ALFIL NEGRO

1134
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Crece la Inseguridad en Tapachula
* Alfil negro

Por Oscar D. Ballinas Lezama
Crece la Inseguridad

“El presidente municipal está obligado, como primera autoridad, a brindar la seguridad en su municipio”, dijo Jorge Gutiérrez Franco, Presidente del Comité de Consulta y Participación Ciudadana en Materia de Prevención del Delito en Tapachula, Chiapas.
“Sin embargo, sabemos que en Chiapas la Federación no canaliza los suficientes recursos para este rubro, y si a esto le agregamos que ese dinero etiquetado para la seguridad, presuntamente es ‘capado’ o desviado, es claro que ello coadyuva al incremento de la delincuencia”, explicó Gutiérrez Franco, en entrevista exclusiva para EL ORBE.
Manifestó que por otro lado, el INEGI considerando a los municipios chiapanecos, con el mismo número de población de hace varias décadas, como en el caso de Tapachula que tiene más de 600 mil habitantes, más una población flotante, en las estadísticas para recibir los recursos federales en todos los rubros, aparece con los mismos 350 mil habitantes de hace más de 20 años, por lo que es urgente y necesario que tanto Alcaldes, Gobernador, Diputados Federales y Senadores, busquen una solución a este problema que le pega fuerte a toda la sociedad.
El también miembro de la Confederación de Colegios, Barras y Asociaciones de Abogados en el país, declaró que las reformas al artículo 21 Constitucional tomaron desprevenidos a policías, agentes del ministerio público, jueces y a los mismos abogados litigantes que no estaban preparados para aplicarlo; consecuentemente los delincuentes tardan más en entrar a la cárcel que en salir a seguir cometiendo delitos, no se aplica ni siquiera la reincidencia, y por si fuera poco, se trata igual a un delincuente del orden común que a uno que está en grupos organizados. “No es lo mismo robar una gallina por hambre, que asaltar un banco, empresa, secuestrar o traficar con drogas y trata de blancas; los infractores de la ley no pueden ser medidos, en este caso, con la misma vara”.
El también ex agente del Ministerio Público en Chiapas, externó que amén de la mala preparación de las autoridades, de los casos de presunta corrupción en el manejo del Fondo Cuatro, como sucedió con las más de 40 cámaras que se adquirieron en la administración de Samuel Chacón, y que resultaron inservibles porque eran para usarse en interiores, cuando se dieron cuenta ya no pudieron demandar al supuesto responsable, porque ya había logrado ser electo Diputado Federal por el 12 distrito.
Señaló que el Gobierno Estatal actual adquirió para Tapachula no menos de 35 cámaras de vigilancia de uso externo, al parecer con un costo de 300 mil pesos cada una, sin embargo de poco o nada han servido porque no se cuenta con una policía investigadora, y los que están apenas serán unos 400 que se dividen en dos turnos de 200 cada uno, distribuidos en diversos servicios para patrullar, quedando en las calles únicamente alrededor 60 o 65 policía, que son insuficientes para realizar la labor de prevención, y si a ello se le agrega su falta de preparación, los tapachultecos se encuentran en verdaderos aprietos de inseguridad.
Por otro lado, una frontera porosa con 700 kilómetros por donde pasa de todo y entran migrantes que vienen a trabajar o comercializar, también una gran cantidad de transmigrantes que van de paso y para sobrevivir delinquen o se prostituyen, en el gran número de antros del giro rojo que se han abierto en los últimos ocho años en todos los municipios del Soconusco, sobre todo en Suchiate, Tapachula y Huixtla.
Gutiérrez Franco, argumentó que para inhibir la delincuencia (no erradicarla porque eso sí sería imposible), es necesario que en Tapachula se tengan al menos unos mil 500 policías bien preparados (capacitados), armados y con sueldos que dignifiquen su modo de vivir, amén de que las autoridades de los tres niveles de gobierno tienen que buscar la colaboración de la sociedad, escucharla porque son los ciudadanos son quienes conocen sus colonias y calles, sin embargo, eso no se ha logrado hasta ahora y terminan todos ‘echándose la bolita’ de un problema que por años ha sido el ‘Talón de Aquiles’ de la humanidad.
El entrevistado, quien fuera también ex delegado de Hacienda del Estado en este municipio, mencionó que la delincuencia siempre ha estado en el Soconusco, como en los tiempos de la ‘mano negra’ de los Anthón, cuando aparecían los encostalados o se baleaban en pleno parque central; sin embargo, eran tiempos en que la gente podía ir al banco y sacar su dinero sin preocuparse de ser asaltado, o las mujeres andar con sus joyas puestas sin temor a que se las arrebataran.
“Eran tiempos en que a los que se le detenía iban a la cárcel y no salían; pero las reformas a las leyes han cambiado esa situación, por lo que debemos pensar seriamente cómo vamos a resolver este flagelo que nos afecta a todos; de poco sirve que hasta gente del FBI ande rondando en nuestras fronteras, aunque no sabemos a ciencia a cierta qué hacen, pero ahí están, al igual que la inseguridad que no se va”, concluyó.