Cubrebocas Gratuito Para la Población Como Política Pública de Prevención

115
Cubrebocas Gratuito Para la Población Como Política Pública de Prevención

* Propone el Senador ERA.

CDMX.- A nivel mundial, el Coronavirus ha dejado cerca de 15 millones de contagiados y más de 600 mil fallecimientos. En México, son alrededor de 339 mil los contagiados acumulados y 38, 888 mil muertes, al 19 de Julio. Poco a poco, se va saliendo del confinamiento, el retorno a las actividades es una necesidad que tienen muchas personas para obtener ingresos; de igual modo, algunos estados y municipios han pasado de semáforo rojo a anaranjado
Sin embargo, luego de estar en semáforo naranja algunas entidades han tenido que retornar otra vez al rojo por el repunte en los incrementos de contagio; en cualquiera de las dos situaciones, son aún etapas de alto riesgo de contagio. Para llegar a la fase amarilla tendría que registrarse una ocupación hospitalaria menor al 50%, además de dos semanas de tendencia a la baja; y, para pasar del amarillo al verde, igual es indispensable una ocupación hospitalaria menor al 50%, pero al menos un mes con ocupación baja estable.
No tenemos claro cuándo terminará esta situación, pero es una realidad que nos está impactando la salud, la economía y en lo social y a la cual debemos de responder con prudencia. En cada región, se sigue monitoreando el estatus de la pandemia, con el temor de que un resurgimiento lleve a una lucha sin fin en la que se lamenten mayor pérdida de vidas.
Sin una cura a la vista y con las personas fuera de sus hogares, el peligro de contagio persiste; en algunas circunstancias es imposible mantener la sana distancia, como en el trasporte público, además en lugares conglomerados, e incluso en la calle, se sufre por la falta de concientización de algunas personas, de aquellas siguen sin creer la existencia del virus o quienes carecen de falta de información para protegerse contra el virus, pero sobre todo de la importancia que significa el uso de cubrebocas como medida preventiva.
El mundo que se nos presenta es nuevo y nuestro comportamiento en sociedad y en familia debe adaptarse; la responsabilidad ciudadana es clave y esencial en este nuevo escenario. Debemos concientizarnos de que el uso de cubrebocas es importante, ya que el Covid-19 se transmite de persona a persona por medio de las gotitas de saliva que salen de la boca del infectado al hablar, toser o estornudar, por lo autoridades internacionales y nacionales ha recomendado su uso al salir a lugares públicos o en encierro donde no es posible la sana distancia.
Además de su uso, la recomendación es que las mascarillas deben de ser seguras y efectivas; probadas y aprobadas por agencias de salud y cumplir ciertos criterios y estándares, a fin de proporcionar una filtración adecuada y resistencia respecto de su uso.
Atendiendo dichas recomendaciones, en esta nueva normalidad de retorno gradual a las actividades, la entrega gratuita de cubrebocas a la población, que cumplan con las especificaciones que exige la Cofepris, debiera ser una medida de política pública preventiva para evitar contagios de Covid-19; una tarea que debieran hacer tanto autoridades federales como estatales, así como informar del modo adecuado de portarlo, porque de nada sirve traer tapabocas si las personas lo usan como gargantilla, como gorro o para cubrirse solo la boca y no la nariz.
Circulan en internet o se venden en la calle, cubrebocas que no cumplen con las especificaciones o estándares que eviten la filtración o resistan al uso, por lo que hay que tener cuidado. Existen las mascarillas N95 y NK95, usadas por el personal médico expuesto a un alto riesgo y científicamente comprobado que los protegen de la inhalación de gérmenes; pero también existen cubrebocas de tela y otros materiales, avalados por la Cofepris, que son bastante eficaz en prevenir que uno mismo propague el virus y son adecuados al exponerse a una actividad comunitaria. Salir a la actividad social cotidiana no tiene el mismo riesgo que estar prestando los servicios de salud e interactuando constantemente con personas contagiadas, pero para cada caso existen los tapabocas adecuados y avalados por las autoridades.
A la par de esta política pública de entrega gratuita de cubrebocas para la prevención también debieran incluirse campañas de su uso adecuado y concientizar sobre la manera de desecharlo porque nadie desea que se conviertan en un foco de infección, ni contaminen mares, ríos o demás entorno ambiental. Boletín Oficial