Severa Crisis Enfrentan Cafeticultores al Desaparecer los Programas Federales

392
Severa Crisis Enfrentan Cafeticultores al Desaparecer los Programas Federales

*LA CONFEDERACIÓN DE COOPERATIVAS DE PRODUCTORES “UNIDOS PARA ESTAR BIEN”, SEÑALAN QUE HAY MILES DE FAMILIAS CAMPESINAS QUE HOY YA NO TIENEN PARA COMER. *CONDICIONAN A CAMPESINOS A TIRAR ÁRBOLES Y CAFÉ A CAMBIO DE ENTRAR A “SEMBRANDO VIDA”

Tapachula, Chiapas; 07 de agosto. – “Miles de familias cafeticultoras de Chiapas han caído en una miseria tan extrema, marginación y olvido gubernamental en el último año, que hoy ya no tienen ni siquiera para comer”, sostuvo Ismael Gómez Coronel, presidente de la Confederación de Cooperativas de Productores “Unidos para estar bien”.
En entrevista para el rotativo EL ORBE indicó que el cultivo, al menos en la entidad, se encuentra en una situación difícil y complicada, desde la desaparición del Instituto Mexicano del Café en 1989, creado treinta años antes, lo que dejó al sector quedó en estado de indefensión.
Luego, dijo, en 2012 reapareció la plaga de la roya del cafeto, la cual atacó severamente a gran parte de la superficie mexicana cosechando esos granos con una devastación total, al grado de que los estados productores tuvieron que hacer documentales para comprobarle al gobierno lo que estaba pasando.
Finalmente, relató, en el 2016 se creó un programa que, aun cuando no resolvió todo el problema de ese sector, había atención, pero hoy ha desaparecido.
“Creíamos que, en el 2019, con la llegada del nuevo gobierno federal, se pondría en marcha un programa integral para atacar los problemas del café, pero nos equivocamos”, indicó.
Y es que les han informado que solamente van a ser atendidos 250 mil productores de los más de 700 mil que aparecen en el Padrón Cafetalero Nacional, o sea, alrededor del 30 por ciento.
Además, los beneficiados serán apoyados una sola vez al año por la siembra de una hectárea de café, que, en términos generales será de unos 5 mil pesos anuales.
A otros, según Gómez Coronel, se les dio la oportunidad de que se inscribieran en el programa “Sembrando Vida”, pero fueron rechazados sin ninguna explicación, a pesar de contar con todos los requisitos que les exigió la nueva administración.
“A los que aceptó el gobierno, los están obligando a tirar sus plantaciones de café y los árboles que ya están. Pero eso es una ironía, tirar para plantaciones, frutales y maderables en producción para sembrar lo mismo”, indicó
En ese mismo sentido, detalló que las superficies sembrada con café cuidan la biodiversidad, el medio ambiente, la generación de oxígeno, el empleo permanente, las divisas, porque se requiere de sombra con árboles de varios estratos que son resguardados sigilosamente.
“Todo lo que argumentan en el programa Sembrando Vida lo hemos hecho durante décadas hasta la fecha, pero ahora no nos quieren apoyar en nada”, insistió.
Aunado a eso, recalcó que se cayeron los precios hasta los 75 dólares por quintal, es decir, por debajo de los costos de producción.
Dejó en claro, además, que, de la producción del café mexicano, dependen millones de familias en el país, la gran mayoría de ellos en extrema pobreza e indígenas.
“Quedamos en el olvido y el abandono. Quisiéramos que el gobierno nos trate como a los migrantes que les está regalando más de seis mil pesos mensuales, y no como a chiapanecos, a quienes están sumiendo en la peor marginación de la historia”, comentó.
Incluso, señaló que viendo el apoyo que están recibiendo los extranjeros indocumentados a través del gobierno federal, Chiapas se está convirtiendo en uno de los principales exportadores de migrantes hacia otras entidades, e busca de ser también favorecidos o, por le menos, tener algo para comer.
“Aún no podemos creer que nuestras autoridades no quieran voltear a ver a Chiapas, donde los jóvenes están emigrando del campo para dejar la responsabilidad de hacer producir las tierras a los ancianos y a las mujeres”, insistió.
Además, que es gracias a esa decisión que tomaron los jóvenes de irse por mejores condiciones de vida, que esté sobreviviendo la población que se quedó, por la llegada de las remesas.
Apuntó que es tan grave la situación de las zonas rurales, que ya no tienen para pagarle a los jornaleros que cada año llegaron procedentes de Guatemala.
Advirtió que, “si al café y al resto de los cultivos de Chiapas le van mal, a los municipios le irá peor”. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello