Trump, a su Estilo, se Regocija por el fin del Impeachment

340
Trump, a su Estilo, se Regocija por el fin del Impeachment

Washington, EU., 6 de febrero.- Pocas veces se ha visto a Donald Trump tan satisfecho y sonriente como este jueves por la mañana mientras mostraba la portada del The Washington Post, un periódico que ha insultado y criticado hasta la saciedad. El titular era fantástico para él: «Trump, absuelto».
La demostración definitiva de que el impeachment ha terminado y para cerrarlo se regaló una «celebración» en la Casa Blanca donde, desencadenado, dio luz verde a toda su ira y ánimos de venganza acumulada, durante 90 minutos transmitidos en directo llenos de insultos y resentimiento sin filtros.
La fiesta por el fin del impeachment fue casi un linchamiento público de sus rivales demócratas y su nuevo enemigo número uno, el senador republicano Mitt Romney, otrora líder del partido y único que votó por su culpabilidad. «Esta ha sido una situación enormemente partidista (…). El único que votó [con los demócratas] fue un tipo que no puede soportar el hecho de que protagonizó una de las peores campañas en la historia», afirmó Trump en referencia a la candidatura presidencial de Romney en 2012.
Repartió insultos por doquier: «viles», «corruptos», «mentirosos», «mala gente», «malvados», «enfermos», «locos»; un compendio de lenguaje vulgar y soez clásico del Trump más auténtico. «Nos han hecho pasar un infierno injustamente. No hice nada malo», aseguró Trump, aclamado por la plana mayor del Partido Republicano y dando muestras, una vez más, que el conservadurismo actual ha mutado al trumpismo. La declaración institucional, desde uno de los salones más protocolares de la Casa Blanca, empezó con la fanfarria de los grandes discursos de Estado, pero rápidamente se convirtió en algo más parecido a un mitin de campaña.
Nada que ver con el tono que Bill Clinton, el último presidente en pasar por un impeachment en 1999, usó tras superar el mismo mal trago: una vez absuelto, Clinton dio un discurso de dos minutos en el que pidió «perdón profundo al pueblo estadounidense» por lo sucedido. SUN