ALFIL NEGRO

802
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“No bajemos la guardia, nos auto cuidemos de la pandemia, esa es la mejor medicina”: REC

Banquillo de los Acusados
Oscar D. Ballinas Lezama

“La pandemia ha sido superada, ya se domó sin que nos desbordara, estamos viendo la luz al final del túnel”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador, mientras los semáforos sanitarios en toda la República van y vienen cambiando de color, en medio de la lucha titánica de los trabajadores del Sector Salud, que no bajan la guardia.
Más allá de las protestas de los Gobernadores rebeldes, que no logran coordinarse con el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, que ahora los acusa del desastre sanitario y económico nacional causado por el supuesto mal manejo de la pandemia, otros mandatarios estatales hacen micos y pericos por atajar el impacto del Coronavirus en sus entidades.
Para nadie es secreto que el Gobierno Federal está extendiendo la corresponsabilidad a los mandatarios de las entidades y sus habitantes para que pongan su grano de arena en el combate contra el Covid, viendo que cada persona se preocupe por su autocuidado y no sigan actuando de manera irresponsable, provocando que la ola de contagios aumente las muertes, el hambre y el miedo entre la población.
Chiapas, al igual que la mayoría de los Estados de la República Mexicana, ha luchado a tambor batiente por salir del empantanamiento sanitario y económico; con esfuerzos ha logrado controlar los contagios y decesos por Coronavirus, lo que oficialmente le permitió cambiar el color del semáforo a naranja, bajo las reservas de no bajar la guardia y continuar con las medidas preventivas para no regresar al color rojo.
“Nos cuidemos, no nos confiemos, tomemos todas las precauciones; la mejor medicina es autoprotegerse y prevenir; aunque en nuestra entidad, la curva de contagio por coronavirus sigue bajando”, expresó ayer el gobernador, Rutilio Escandón Cadenas.
En todo el país, la mayoría de los enfermos se niegan a ir a los hospitales públicos bajo el argumento que tienen miedo de morir en esos lugares, buscan sanatorios o médicos privados que les receten medicamentos ya conocidos por su efectividad, para mejorar las condiciones de los infectados de Covid.
Quienes padecen otras enfermedades y se contagian de Covid difícilmente se curan en su casa y fallecen, pasando a formar parte de las cifras que no son registradas en forma oficial, de ahí que los semáforos han dejado de ser indicadores reales de la pandemia; ante esta situación la recomendación es mantenerse en alerta máxima.
Las autoridades educativas no saben cuándo volverán a las clases presenciales en las escuelas; cambiaron la fecha del 10 de Agosto, esperando que los dirigentes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación marquen la fecha y se maten solos.
Alfonso Cepeda Salas, secretario general del SNTE, declaró: “el sistema educativo fue el primero en aislarse y será el último en dejar el confinamiento. Y eso ocurrirá, hasta que el semáforo epidemiológico de contagio esté en color verde”, advirtió.
Añadió que realizarán una campaña para retener a los alumnos, motivándolos a no abandonar sus estudios, así como pondrán en marcha una encuesta para conocer las condiciones de cada escuela, especialmente las relacionadas con el servicio de agua y drenaje, la identificación entre el personal de quienes se encuentren en mayor riesgo por su edad o enfermedad.
Será aquí donde la ‘puerca va a torcer el rabo’, ya que difícilmente las autoridades van a tener un control real del color del semáforo sanitario, sobre todo en entidades como Chiapas donde la mayoría de sus habitantes son rebeldes, careciendo de la cultura para acatar las medidas preventivas que eviten la expansión del contagio por Covid.
En otras cosas, Emilio Lozoya, ya empezó a ‘ponerle el dedo’ a sus excómplices de la mafia del poder, los sinvergüenzas de cuello blanco que vendieron el país, que engañaron al pueblo con las reformas como la energética, jurando y perjurando que con esta transformación los costos por el consumo de luz bajarían al igual que los precios de las gasolinas y el gas. Todo fue pura mentira y burla para el pueblo.
Si la detención y el proceso jurídico contra Emilio Lozoya y otros bandidos de cuello blanco no sólo es un circo para crear una cortina de humo, la actual administración debe sentar en el banquillo de los acusados al resto de la banda de los truhanes de la política y llevarlos al patíbulo de la justicia.