Dictaminadas Como Zonas de Alto Riesgo 79 Escuelas de Tapachula: Protección Civil

1405
Directivos y padres de familia de la Escuela Secundaria Federal No. 2, mostraron a este rotativo las condiciones en que se encuentra el inmueble, con cuarteaduras en paredes, muros y loza, que representan un serio peligro para los alumnos.
Directivos y padres de familia de la Escuela Secundaria Federal No. 2, mostraron a este rotativo las condiciones en que se encuentra el inmueble, con cuarteaduras en paredes, muros y loza, que representan un serio peligro para los alumnos.

* VARIAS ESCUELAS DE LA REGIÓN SUFRIERON DAÑOS POR LOS FUERTES SISMOS OCURRIDOS EN JUNIO.
* INSTITUCIONES EDUCATIVAS TENDRÁN COMPLICACIONES PARA INICIAR EL CICLO ESCOLAR EL LUNES.

Tapachula, Chiapas; 19 de agosto.- Derivado de dos intensos sismos que superaron los siete grados de intensidad en la Escala de Richter durante el mes de junio y que tuvieron epicentro en la Frontera Sur, 79 escuelas en Tapachula –incluyendo seis colapsadas- fueron dictaminadas como zonas de alto riesgo.
Por lo mismo, decenas de miles de estudiantes del sistema básico en el municipio, no podrán iniciar sus clases éste lunes, cuando arranque oficialmente el ciclo escolar 2017-2018, según el calendario de la Secretaría de Educación Pública (SEP)
José Francisco Pérez Morales, titular de la Unidad de Protección Civil en el municipio, dijo en entrevista para éste rotativo, que todas esas instituciones educativas sufrieron daños estructurales, aunque en algunos casos pudieran realizarse trabajos de rehabilitación.
En términos generales, hubo daños en bardas, bodegas, áreas alternas, salones, oficinas administrativas, baños, y otras estructuras.
La recomendación es que en no entre ninguna persona a las áreas clausuradas y que los estudiantes tomen sus clases en lugares seguros, es decir, lejos de las declaradas zonas de alto riesgo.
Indicó que en la gran mayoría de los casos, los padres de familia están solicitando que se construyan aulas provisionales, mientras las autoridades realizan las tareas de reconstrucción.
Señaló que algunos de los Comités de Padres de Familia han expresado que los presupuestos que les han dado empresas locales por la construcción de los espacios provisionales, va de 700 mil a un millón de pesos.
Eso ha sido un impedimento, luego que ni el Fondo Nacional para Desastres (Fonden), o del Instituto de la Infraestructura Física Educativa del Estado de Chiapas (Inifech), no pueden destinar recursos para aulas provisionales.
LAS ESCUELAS SE CAEN POR PEDAZOS
Para poner un solo ejemplo de lo que está ocurriendo, los directivos y padres de familia de la Escuela Secundaria Fray Matías de Córdova, conocida popularmente como Federal 2, coincidieron en que esa institución educativa, con más de 30 años de servicio, está a punto de desplomarse por completo.
La directora, Lilia Esperanza García Franco, comentó a EL ORBE, que los sismos del 14 y del 22 de junio de éste año, causaron daños irreparables en 16 de las 18 aulas, talleres, baños, oficinas administrativas y otras áreas.
Por lo mismo, personal de Protección Civil llevó a cabo una verificación y dictaminó que era una zona de alto riesgo, y clausuró accesos, escaleras, pasillos y todas las estructuras dañadas.
«Nos dijeron que no puede entrar nadie porque las instalaciones corren riesgo de desplomarse en cualquier momento», sostuvo la directora.
También llegó personal del Inifech, quienes asegura les dijeron que, ante la magnitud de los daños, esa escuela tiene que ser demolida para construir una nueva.
Argumentó que todo eso ya les fue informado a los padres de familia, y que la propuesta es que no se inicien las clases mientras no haya un lugar seguro para ello, así como la de pedir a las autoridades que apoyen con recursos extraordinarios para las aulas provisionales.
Tan solo esa secundaria, ubicada en el Fraccionamiento Los Laureles, al oriente de la ciudad, hay más de mil alumnos en dos turnos.
Por su parte, Rafael Zunún Rodas, presidente de la Sociedad de Padres de Familia de esa escuela, comentó en entrevista que el sentir de la población en general es que la educación no es un lujo, sino una necesidad para sobrevivir y que por ello el gobierno federal debe de voltear sus ojos hacia la frontera sur.
Así también, que a pesar de los dictámenes, las verificaciones de especialistas y las observaciones realizadas por diversos dependencias, hasta ahora no ha habido soluciones.
En el caso de esa secundaria, la propuesta es que se construyan aulas provisionales en dos canchas y unas más bajo una frondosa ceiba.
DOS INTESOS SISMOS EN UNA SOLA SEMANA DE JUNIO
En tan solo una semana, del 14 al 22 de junio de éste año, la región del Soconusco fue escenario de dos intensos sismos, que tanto en Chiapas como en Guatemala, dejó muerte, daños de consideración y desolación.
El primero de ellos, en la madrugada del 14 de junio, alcanzó los 7 grados en la Escala de Richter y su epicentro se situó en las inmediaciones del municipio de Suchiate.
Ese dejó como saldo a decenas de heridos, más de cien reubicados, casas y bardas desplomadas, carreteras fracturadas, daños en edificios públicos y escuelas, entre otros destrozos.
Este fue antecedido por otros dos temblores de consideración- El primero, de 5.6 grados, también en Suchiate; así como otro de 5, al suroeste de Huixtla.
A partir de ahí se desató un cadena de más de cien réplicas que han ido desde leves movimientos telúricos de 3.2 grados, a varios más, que superaron los 5.
Poco después del fenómeno, se emitió una alerta sísmica y el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, ordenó el desplazamiento de personal hacia los municipios de Huixtla, Tapachula, Suchiate, y otros circunvecinos.
El temblor dejó además 22 viviendas afectadas, como cuarteaduras, desprendimiento de marquesinas y, solamente dos de ellas, totalmente colapsadas.
Asimismo, escuelas con daños parciales, dos centros de salud y tres edificios públicos afectados, además de una iglesia, un puente estatal, dos tramos carreteros, entre otros.
Ni siquiera se habían contabilizado todos los daños, cuando en la mañana del 22 de junio, o sea una semana después, ocurrió otro gran sismo, ésta vez de 6.7 grados.
Si bien provocó más afectaciones en Chiapas, los mayores problemas se registraron en territorio guatemalteco, en donde hubo varios heridos.
Hasta ahora se desconoce plenamente cuántas escuelas suspenderán sus clases éste lunes, por no tener un lugar seguro para ello. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello