Oferta de EPN a Migrantes de Quedarse en Chiapas Genera Oleada en El Salvador

864
La promesa del gobierno de México a los migrantes, ofreciendo empleo, asistencia social y garantía para quedarse a vivir en Chiapas, ha alentado a miles de centroamericanos a integrarse en nuevas caravanas.
La promesa del gobierno de México a los migrantes, ofreciendo empleo, asistencia social y garantía para quedarse a vivir en Chiapas, ha alentado a miles de centroamericanos a integrarse en nuevas caravanas.

*PARTEN OTROS DOS MIL SALVADOREÑOS EN LAS ÚLTIMAS HORAS HACIA SUCHIATE, TODOS DE MANERA LEGAL. *DETECTAN A TRAFICANTES DE PERSONAS EN CARAVANAS. YA HAY UN DETENIDO Y SIETE SOSPECHOSOS.

Tapachula, Chiapas; 1 de Noviembre.- En los últimos dos días han salido legalmente de El Salvador otras dos caravanas que ya se encuentran en territorio guatemalteco y llegarán a Chiapas en las próximas horas, en donde buscarán convertirse legalmente en los próximos integrantes de su sociedad.
Esta sería el tercer éxodo de ese país en una semana, luego de que el lunes arribó la primera con poco más de 300 personas que ya han solicitado formalmente su calidad de refugiados para quedarse a vivir de manera legal en el país, sobre todo en Chiapas, donde el Gobierno Federal les ha ofrecido empleo y programas sociales, con la condición de que se queden a vivir en el Estado.
Esa propuesta del Gobierno Federal saliente en México, a un mes del relevo constitucional, ha despertado el gran interés de los pobladores de esa nación centroamericana, que están viendo en ello la gran posibilidad de dejar su país y empezar una nueva vida, sin ser perseguidos y con sus documentos en regla.
La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) calculó que en esas dos caravanas viajan alrededor de 2 mil personas, quienes podrían llegar a la frontera con México este mismo fin de semana.
Al igual que sus compatriotas antecesores, estos viajan con familias enteras, sin agresividad ni intentos de entrar a México de manera ilegal.
Por lo contrario, viajan con documentos en mano, desde sus cédulas de identidad, cartillas de vacunación, grados escolares y algunos hasta sus cartas de no antecedentes penales.
Los primeros que llegaron se entregaron a los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), llenaron los registros oficiales y solicitaron formalmente su calidad de refugiados, para que, de salir beneficiados, tengan todas las garantías individuales de vivir en Chiapas.
La idea principal es quedarse a vivir en Tapachula o en alguno de los municipios aledaños por la cercanía a la frontera y con ello tener comunicación permanente con sus familiares que aún queden en su país, o viajar en autobús y en unas seis horas estar con ellos para visitarlos.
Para esos migrantes, Chiapas representa grandes oportunidades de empleo, sobre todo en la Zona Económica Especial de Puerto Chiapas, en calidad de obreros en la etapa de construcción y maquiladores en el inicio de operaciones.
La otra opción es la construcción de la Ruta Maya del ferrocarril, que uniría a Tabasco con Quintana Roo y unos cuántos kilómetros de la comunidad de Palenque, que se cree necesitará de unos tres años de obra y de miles de empleos, sobre todo de obreros.
La preocupación es que esa migración legal de salvadoreños, de tres caravanas en una sola semana, podría ser en realidad un preámbulo del mayor flujo de extranjeros para buscar residencia definitiva en Chiapas, que se tenga registrado en la historia.
Al cierre de esta edición, en El Salvador ya había decenas de oficinas que estaban ofreciendo sus servicios de regularización de los documentos que requieren en México pata la solicitud de refugio y, en otros casos, el asilo.
También se ofrecen las gestorías de intermediarios particulares que ofrecen paquetes de asistencia en el camino, asesoría legal y otros que le permitan viajar un poco más seguros hacia Chiapas, incluso unidades del transporte público, agua, alimentos y cuidado médico.
Para cubrir esos gastos, muchas personas están rematando sus bienes y artículos personales. Lamentablemente se cree que detrás de ese movimiento también podría haber traficantes de seres humanos y de estupefacientes, que tratarían aprovecharse de la necesidad de los migrantes.
Los primeros salvadoreños que llegaron el lunes a Tapachula, fueron conducidos a las instalaciones de la Feria Mesoamericana, al sur de la ciudad, la cual fue habilitada como albergue y en el que reciben diariamente alimentos, bebidas, atención médica, casas de campaña individuales, cobijas, entre otros apoyos.
Hasta la noche del miércoles se habían contabilizado alrededor de 3 mil personas en ese lugar, aunque con la oleada de salvadores esa cifra se podría duplicar en menos de una semana.
Se informó también que unos 300 migrantes ya obtuvieron una Cédula de Registro, con la que podrán esperar en Tapachula hasta 45 días, en tanto se da una resolución a su solicitud de refugio. Con ese documento, su estancia en la ciudad la pueden hacer en el interior del albergue o fuera e incluso, combinarlo.
Se Encienden los Focos Rojos en CDMX y Veracruz.
La primera caravana de hondureños que ingresó a territorio mexicano hace un par de semanas y que hasta la mañana de este jueves estaba a punto de partir con rumbo en Jalapa del Marqués, ubicado 40 kilómetros de Juchitán, en Oaxaca, sin embargo, cambió de idea.
Poco antes de salir decidieron realizar una asamblea entre ellos para hacer un balance de su situación y optaron en desviar su rumbo, esta vez hacia Matías Romero y enfilarse a Veracruz.
La decisión, según algunos testigos de la asamblea, se debió a que se expuso que avanzar hacia la ciudad de Oaxaca, “implicaría muchos peligros”.
Hasta ahora se desconocían unos supuestos apoyos que el mismo Gobierno les había ofrecido, como más de 70 autobuses de pasajeros para transitar por las carreteras de Oaxaca; aunque después vino la oferta de que mejor se quedaran en esa entidad o en Chiapas, y que a cambio obtendrían empleo, documentos, albergues y otros.
Ante la cancelación de los primeros ofrecimientos, decidieron modificar su ruta para ya no adentrase a Oaxaca. Ahora, al dirigirse a Matías Romero, pretenden llegar a territorio veracruzano y después a la Ciudad de México.
En la valoración de su destino, hubo familias que argumentaron que van viajando muchos menores de edad enfermos y requieren de atención médica. El ir por la ruta de Oaxaca disminuía ampliamente esa posibilidad porque hay muy pocos hospitales en el camino.
En la asamblea hubo opiniones encontradas luego de dos días de permanecer en Juchitán de Zaragoza, donde tomaron un descanso y recibieron comida y agua y pretendían continuar al menos 24 horas más, pero la población ya se empezaba a manifestar en su contra.
Originalmente la idea era continuar el viaje por el litoral del Pacífico hasta llegar a la capital de ese Estado, antes de la propuesta de buscar mejor a Veracruz.
Como no hubo una decisión unánime, este jueves por la mañana partieron pequeños grupos hacia Matías Romero, mientras otros cabildeaban la posibilidad de seguir, pero hacia la capital de la entidad.
Como las instancias de Gobierno tenían contemplado ese trayecto, ya se había dado toda una serie de acciones en las comunidades en las que supuestamente pasarían, desde albergues y atención humanitaria, hasta los operativos de “persuasión” para tratar de evitar que continúen su paso.
La noticia de este jueves sobre que la caravana llegará a municipios de Veracruz y luego a la capital del país ya provocó las primeras reacciones en contra de parte de los sectores comercial y turístico, así como de prestadores de servicios.
Las voces advierten que esa situación y el provocado irremediablemente por las otras caravanas que vienen en camino, van alterar el programa de “El Buen Fin” que se llevará este mes en territorio nacional.
Esto, independientemente de que está inclinando las elecciones legislativas en los Estados Unidos, a concluirse este martes 6 de Noviembre.
La idea de que los migrantes lleguen masivamente a esa nación norteamericano está haciendo creer a los votantes a otorgar el sufragio a favor de los candidatos republicanos, del mismo partido que el presidente Donald Trump, para que se aprueben las reformas necesarias y se frene a los centroamericanos, antes de entrar a los Estados Unidos.
Detectan a Narcotraficantes y Asesinos en Caravanas.
Analistas políticos abrieron la posibilidad desde aquel 13 de Octubre, cuando la primera caravana partió de San Pedro Sula, en Honduras, que había la posibilidad de que las caravanas fueran financiadas para provocar esa sicosis entre los votantes norteamericanos.
Otras opiniones señalan que el movimiento de los migrantes, impulsados por su miseria, la falta de oportunidades, los altos niveles de inseguridad, la violencia y las desigualdades sociales, está siendo utilizada por traficante de seres humanos y por miembros de las pandillas juveniles, como los maras, para trasladarse de un país a otro sin ser identificados y, mucho menos, ser detenidos.
Este miércoles, autoridades salvadoreñas confirmaron la presencia de traficantes de seres humanos infiltrados en las caravanas de migrantes que recién partieron de ese país.
Los primeros informes señalan que la Policía Nacional Civil de ese país arrestó a uno de esos traficantes, sobre quien existía orden de captura por la trata de personas.
Sin embargo, Howard Cotto, director de la corporación policial, dio a conocer a los medios de comunicación que también hay otros siete sospechosos, quienes supuestamente fueron detectados recogiendo dinero entre los cientos de migrantes que recién salieron de Honduras.
Mientras que la Secretaría de Gobernación de México confirmó que la Policía Federal, el Instituto Nacional de Migración, la Policía Nacional de Honduras y la Interpol cooperaron en la identificación y el arresto de dos hombres en territorio azteca
Estos habían sido detectados en las caravanas y detenidos en dos puestos de control en Chiapas.
Uno de ellos, identificado como Adín Josué, de 21 años de edad, era buscado con orden de aprehensión por tráfico de drogas; mientras que el otro, Juan Carlos, de 47, por su probable relación en el homicidio de tres personas. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello