Se Desborda la Inseguridad en Tapachula; Asaltos, Robos y Crimines a Todas Horas

7242
Sujetos desconocidos asesinaron ayer en el interior de su taller, en 9ª. Avenida Sur –Par Vial- de la colonia “Esquipulas II”, al mecánico Ricardo Rincón Cueto; por estos hechos de sangre y otros que han ocurrido, las diversas policías siguen dando “palos de ciego”.
Sujetos desconocidos asesinaron ayer en el interior de su taller, en 9ª. Avenida Sur –Par Vial- de la colonia “Esquipulas II”, al mecánico Ricardo Rincón Cueto; por estos hechos de sangre y otros que han ocurrido, las diversas policías siguen dando “palos de ciego”.

*ESTE LUNES SICARIOS ASESINAN A UN MECÁNICO EN LA COLONIA “ESQUILAS II”, ADEMÁS DEJAN OTRAS DOS PERSONAS HERIDAS.
*EN LAS ÚLTIMAS HORAS VARIOS CARROS Y MOTOCICLETAS ROBADAS, ADEMÁS DE ASALTOS A MANO ARMADA. LAS BANDAS SE DISPUTAN EL TERRITORIO.

Tapachula, Chiapas; 3 de Abril.- Los índices de inseguridad en el municipio y en los aledaños se han incrementado alarmantemente en lo que va del año, al grado de que los grupos de autodefensa que conformaron varios sectores de la población para cuidar sus viviendas y las comunidades de la delincuencia, también ya son insuficientes.
Tan solo en las últimas horas, Tapachula, la segunda ciudad más grande en el Estado, ha sido escenario del robo de varios vehículos y motocicletas, asaltos a mano armada con heridos, una balacera a plena luz del día con saldo de un muerto y dos personas graves, y otros lamentables incidentes.
Los organismos sociales que se supone fueron creados para exigir a las autoridades resultados ante el crecimiento de la delincuencia, guardan un sumiso y misterioso silencio.
Mientras, las autoridades locales se lavan las manos diciendo que la responsabilidad de la seguridad ahora recae en el Mando Único, y el resto de las corporaciones se echan la culpa unos a otros.
De nada sirve que lleguen a Tapachula más patrullas, equipos y hasta se inauguren delegaciones de la Policía Municipal, si los resultados son cada vez peores.
Tapachula…Primer Lugar en Homicidios.
Según cifras del Semáforo Delictivo Nacional y de Lantia Consultores, Tapachula se ubica en el primer lugar estatal en diversos delitos, incluyendo los homicidios, que hasta el corte del recuento sumaban 44 en los últimos meses, pero ya van muchos más.
Mientras que en el caso de robo de autos, el municipio acumuló en el 2016, 379 casos, o sea, más de uno diario, y el promedio actual es más o menos parecido.
Entre el sábado y este lunes se reportaron al menos cuatro robos de vehículos en la ciudad, y eso que ya hay cámaras de vigilancia.
En robo a casa habitación, el informe señala a Tapachula con 302; además de 265 robos en comercio, sin contar con los saqueos que se realizaron a principios del mes de enero.
Entre el listado de delitos aparecen además las lesiones dolosas. Ahí Tapachula también ocupa el primer lugar con 345, mientras que en la capital, Tuxtla Gutiérrez, que ocupa el segundo lugar, hubo 194.
Las violaciones sexuales es un flagelo que no ha podido ser erradicado. En el municipio se confirmaron 99 denuncias.
Las cifras no tienen ningún entorno político ni tampoco alguna finalidad de hacer recalcar los yerros gubernamentales que se han cometido en Tapachula en los últimos meses. Tan sólo es la realidad.
¿No Será que hay Complicidad?
Por poner un ejemplo del robo de vehículos, en días pasados se robaron del estacionamiento de una plaza, al sur de la ciudad, una pick up Nissan, modelo 94, de color roja y con placas de circulación DC-50-538, mientras su propietario realizaba unas compras.
Los amantes de lo ajeno se llevaron también una camioneta Toyota, color guinda, con placas de circulación CW-42-009, del Estado de Chiapas, que habían dejado estacionada en el estacionamiento del Hospital Regional.
Otras dos camionetas de esa misma marca fueron robadas en la ciudad. La primera con placas DC-85-658, que se encontraba en la 12ª Avenida Sur y 6ª Calle Poniente; mientras que la otra, CW-48-408, de una plaza comercial.
Como si fuera una coincidencia, otra Toyota, con placas CV-79-532, desapareció del estacionamiento de una tienda departamental ubicada en la 4ª Avenida Sur. Una más, la DC-27-124, en las inmediaciones del hospital del ISSSTE, y otra, con placas P0239FW2 de Guatemala, Centroamérica, la hurtaron en la 11ª Calle Poniente, casi esquina con la 14ª Avenida Norte.
