En Paro Policías Municipales de Cacahoatán por Falta de Pago Salarial, Equipos y Prestaciones

405
Reclamando el pago de salarios y por diversas irregularidades en la corporación, agentes de la Policía de Cacahoatán se mantienen en paro desde ayer, en espera de que el alcalde Julio Calderón Sen les cumpla.

*EL ALCALDE JULIO CALDERÓN SEN NO LES HA CUBIERTO AGUINALDOS, NI HA MEJORADO LOS EQUIPOS DE TRABAJO, UNIFORMES Y PATRULLAS, PARA ATENDER LAS DEMANDAS DE INSEGURIDAD QUE RECLAMA LA CIUDADANÍA

Tapachula, Chiapas; 03 de febrero del 2021.- Poco más de cien elementos que conforman a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana del municipio fronterizo de Cacahoatán, se declararon este miércoles en paro laboral, en protesta porque el aún alcalde, Julio Calderón Sen, ha sido incapaz para atender la inseguridad y, mucho menos, la problemática por la que atraviesan los uniformados.
La suspensión de labores la llevaron a cabo en las propias instalaciones policiacas, en donde informaron a los medios de comunicación sobre un pliego petitorio de 20 puntos, en el se señala parte de los rezagos que Calderón Sen, abanderado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), no tuvo la capacidad de atender.
Según informaron los guardines del orden, desde mediados del año pasado habían presentado al alcalde esas peticiones, pero que no les resolvió nada, a pesar de que buscaron en varas ocasiones el diálogo con el priista.
Dentro de sus peticiones está la dotación de más y mejor equipamiento para hacer frente a la delincuencia común y organizada que mantiene en zozobra a la población en general, la cual ha expresado su inconformidad a través del rotativo EL ORBE.
Por ejemplo, de las ocho patrullas que tienen las autoridades municipales, solo tres están en funcionamiento y el resto están abandonadas y solo sirven de gallinero.
Se desconocen los motivos que han tenido los regidores y la sindicatura para guardar silencio y respaldar sumisos las decisiones del alcalde, que tienen sumido a Cacahoatán en estos y en infinidad de problemas.
La administración local de ese municipio no tuvo para comprar los uniformes y calzado de los policías, ni el resto básico que requieren para cumplir todos los días con sus responsabilidades.
Por si eso no fuera suficiente, también les adeudan salario y hasta el aguinaldo, según los perjudicados, sin contar con lo abandonado en que están las instalaciones policíacas.
El alcalde y compañía tampoco se preocupó por cumplir una serie de compromisos que hizo con sus empleados, como la liberación de los recursos que se requerían para la atención de los contagios del mortal Covid-19.
Durante el inicio de su protesta, los policías municipales dieron a conocer una serie de supuestos actos de corrupción que aseguran se cometen todos los días en el interior de esa corporación, en el que aclararon eran por “órdenes superiores”.
El paro de labores de los policías, sea por una causa justa o no, dejó a la sociedad en estado de indefensión, ya que fueron interrumpidos los recorridos de vigilancia.
Representantes de diversos sectores de la sociedad de es municipio han expresado que, en estos dos años y medio, la actual administración municipal ha sido la peor que han tenido en la historia.
Han sido reiterativos en señalar los pésimos servicios públicos, como la falta de alumbrado público, drenajes colapsados o inexistentes; calles destrozadas; altos niveles de inseguridad; proliferación de antros de vicio y lugares con ventas de estupefacientes; abandono de los espacios públicos y obras inexistentes.
También han recalcado que hay un solapamiento de parte de los órganos auditores y de los legisladores federales y locales que tienen su jurisdicción directa en la región.
Por lo pronto, Calderón Sen goza de esa inmunidad, la cual no ha permitido el esclarecimiento del uso y destino de los recursos del erario. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello/Darinel Zacarías.