Caso Lydia Cacho, Torturada por Destapar una Red de Trata Infantil

354

*En el Libro «Los demonios del edén», Cacho menciona a los empresarios Jean Succar Kuri y Kamel Nacif como responsables de esa red.

El político Mario Marín, acusado de ordenar en 2005 la tortura de la periodista, llevaba dos años prófugo.

El 3 de Febrero, las autoridades mexicanas detuvieron en Acapulco, Guerrero, a Mario Marín, exgobernador de Puebla, quien fue trasladado e ingresado a un penal de Cancún en donde es requerido por las acusaciones de tortura y abuso de poder en contra de la periodista mexicana Lydia Cacho. El Exgobernador de Puebla solicitó la ampliación del término constitucional a 144 horas, por lo que el Juez tendrá hasta las 12 de la noche del miércoles 10 de Febrero para determinar su auto de libertad o de formal prisión.

La Investigación.
El caso se inició en 2005, cuando la periodista publicó el libro «Los demonios del edén», en el que denunciaba la existencia de una red de explotación sexual infantil en la que estaban involucrados empresarios y políticos mexicanos.
«En cuanto empecé a profundizar en la investigación, vi que se trataba de algo grande, que se trataba de una red de explotación sexual infantil», dijo Cacho en una entrevista en 2015.
«Además de darle voz a las víctimas, lo más importante fue poder explicar cómo funcionan estas redes. Había senadores, diputados, gobernadores y empresarios multimillonarios vinculados en la explotación sexual de niños y niñas, y por otro lado, el lavado de dinero».
En el libro, Cacho menciona a los empresarios Jean Succar Kuri y Kamel Nacif como responsables de esa red.
Meses después de la publicación de su libro, en Diciembre de ese año, Cacho fue detenida en Cancún, donde residía, por agentes de la Fiscalía de Puebla bajo acusaciones de difamación y calumnia. La demanda había sido interpuesta por Nacif.
Según denunció la periodista, durante su traslado por tierra desde Cancún a Puebla fue sometida a torturas para intentar callarla y que desmintiera el contenido de su investigación.
«Fueron veinte horas de tortura en un viaje de 1,500 kilómetros en cinco Estados de la República Mexicana durante toda la noche y un día completos, rodeada con cinco judiciales armados, que me ponían el arma en la cabeza, proferían amenazas de muerte constantes, control de alimentos, en síntesis, tortura psicológica», relató Cacho.
Un mes más tarde, salió a la luz una grabación de una conversación telefónica entre el entonces gobernador de Puebla, Mario Marín, y Nacif, en la que el funcionario afirmó que le había dado a Cacho un «pinche coscorrón» porque «en Puebla se respeta la ley».
Fue entonces cuando la Suprema Corte de Justicia de México abrió la investigación del caso por tortura a la periodista.
Sin embargo, esta se mantuvo años estancada y no fue hasta años después que se produjeron las primeras acciones penales.
Desde entonces, la periodista ha denunciado el abuso de poder que el político del Partido Revolucionario Institucional (PRI) mantenía en Puebla y su participación en los hechos de 2005. El audio, publicado en Febrero de 2006 por el diario La Jornada, reveló el nivel de influencia de los empresarios con el Gobierno priista:
—Qué pasó mi góber precioso, mi héroe chingao -le comentó Nacif al político.
—No, tú eres el héroe de esta película, papá. Ya ayer acabé de darle un pinche coscorrón a esta vieja cabrona. Le dije que aquí en Puebla se respeta la ley.
Marín solo se llevó de la publicación de la llamada el mote de ‘góber precioso’, pero nunca fue investigado por su participación en la detención de Cacho hasta 2019. Entonces, la Organización de Naciones Unidas (ONU) reconoció que los derechos de la periodista habían sido violentados y le exigió al Gobierno mexicano comenzar procesos judiciales contra los responsables.
La Administración de Andrés Manuel López Obrador pidió perdón a Cacho por los abusos y le garantizó que castigaría a Marín y Nacif. Unos meses después, un juzgado emitió su orden de arresto y envió la información sobre el Exgobernador a la Interpol. Están pendientes las detenciones de Nacif y del exjefe de la Policía Judicial de Puebla Adolfo Karam.

En el 2005 Lydia Cacho fue detenida y torturada por destapar una red de trata infantil.

Lydia Cacho.
Lydia Cacho es feminista, periodista de profesión, activista y escritora. Bajo su autoría están 16 libros publicados.
Después del atentado relacionado con el exgobernador Marín y los empresarios Nacif y Succar, Lydia ha recibido más de 10 distinciones por su trabajo periodístico y de activismo. Entre ellas, en 2006 recibió el galardón español “Yo Dona” a la labor humanitaria, en 2007 el premio “Ginetta Sagan” de Amnistía Internacional, en 2008 el Premio Mundial UNESCO Guillermo Cano a la libertad de prensa, en 2011 ganó el premio The Train Foundation World Courage en Nueva York y en 2018 el galardón Reporteros del Mundo.
La activista también ha sido galardonada por la agencia CNN, la organización internacional Oxfam y por Human Rights Watch.
La periodista ha vivido los últimos 15 años bajo estrictas medidas de seguridad, incluso dejando México en algunas temporadas, tras recibir diversas amenazas de muerte.

Kamel Nacif Borge
El 10 de Julio de 2020, el Gobierno mexicano informó la localización de Kamel Nacif Borge, en Líbano. La Fiscalía General de la República (FGR) solicitó al Gobierno de ese país la extradición del empresario. Actualmente aún está prófugo de la justicia.

Jean Succar Kuri
Está recluido en el Altiplano desde el 2011. En Febrero del año pasado, un tribunal colegiado dejó sin efecto la sentencia de 112 años de prisión contra Succar Kuri, debido a vicios en el proceso, resolución que no implica su libertad. En la sentencia emitida por el Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Circuito, los Magistrados resolvieron que se debe dictar una nueva resolución donde se tenga por demostrado el delito de pornografía infantil y abuso sexual en contra de siete menores. La Redacción