Otras camionetas marca Toyota fueron robadas en diversos puntos de la ciudad, como la DA-98570, que estaba fuera del Country Club; o la CV-88-106, que se llevaron del estacionamiento del IMSS.
Una unidad con características similares, pero con placas CW-14-871 también se esfumó en el centro de la cabecera municipal de Tuxtla Chico, frente a la casa del Director de Seguridad Pública.
Los robos de vehículos se han combinado en algunas ocasiones con asaltos a mano armada, como el perpetrado en la entrada a una empresa de materiales de construcción ubicada en el ejido ‘Raymundo Enríquez’, donde los delincuentes se llevaron el botín y una camioneta Nissan Frontier, sin placas de circulación.
Los taxis también han atraído la atención de los ladrones y para ejemplo está la unidad Chevrolet Aveo, placas 67-41BHE y número económico 0306, en el que el operador se escapo de morir acuchillado, cuando un pasajero se llevó el vehículo.
Mientras que la lista de robo de motocicletas en Tapachula en estos días, es interminable. Una de ellas es una Honda roja, con placas CEL84, que se llevaron de la calle San Ramón, en la colonia “Nuevo Milenio”.
Mientras que una Energety, fue sustraída en el estacionamiento ubicado en la 3ª Calle Oriente prolongación; e incluso una Italika, FT-150, se la robaron en la 8ª Norte, entre la 3ª y 1ª Calle Poniente, en el centro de la ciudad; además de una parecida, con placas N19DJ, del estacionamiento de una tienda departamental.
El cinismo de los ladrones es tal que, un par de ellos en la 8ª Sur, entre 18ª y 20ª Calle Poniente, decidieron llevarse arrastrando una motocicleta Honda, luego de haber podido encenderla.
Quienes se han resistido al robo de sus motocicletas, han terminado seriamente lesionados, como lo que le ocurrió a una persona del poblado San Benito, en Puerto Madero, que al tratar de evitar el hurto, fue agredido a balazos por tres delincuentes.
Otras, como la Italika N66NM que estaba estacionada en una calle de la colonia Linda Vista, se la llevaron sin que nadie se diera cuenta y en completo silencio.
Una Frontera Teñida de Sangre.
Lo que en algún día fue un Tapachula tranquilo o una región con delitos comunes, al inicio de este año se ha convertido en una ciudad teñida de sangre.
La lista de los homicidios recientemente también es muy larga. Basta recordar que Abelino López, de 22 años de edad, fue asesinado a cuchilladas en el ejido Agustín de Iturbide, en la zona alta del municipio.
Cerca de ahí, en la Fracción Los Ángeles, Elimber Barrios Mérida, de 33 años de edad, fue atacado a machetazos hasta degollarlo.
En esa misma zona pero en el Cantón San Juanito, un jornalero centroamericano de 33 años, llamado Fausto, perdió la vida por las heridas que le causaron sus agresores a machetazos en la cara, manos y el resto del cuerpo.
Por si fuera poco, en la Segunda Sección de Tinajas, dos jóvenes aún no identificados, fueron ejecutados de varios disparos.
Mientras que en la colonia San Antonio Cahoacán, un migrante salvadoreño conocido como Oscar Armando, fue agredido también con machetes, por dos sujetos que lo despojaron de sus pertenencias.
Ahora los ladrones van decididos a todo. Prueba de ello es el ataque a balazos que sufrió un abogado en el fraccionamiento “Laureles II”, a quien asaltaron y le quitaron 185 mil pesos. Lamentablemente en esa ocasión cayó abatido un policía municipal, cuando se enfrentó con los delincuentes.
Mientras, un joven que fue degollado a un par de cuadras del centro de la ciudad; otro perdió la vida en un accidente vehicular; y un enfrentamiento armado entre un guardia de seguridad privada y ladrones evitó un asalto a una empresa, aunque provocó histeria entre la población porque en ese lugar hay cerca un Jardín de Niños.
Ha ocurrido en ocasiones en las que el o los asesinos no han tenido que usar armas, como en el homicidio de un desconocido en la colonia “6 de Enero”, quien fue lapidado.
El enfrentamiento entre bandas juveniles que se disputan el territorio de la ciudad también se está haciendo algo cotidiano, como lo ocurrido en la colonia “5 de Febrero”, donde hubo dos personas muertas.
Ojalá todas cifras fueran una mentira, pero se trata de la realidad por la que está atravesando Tapachula. ¿Cuántos más tienen que morir para que el problema sea realmente atendido y no se quede solamente en los discursos?.
EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello