidos políticos, luchadores sociales, etcétera, sigan solamente como espectadores de lo que han convertido en el circo de la muerte.
En las últimas 24 horas, la SSA en Chiapas dio a conocer las estadísticas oficiales de infectados y muertos por Coronavirus, siendo un total de 26 casos de contagiados y tres difuntos; en Tuxtla hubieron 10 y Tapachula se apuntó con 2 enfermos y un muerto.
Por cierto, pequeñas y medianas empresas en el país siguen quebrando, el precio de las gasolinas sigue subiendo, igual que las abusivas tarifas de la Comisión Federal de Electricidad, y se están creando nuevos impuestos. Y eso que Chiapas produce petróleo y energía eléctrica; alguien dijo que todo esto iba a cambiar, ojalá que así suceda, antes que termine el sexenio de la transformación. Recemos y oremos por ello.