Las Personas no Cuidan su Salud Visual: Oneyda Ramírez

335
Las Personas no Cuidan su Salud Visual: Oneyda Ramírez
Las Personas no Cuidan su Salud Visual: Oneyda Ramírez

Tapachula.- La vista es, sin duda, el sentido más importante del organismo humano, a través de nuestros ojos es por donde recibimos más del ochenta por ciento de la información, tanto en imágenes como todas aquellas sensaciones que acompañan a estas, es por ello que cuidar el sentido de la vista toma importancia, según menciona la optometrista Oneyda Ramírez Meléndez, quien agregó, «lamentablemente, la mayoría de las personas no se da cuenta de que tiene un problema de la vista y lo reconoce ya que el problema ha avanzado, tampoco estamos al pendiente de nuestros hijos en ese sentido, necesitamos hacer conciencia de la importancia de que nuestro sistema visual sea el óptimo”.
Nuestros ojos, al igual que todo nuestro organismo, se ve afectado por factores externos como la contaminación, el exceso de uso de dispositivos móviles y aparatos tecnológicos, el estrés; además de otros factores relacionados con la salud del organismo tales como la diabetes que incide de manera importante en el estado óptimo de los ojos.
Sobre ello, la especialista refirió «muchas personas por economía, falta de tiempo o bien por irresponsabilidad en el cuidado de su salud, se inclinan por comprar los llamados «lentes pregraduados», que son muy económicos y de fácil acceso ya que los venden en farmacias, supermercados, tiendas departamentales, entre otros sitios, pero son de muy mala calidad y no cubren las normas oficiales de los organismos de salud, lo cual en lugar de ayudar a mejorar la salud de su vista, puede empeorarla», dijo.
Otro elemento a destacar al comprar un lente pregraduado es que éstos siempre traen la misma graduación para ambos ojos, son de material acrílico que no cuenta con ninguna propiedad óptica adecuada y pueden provocar «dolor de cabeza, enrojecimiento ocular, alergias en la piel, mala visión, lagrimeo, mareos y patologías de riesgo», señaló. EL ORBE/Alberto Bonilla Acosta