EL ORBE AL MOMENTO El gobierno federal volvió a ceder ante la presión de los indocumentados que marcharon unos dos kilometros hasta el ejido México en la mañana de este sábado. Ahí, empleados federales les ofrecieron visas y atender sus demandas, a cambio de que pararan su movilización que pretendían realizar hasta el centro del país. Según las mismas sutoridades, los migrantes fueron trasladados al municipio de Huixtla para entregsrles sus documentos -por fin-, rl día lunes. Por ello arribaron a ese punto diversas unidades federales, conocidas popularmente en América Latina como perreras, para trasladarlos a ese municipio.

169