ALFIL NEGRO

1042
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama

¿Tendría razón?

“Es la hora de reformar el poder, de construir un nuevo equilibrio en la vida de la República, es la hora del poder del ciudadano, es la hora de la democracia en México, es la hora de hacer de la buena aplicación de la justicia el gran instrumento para combatir el cacicazgo, para combatir los feudos de poder y el abandono de nuestras comunidades”, dijo hace 23 años Luis Donaldo Colosio Murrieta, candidato del PRI a la Presidencia de la República, con lo que firmó su sentencia de muerte.
“Es la hora de cerrarle el paso al influyentismo, a la corrupción y a la impunidad; yo veo un México con hambre y con sed de justicia, un México de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla, de mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales; quiero ser Presidente de México para encabezar esta nueva etapa de cambio en el país”, dijo Colosio, envalentonado en la víspera de su asesinato en Lomas de Taurina en la ciudad de Tijuana.
No obstante su experiencia dentro de los renglones torcidos de la política, el entonces aspirante priista a ser uno de los inquilinos de Los Pinos, no midió las consecuencias de ‘jalarle la cola al tigre’ y en el pecado llevó la penitencia; su discurso fue tomado como una amenaza para la pandilla que era y sigue siendo dueña de este país, quienes enojados, más que asustados decidieron eliminarlo por aquello de no te entumas.
Aún resuenan en la historia de México las palabras del sonorense que intentó moverle el tapete a la ‘cosa Nostra Mexicana’ y en aquel memorable discurso añadió: ”Como partido de la estabilidad y la justicia social (se refirió al PRI), nos avergüenza advertir que no fuimos sensibles a los grandes reclamos de nuestras comunidades; que no estuvimos al lado de ellas en sus aspiraciones, que no estuvimos a la altura del compromiso que ellas esperaban de nosotros”.
Han pasado ya 23 años y la voz protestataria llena de esperanza de aquel hombre que soñó un México mejor, se ha ido olvidando poco a poco; sin embargo, nada parece cambiar sobre la visión que tuvo y las cosas siguen igual o peor que antes; al menos en el Gobierno Federal desde la Federación los que han desfilado como gobernantes, con sus raras excepciones, la mayoría han sido como las gallinas que come huevo ‘aunque les quemen el pico”.
No quiero ofender a los muertos, sin embargo, ya no se pudo saber si Colosio en verdad iba a cumplir con sus promesas, porque de sopa me como un plato y sabiendo cómo se las gastaban entonces los priistas, amos y señores de la política mexicana, nadie puede asegurar si aquel famoso discurso solamente iba a ser más jarabe de pico, como decía el expresidente Felipe Calderón, ’haiga sido como haiga sido’, que Dios lo tenga en su santa gloria y descanse en paz.
Hoy inician las actividades del retrasado festival “Fray Matías de Córdova”; una festividad tradicional que inició con rango internacional y que ahora no solamente lo hacen cuando quieren, sino que además su categoría se ha rebajado a un festejo municipal, esperando que el siguiente no vaya a terminar siendo un evento ejidal.
Hasta ahora el titular de Coneculta, Juan Carlos Cal y Mayor, ha mostrado una arrogancia y una actitud de desprecio hacia quienes están inmiscuidos en las bellas artes del Soconusco; si acaso ha dado algunas migajas a pintores, escritores, artistas, cantantes, escultores, etcétera; argumentando desde su llegada a la dirigencia del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes en Chiapas, que carece de recursos para apoyar a los costeños; lo que no ha sucedido con los del centro y norte del Estado.
Para nadie es secreto que hasta las oficinas de Coneculta en Tapachula la mantienen a ‘pan y agua’ ya que los apoyos son nulos y la titular de esa dependencia en esta Perla del Soconusco, debe hacer enormes esfuerzos a título personal, para poder sacar avante el trabajo exigido.
Una muestra de la irresponsabilidad de Coneculta Chiapas, es que al Festival “Fray Matías de Córdova”, no le presta el mismo interés que al de Tuxtla, Comitán y San Cristóbal donde le echa ‘toda la carne al asador’; aquí ni siquiera la publicidad entregan a tiempo, hoy iniciará el remedo de festival internacional y nadie había recibido hasta ayer un solo poster o tríptico; ni siquiera los boletos para que la gente vaya al Teatro de la Ciudad a ver una artista que apenas se está dando a conocer, luego de su presunto cuestionado triunfo en Viña del Mar.