ALFIL NEGRO

496
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
El Cascabel al Gato

El diputado federal chiapaneco Enrique Zamora Morlet, le ‘puso el cascabel al gato’ con la iniciativa de ley que presentó el 4 de noviembre del 2016, para reformar la Ley de Aviación Civil que establece los derechos de los pasajeros de las aerolíneas en el país.
Para nadie es secreto que las empresas del servicio de transporte aéreo, habían venido abusando del usuario durante años al brindar un servicio de quinta categoría y cobrándolo como de primera, amén de tratar a los viajeros con la punta del pie.
Ni duda cabe que están encontrando ‘la horma de sus zapatos’ con el joven y aguerrido legislador tapachulteco, quien no se anduvo por las ramas y se enfrentó al poderoso gremio del transporte aéreo, que durante años hizo lo que le vino en gana con las personas que por necesidad y comodidad usan este servicio y a quienes les cobran ‘un ojo de la cara’.
Con la justa petición hecha por Zamora Morlet en la más alta tribuna del país, ahora las aerolíneas van a pensarlo dos veces cuando decidan cancelar o retrasar un vuelo simple y llanamente por sus ‘calzones’, sin tomar en cuenta los graves perjuicios económicos o de salud que con ello han provocado infinidad de veces a los usuarios; porque con la iniciativa de reforma a la ley en mención, la empresa que incurra en las faltas mencionadas se hará acreedora de reintegrarle el boleto al pasajero afectado, ofrecerle un transporte sustituto en el primer vuelo disponible, proporcionarle alimentos, alojamiento por las horas de espera y además, una indemnización no inferior al 25 por ciento del costo del boleto.
Los abusos de las aerolíneas eran constantes, había viajeros que se quedaban hasta dos días pagando sus alimentos y hospedaje y haciendo largas filas para mendingar que le tomaran en cuenta en uno de los vuelos que lo llevara a su destino, no obstante haber comprado y pagado su boleto para determinada fecha; nadie le defendía, lo mismo sucedía con quienes por vuelos retrasados llegaban a su destino hasta con un retraso de cuatro horas, una verdadera grosería de las aerolíneas que a las quejas respondían con un ¡háganle como quieran!, sabedoras que la ley tenía una laguna legal que impedía les obligaran a brindar un buen servicio o en su defecto, recibieran su merecido castigo.
Se olvidaron que ‘la liebre brinca por donde menos lo esperan’; y fueron los chiapanecos de la frontera del sur de México, quienes elevaron sus quejas ante el diputado Zamora Morlet, quien ni tardo ni perezoso tomó esa bandera, como ha tomado otras para defender a sus conciudadanos; con ello se da un gran paso para que los pasajeros de las aerolíneas tengan al menos una defensa legal contra el mal servicio o los abusos que éstas le den al utilizar ese transporte.
Esta ley también fue ratificada en el Senado de la Repúblicas, donde Luis Armando Melgar, otro legislador tapachulteco, avaló la iniciativa del diputado Zamora, y precisó: ”Establecer políticas de compensación en la ley es un gran avance, pero aún falta, debe existir mayor claridad para su plena aplicación, por ello vamos a impulsar desde el Senado algunas modificaciones para que sean más especificas y estrictas esas leyes, en beneficio de los usuarios”.
Allá por la casa de la justicia en la capital chiapaneca, el magistrado presidente Rutilio Escandón Cadenas, mencionó que los grandes cambios que ha traído el sistema de justicia ha obligado a que la sociedad y el Gobierno se unan en un compromiso colectivo para aceptar el nuevo sistema penal que está transformando históricamente el país; reconociendo que ‘Roma no se hizo en un día’, por lo que cada día se están capacitando más personal y de esa manera se aplicar de forma ágil y confiable el nuevo sistema de justicia oral.
“Seguimos manteniendo nuestras puertas abiertas, en la medida de nuestras posibilidades y con nuestro capital humano avalado a nivel nacional para dar una mejor preparación a todo el personal del Supremo Tribunal de Justicia”, afirmó Escandón Cadenas.
Por otro lado y en otros temas, el senador Roberto Albores Gleason, señaló que con el aumento del monto en los créditos para las viviendas se hace justicia a los trabajadores, sobre todo a los que ganan menos y ahora pueden tener acceso a una casa propia.
Es bueno que también se haya reformado esta ley, ya que anteriormente los trabajadores con derecho a Infonavit jamás alcanzaban la puntuación para obtener una vivienda; esperamos que ahora con esas modificaciones en verdad alcancen esos créditos hasta por un millón 604 mil pesos.
Otro de los Senadores chiapanecos que anda haciendo bulla en el Senado, es Zoé Robledo, quien volvió a pedir que el Gobierno Federal vea que las Zonas Económicas Especiales sean realmente funcionales, y para ello es indispensable que se echen a funcionar de la mano de los actores locales; de no ser así, dijo, se irá directamente al fracaso. Por su parte, Rafael Castillejos, presidente del Club de Industriales de Chiapas, propuso la implementación de un decálogo que favorezca el diálogo, la transparencia y la sensibilidad en la instrumentación de esta herramienta para el desarrollo, afirmó.
Mientras en el Congreso chiapaneco, el Colegio de Ingenieros Ambientales de México, A.C., firmaron un convenio de colaboración con la finalidad de realizar labores conjuntas en materia ambiental, en beneficio de los chiapanecos.
Eduardo Ramírez Aguilar, líder cameral en la entidad, afirmó que han adelantado con leyes que norman la conducta en materia ambiental, pero pretenden crear una legislación que obligatoriamente genere una mayor conciencia ambiental desde edades tempranas, lo que consideran dará mejores resultados en el futuro.
Es urgente encontrar una solución al flagelo de la inseguridad en Tapachula, lo mismo al problema que causa la falta de agua en la sociedad de la Perla del Soconusco; de la misma manera se debe buscar cómo adquirir suficientes vehículos recolectores de basura, que si bien no son obras de relumbrón, serán siempre las necesidades más prioritarias de cualquier sociedad.
Insisto, no es hora de culparnos o echarnos la bolita unos a otros, son tiempos de unidad entre pueblo y gobierno; en la inteligencia de que los servidores públicos que no cumplan con su chamba, por incapacidad, corrupción o flojera, deben ser sustituidos por gente que en verdad esté interesada en solucionar los problemas de la tierra que lo vio nacer o le cobija en su paso por esta vida.
Según la Constitución Mexicana, el pueblo manda y tiene en todo tiempo el derecho de cambiar la forma de su Gobierno; sin embargo, no hay que echar en saco roto la corresponsabilidad que tenemos como ciudadanos para empujar juntos esta carreta que se llama Tapachula.