ALFIL NEGRO

189
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“La vacuna contra el Covid-19, una carrera contra la muerte” (científicos)

La Rebelión de los Olvidados
Oscar D. Ballinas Lezama

Como las llamadas a misa, el que quiere va; así están varios de los 32 Gobernadores de la República, quienes juran y perjuran que no desean trabajar con el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, quien presuntamente mantiene muchas inconsistencias en sus informes sobre la pandemia del Coronavirus.
“Yo, ya no puedo con López Gatell”, afirmó Adamari López, gobernador de Tabasco, uno de los Estados con serios problemas por la falta de hospitales para atender a infestados de Covid; el aumento de enfermos y muertos por la peste del coronavirus ha desbordado el Sector Salud y se mantiene en el semáforo rojo.
Los tabasqueños no acaban de entender los motivos del supuesto abandono sanitario que está ocurriendo en la tierra donde gobierna un político de extracción morenista, que culpa de todos sus males al Subsecretario, quien responde esas críticas bajo el argumento de malos entendidos; aunque no aclara los motivos de la falta de infraestructura sanitaria en esa entidad del sureste mexicano.
La gente de Tabasco se queja del abandono en que el Gobierno tiene al Sector Salud en esa entidad, con hospitales que han sido desbordados por la pandemia del Covid, aseguran que la falta de médicos, enfermeras, medicamentos y el desabasto de oxígeno, ha provocado el surgimiento de revendedores de estos insumos, creando un mercado negro; la Profeco, es una institución que brilla por su ausencia, argumentando que no actúa contra los hambreadores por falta de denuncias. (¿?)
Bien dicen que para que la cuña apriete debe ser del mismo palo, por lo que el gobernador morenista de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, fue uno de los primeros en ponérsele al brinco al Gobierno de la cuarta transformación, acusando a Hugo López Gatell de supuestos maquillajes de las cifras reales de contagiados y muertos por el Coronavirus, en esa entidad bajacaliforniana.
El gobernador oaxaqueño, Alejandro Murat Hinojosa, también perdió los estribos y despotricó contra Hugo López Gatell, mencionando que el funcionario federal maneja para Oaxaca un semáforo rojo del Covid bajo una fórmula de ecuación sesgada, la que respeta pero no la comparte, ya que su Gobierno ha tenido un buen control de la pandemia y organismos mundiales han certificado el lugar para poder recibir el turismo, sin embargo, al clasificarla como zona peligrosa de contagio, no pueden reactivar el turismo que es una fuente principal de su economía.
En el municipio de Motul, Yucatán, el que brincó contra el ‘príncipe del oráculo sanitario’ , fue el alcalde Roger Aguilar, quien no se anduvo con medias tintas y dijo: ”Si el gobierno federal no nos ayuda de manera urgente a construir hospitales en este lugar, nos va llevar la chin… tenemos muchos enfermos y se están muriendo por el coronavirus”.
Por su parte, Enrique Alfaro, mandatario de Jalisco, sigue tratando de convertirse en el ‘hombre invisible’, luego de las supuestas amenazas del Cártel de Jalisco Nueva Generación, que lo pusieron quieto en sus brotes de rebeldía nacional, se concretó a decir: “por mí, hagan lo que quieran con el semáforo sanitario del Covid”
Más allá de los dimes y diretes entre algunos Gobernadores, López Gatell y el mismo inquilino del Palacio Nacional, las noticias sobre la pandemia en México y el mundo entero no son muy halagadoras, no obstante, la carrera contra la muerte que están haciendo quienes buscan encontrar una vacuna que extermine el mortal virus.
Para nadie es secreto que la pandemia sigue creciendo, incluso en los países que echaron las campanas al vuelo y salieron del confinamiento, hoy están regresando y reconociendo que es urgente mantener las medidas preventivas, sobre todo el cubrebocas en forma obligatoria y la sana distancia. Desafortunadamente la gente no entiende y en el pecado están llevando la penitencia.