OPINIÓN PÚBLICA

1002
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

¿Funciona el Mando Único?
Gonzalo Egremy

*Los robos, asaltos y homicidios de alto impacto se han incrementado día a día, sin que las autoridades atiendan la problemática.
*En otros lugares como la Ciudad de México, han surgido “justicieros” que vapulean y en algunos casos hasta matan a golpes a los presuntos hampones.

Difícilmente quienes vivimos en esta ciudad, o en localidades de la región, podríamos negar la gravísima realidad sobre la inseguridad pública.
Por la presencia y el actuar de bandas o pandillas organizadas, dedicadas al robo, asalto, violación y hasta homicidio, nadie está ya seguro o a salvo en su casa; mucho menos en la vía pública e inclusive ni en sus negocios o empresas.
Los delincuentes no respetan la edad de sus víctimas; lo mismo roban, asaltan, violan o asesinan a niños, a menores de edad, que a damas o ancianos.
La aterrorizada ciudadanía se pregunta, y con justa razón: ¿Por qué el aumento del delito?
¿Es falta de presupuesto para pagar salarios de más policías, más patrullas, para la compra de combustible y refacciones?; ¿es carencia de medios económicos para profesionalizar a los gendarmes y sepan brindar seguridad?
¿Alguien desvía el presupuesto para la seguridad pública?; ¿el famoso proyecto del Mando Único no funcionó y todo el dinero se queda en Tuxtla?
O de plano, ¿los policías y mandos están en complicidad con la delincuencia, y por módicas cantidades de dinero dejan actuar a los bandidos que roban, asaltan, violan y hasta asesinan?
¿De qué han servido los dizques Consejos o Comités de “participación ciudadana” para la seguridad pública?; ¿sólo para que la policía vigile sus casas, empresas, a sus familias, o solo para ser proveedores del Municipio?
Porque hasta ahora no se sabe qué es lo que han aportado para la prevención, o el diseño de una exitosa estrategia que coadyuve a los responsables de la investigación y combate del delito.
Doloroso para cualquier sociedad que aprecie la paz social, es estar sumergida en medio de la violencia e inseguridad pública.
La historia nos enseña que pueblos enteros desaparecieron por su pasividad ante los ataques de bandoleros, y terminaron perdiendo su patrimonio y hasta la vida.
En Huixtla, ayer, cansados del cúmulo de robos y asaltos, una parte de la población salió a manifestarse a las calles y culpó de la violencia e inseguridad al edil Régulo Palomeque Sánchez, e inclusive pidieron su renuncia.
La ciudadanía no desea más “shows” de las corporaciones policiales que cada vez que se protesta por la inseguridad, envían a las cabeceras municipales a algún funcionario para que dé banderazo del desfile de carros-patrullas, y pasado unas horas, las regresan, junto con los policías, a Tuxtla Gutiérrez.
Todo lo anterior aderezado con una declaración a los medios que “ahora sí se combate a las bandas de delincuentes”, o de que “casi inmediatamente de ocurrido tal o cual crimen, actuamos y ya están detenidos los responsables”; cuando muchas veces son solo chivos expiatorios.
El horrendo homicidio del señor y señora de la tercera edad, en su domicilio, en el Fraccionamiento Galaxias de aquí de Tapachula, no sólo atemorizó más a la ciudadanía, sino que provocó repudio a criminales y a responsables de la seguridad pública, que por omisión y negligencia permiten que estemos en manos del hampa, ¿no cree usted?
Bisbiseo
En un estudio sobre la inseguridad, elaborado para una tesis de un universitario en Criminología, se aprecia que observó durante tres semanas, en calles de un fraccionamiento al norte de la ciudad, y en diversas horas, a tricicleros presuntos recolectores de basura, a supuestos vendedores de toda clase de alimentos y presuntos prestadores de servicios como “podar árboles”, limpiar tanques o cisternas y componer zapatos, que mostraron más interés en ver quiénes y cuántos vivían en ciertas casas, a qué horas salían y regresaban, que en desempeñar el trabajo que ofrecían//Vigilaban las casas para después robar//La mayoría de éstos resultaron ser de origen centroamericano//Salud.