Van Casi mil 500 Réplicas del Terremoto en el Estado

234
Van Casi mil 500 Réplicas del Terremoto en el Estado
Van Casi mil 500 Réplicas del Terremoto en el Estado

 

*Crece el Pánico en la Población Por Sismos

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Septiembre 12.-El Servicio Sismológico Nacional (SSN) informó que hasta las 07:30 de la noche de este martes se habían registrado mil 446 réplicas del terremoto ocurrido el pasado 7 de septiembre en Chiapas, la gran mayoría de estas con epicentro en la zona entre Pijijiapan y Salina, Cruz, en Oaxaca.
La suspensión de clases y el pánico entre la población que ha generado el recurrente movimiento telúrico, está mermando la economía en el Estado, luego de que los sectores productivos han confirmado que del viernes a la fecha hay un desplome considerable en las ventas y en las transacciones económicas en la Entidad.
Por ejemplo, en la capital del Estado, Tuxtla Gutiérrez, este martes indicaron que las ventas y la utilización de prestadores de servicios disminuyó en un 70 por ciento.
Mientras que, en Tapachula, el segundo municipio en importancia en el Estado, el reporte indicó un descenso en hasta 50 por ciento.
En algunas ciudades, como en Tuxtla Gutiérrez, la utilización de las alarmas sísmicas que están colocados en varios puntos de la ciudad, ha contribuido con la zozobra de la población, porque a cada rato se activan.
En varias colonias y fraccionamientos, los habitantes se han organizado improvisadamente en grupos para desalojar sus viviendas y colocarse en lugares menos peligrosos, identificando rutas.
Para ello han definido espacios en las calles donde pueden concentrarse los vecinos, justo donde no estén por debajo de la red eléctrica o árboles, así como lejos de paredes y bardas.
En muchos casos, las familias han decidido dormir en los estacionamientos de sus hogares, para estar más cerca de las puertas que les permita evacuar hacia las calles.
Y es que la insistente presencia de temblores ha hecho que las grietas que se formaron a consecuencia del terremoto, hayan crecido conforme pasan las horas y algunos casos, el desplome de viviendas, aulas, iglesias y otras infraestructuras.
Algunas de las principales arterias de la ciudad, como la 5ª Avenida Norte y el Bulevar Belisario Domínguez, que regularmente están saturadas y con embotellamientos viales, estos últimos cuatro días han permanecido semiparalizados y, por momentos, sin vehículo alguno.
En la reunión empresarial de este martes por la tarde, se informó que los cines y las plazas en general, disminuyeron sus operaciones -desde que ocurrió el terremoto- en hasta un 80 por ciento.
La reconstrucción en viviendas y comercios, por lo menos entre la población que le urge reactivar la economía o en aquellos casos que cuentan con recursos para ello, decidieron desde el lunes a iniciar los trabajos.
Sin embargo, unas 450 mil familias en la Entidad, se mantienen en espera de que llegue la ayuda del Fondo Nacional de Desastres (FONDEN), que se cree pudiera ser a partir de la próxima semana.
El sector transportista, tanto local como foráneo, también reportó la disminución de sus operaciones en poco más de la mitad del promedio regular.
Las afectaciones por los sismos se combinaron éste martes con la llegada de lluvias intensas en la zona centro del Estado, ya que reblandeció los cerros, las viviendas y edificios dañados, y a su vez limitó la distribución de la ayuda humanitaria y los trabajos de rehabilitación.
Las primeras entregas de ese apoyo también han generado polémica entre la población, ya que se están canalizando a través de los alcaldes y, en la gran mayoría de los casos, han tenido una pésima administración.
También han acusado que los apoyos están siendo utilizados con fines partidistas y, por lo mismo, éste martes representantes de la sociedad solicitaron públicamente que esa ayuda humanitaria la distribuya el Ejército Mexicano, porque se evitarían actos de corrupción, habría un control administrativo creíble y quedarían fuera los partidos políticos.
Otros problemas se vislumbran, entre ellos el tema de la infraestructura, ya que varias obras que se están apenas construyendo en Chiapas, como calles de concreto, se han agrietado con los sismos.
La parte gubernamental está exigiendo la reparación de los daños a las constructoras, pero éstas argumentan que son daños por fenómenos naturales, y por lo tanto no entran en el presupuesto.
Otra polémica que se ha desatado en las últimas horas ha sido la celebración de las fiestas patrias, ya que la gran mayoría de la población considera que se debe de evitar ese derroche de dinero por soberbia de los gobernantes, sobre todo en el pago de artistas y juegos de pirotecnia, y mejor canalizar esos recursos para la reconstrucción.
La pregunta es inevitable, ¿Qué funcionario será responsable de los hechos de sangre que pudieran ocurrir en el caso hipotético de que una avalancha humana, reunida en un acto masivo, huya ante un gran sismo?; ¿O, acaso se justificarán diciendo que los muertos y heridos, son solamente daños colaterales?. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello