Porfirio Muñoz Ledo: Un Partido de Izquierda no Puede Comprar el Poder

80

Alejandro Caballero

Suave la voz, contundentes sus respuestas, el diputado Porfirio Muñoz Ledo, uno de los contendientes a la Presidencia de Morena, hace un retrato del partido en el que milita, de su propósito de “tirar la cuerda hacia la izquierda” y fomentar un debate ideológico interno. En el partido está corriendo mucho dinero, dice; y cuando se le piden nombres, responde sin titubeos que él sólo afirma, no acusa. Se da ese lujo porque, puntualiza, “soy un hombre libre”.
Porfirio Muñoz Ledo denuncia: “En Morena hay un corrimiento a la derecha muy claro. Somos el partido del pueblo, no somos el partido del dinero, y está corriendo mucho dinero. ¿Por qué? Porque el año próximo va a ocurrir la elección más compleja en la historia del país”.
El Diputado federal hizo público su deseo de contender por la presidencia nacional de Morena el domingo 6 mediante un tuit y desató reacciones en favor y en contra. Entre estas últimas, una recurrente: su avanzada edad, sus 87 años.
Muñoz Ledo avienta el cuerpo sobre la mesa. Ha escuchado sin parpadear, entrelazados sus dedos, la pregunta del reportero.
-Hay quienes de inmediato cuestionaron su edad. ¿Cómo pretender dirigir Morena a los 87 años?
La respuesta la hace casi en susurro, como confidencia. La mirada viva: “Te voy a decir algo que aún no he patentado. Los jóvenes no se han dado cuenta de que a nosotros los mayores la pandemia nos ha dado una nueva vida, una vida virtual. Estoy haciendo política desde mi escritorio. Nunca pensé que algún fenómeno de la naturaleza me iba a permitir seguir haciendo política al ritmo que la estoy haciendo”.
Por una Candidatura de Unidad.
El tema del dinero va y viene durante la entrevista con Proceso, el lunes 7, un día antes de que registrara su candidatura, en su residencia de las Lomas de Chapultepec.
“En todo este lío por la presidencia del partido se sabe que hubo mucho dinero. Lo que uno tiene con los años no es tanto la experiencia, sino los amigos que va haciendo, de muchas generaciones, con discípulos, exdiscípulos y, sé de ciencia cierta que se ha manejado muchísimo dinero, muchísimo dinero, que hubo fuego amigo y fuego enemigo. Lo cierto es que un partido de izquierda no puede comprar el poder con dinero. En esto hay demasiadas cosas en juego.”
-Está diciendo que hubo gente de Morena… –se le pregunta.
–No lo digo así –interrumpe–. Lo diré con mis palabras: hay mucho dinero y fuego amigo y fuego enemigo. De dentro hubo, no sé de quién exactamente, pero lo hubo.
Y enseguida cuestiona el fallo del TEPJF. Concluye que el INE no puede, por ley, intervenir en la vida de los partidos, como lo hará aplicando las encuestas que definirán al próximo presidente de Morena.
-Y sin embargo se va a someter a las encuestas que organiza el INE –se le contrapuntea.
–Porque no hay de otra. El fallo del Tribunal fue la última instancia.
-¿Qué hay que arreglar en Morena?
–Tiene que haber más debate, más organización, más discusión pública.
-¿Sólo eso?
–Más definición ideológica. Un partido formador de cuadros. La parte orgánica no se ha desarrollado.
-Entonces ¿cuál es el principal problema que enfrenta Morena?
–El tema es ideológico. No le demos vuelta. ¿Somos de izquierda o de derecha? Tan sencillo como eso. Y está habiendo un corrimiento a la derecha muy claro.
Hablando de AMLO.
-¿Coincide usted en que el país está viviendo una Cuarta Transformación?
–Depende mucho de lo que hagamos. Estamos entrando a la 4T. Llevamos sólo dos años de Gobierno.
-Dígame las tres grandes acciones de este Gobierno que usted presumiría.
–Voy a comenzar por la última. La revocación de mandato. Me parece bien que se vaya a realizar después de las elecciones. Fue una buena decisión del Presidente.
“Otra: el tema del fuero creo que se manejó bien. Ya quedó claro, pero el tema central del Gobierno es el del combate a la corrupción, es el problema más grave del país. En eso coincido plenamente con el Presidente.
“Pero hay más. El apretarles a los deudores, la evasión fiscal, las facturas falsas y lo más prometedor -y ahí si le pongo una vela al santo de la justicia-: la consulta popular para enjuiciar a los Expresidentes. Si se logra…
-No es fácil demostrar delitos a un Expresidente, la fiscalía podría llegar a esa conclusión, que no hay manera de demostrar…
–Si eso ocurre, la fiscalía estaría fallando. Yo espero que los expresidentes vayan a juicio. Apro