Comercio Informal se Instala en el Nuevo Hospital No Tienen Llenadero Del Toro y Rosario Vázquez

844
A unas semanas de haber sido inaugurado el nuevo nosocomio, el comercio informal pretende apoderarse de ese espacio, ante la complacencia de las actuales autoridades municipales, que en lo que va del trienio que está por terminar, han incrementado el ambulantaje en la ciudad en un 300 %.
A unas semanas de haber sido inaugurado el nuevo nosocomio, el comercio informal pretende apoderarse de ese espacio, ante la complacencia de las actuales autoridades municipales, que en lo que va del trienio que está por terminar, han incrementado el ambulantaje en la ciudad en un 300 %.

* CON EL ARGUMENTO DE QUE YA TENÍAN PERMISO DEL AYUNTAMIENTO, VENDEDORES AMBULANTES SE INSTALARON EN LA CALLE PRINCIPAL DEL NOSOCOMIO Y SE APODERARON DE UN CARRIL.

Tapachula, Chiapas; 8 de Septiembre.- Decenas de comerciantes ambulantes se instalaron en las últimas horas en las inmediaciones del nuevo Hospital Regional, inaugurado hace unos días por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y el gobernador, Manuel Velasco Coello, al sur de la ciudad.
Los ambulantes trataron de invadir primero un terreno que se encuentra frente al edificio. Para ello, llegaron, limpiaron parte del predio y se instalaron.
Sin embargo, los propietarios y algunos trabajadores llegaron ante ellos y los sacaron por la fuerza, aunque no fueron reportados lesionados.
Supuestamente los vendedores argumentaban que ya tenían el permiso del Ayuntamiento que aún preside Neftalí Del Toro Guzmán, para ubicarse en las inmediaciones del Hospital.
Como fueron desalojados, este sábado se ubicaron en la calle principal del nosocomio y se apoderaron de un carril, aunque se cree que para esta semana lo harán en ambos sentidos.
En esta ocasión, las todavía autoridades municipales no podrán culpar de esa instalación de ambulantes al anterior ayuntamiento o al Gobierno del Estado, ya que apenas se acaba de inaugurar el mes pasado el nuevo hospital, pero recordemos que a Neftalí del Toro le gusta echar la culpa a la administración pasada y al Gobierno del Estado de todo lo que sucede en la ciudad.
Frente a las viejas instalaciones, ubicadas en la zona del Parque Recreativo Los Cerritos, también se instalaron más vendedores de puestos semifijos e, incluso, la obra de modernización del parque deportivo no pudo ser concluida porque en una de sus esquinas, fueron construidos locales.
Algunos representantes de sectores productivos recordaron que en el trienio pasado, el Gobierno del Estado y el Ayuntamiento sumaron esfuerzos para desalojar a los informales y dejar limpias las calles de gran parte de la ciudad.
Sin embargo, en estos tres años de la administración de Del Toro y de la Síndico Rosario Vázquez Hernández, nuevamente se desbordó la vendimia en banquetas, calles, parques y otros espacios públicos.
Según han calculado, en este periodo administrativo hubo un crecimiento del comercio informal en alrededor del 300 por ciento.
Dentro de lo que se comercializa de esa manera en la ciudad está la comida, las frutas y el agua natural, sin que la Secretaría de Salud y la Jurisdicción Sanitaria realicen alguna sola revisión, como las que rigurosamente realizan en los comercios establecidos y que pagan impuestos federales.
También hay ropa y zapatos usados, que tampoco cuentan con la certificación sanitaria ni la garantía de que los compradores se puedan contagiar de alguna enfermedad.
Hay, además, medicamentos de uso restringido o las llamado milagro; bebidas alcohólicas, cigarros, comida empaquetada, condimentos, suplementos alimenticios, energizantes y otros que, se cree, pudieran ser falsos o de dudosa procedencia.
A diferencia de lo que ocurre en otras regiones del país, la Secretaría de Hacienda tampoco hace operativos en contra de aquellos comerciantes que están evadiendo al fisco u ofreciendo artículos clonados. Es más, fueron suspendidos los operativos contra las copias de discos y películas, las llamadas piratas.
La instalación de ambulantes en toda la ciudad, sobre todo en los últimos dos meses, ya está provocando enfrentamientos sociales, como el lamentable suceso registrado en las afueras del Instituto Mexicano del Seguro Social.
Ese lugar, hasta hace poco, permanecía libre de ambulantes, tal y como lo dejó el anterior Ayuntamiento. Sin embargo, de la noche a la mañana fue repartido cada centímetro de esa banqueta hasta que, recientemente, hombres y mujeres se enfrentaron a golpes por esos espacios públicos.
A este Gobierno Municipal le quedan 22 días y, por lo tanto, el grave problema del comercio informal en Tapachula será una de las herencias a las nuevas autoridades, tanto municipales como estatales. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello