OPINIÓN PÚBLICA

1005
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

Por: Gonzalo Egremy
¿Por qué la Inseguridad?

* Especialistas en la materia afirman que la inseguridad pública es por la presunta corrupción y complicidad de policías con la delincuencia.
* Otros más señalan que por ser híper garantista el Nuevo Sistema de Justicia Penal, los probables responsables del delito son devueltos a la calle.

Los índices de violencia e inseguridad pública en varios estados del país, incluyendo Chiapas según Semáforo Delictivo, tienen diversos orígenes.
Esta zona fronteriza, y en especial Tapachula por ser una localidad de 400 mil habitantes, más una población flotante de más de cien mil, sobre todo de centroamericanos, se cometen infinidad de delitos que no son investigados.
De acuerdo con el organismo de análisis en la materia, Semáforo Delictivo, Chiapas ocupa el séptimo lugar en la comisión de hechos delictuosos.
El delito más común en varios municipios del estado, incluyendo la capital, Tuxtla Gutiérrez, y aquí en Tapachula, es el robo a casa-habitación.
Pero también se comenten los delitos de homicidios, secuestros, extorsión, robo de vehículos y a negocios, lesiones y violación.
No es secreto que los delincuentes en esta zona, y concretamente aquí en Tapachula, como en la capital del estado, “estén haciendo de las suyas y mantengan de rehén a comercios, empresas y a la ciudadanía”.
Cierto es también que los titulares de las policías municipales, poco pueden hacer sin el consentimiento de la figura “Mando Único” que radica en Tuxtla Gutiérrez y que desde allá decidan qué hacer o qué no hacer.
Los encargados de investigar y combatir el delito, según la Constitución General del país, son las Fiscalías Generales (PGR, y PGJE) con la policía “científica” que se supone encabeza el agente del ministerio público.
Sin embargo, al menos aquí en Chiapas, ante el poco personal de la Fiscalía General, y por disposición del Ejecutivo estatal (gobernador) de donde depende la FGE y la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, el combate a la delincuencia la llevan a cabo coordinadamente entre los ministeriales, policías del estado y municipales.
Precisamente ayer el Economista, medio de la capital del país, publicó que “México arrastra dos meses con récord de asesinatos en medio de una impunidad generalizada ante el brote de violentas células criminales desprendidas de grandes cárteles, que han pasado del tráfico de drogas a un auténtico control territorial.
Las cifras de la Secretaría de Gobernación (Segob) confirman la violenta espiral: en mayo fueron 2,191 asesinados y en junio, 2,234.
El gobierno cuenta las muertes pero no detalla las causas del aumento. Suman más de 186,000 homicidios violentos en México desde 2006, cuando el entonces presidente conservador Felipe Calderón (2006-2012), lanzó un controvertido operativo militar antidrogas.
Mike Vigil, exdirector de Operaciones Internacionales de la agencia antinarcóticos estadounidense (DEA), atribuye el repunte a la atomización de los cárteles tras la captura de sus líderes.
«Han cortado la cabeza de grandes cárteles y se fragmentan, en vez de tener uno tienen muchos grupos pequeños que están peleando por control de territorios por rutas y tienen un nuevo modelo de crimen, jamás se había visto tal diversificación (de actividades criminales) de estos grupos», comenta.
Para Vigil, las causas de la violencia se resumen en el fondo a «una sola palabra: impunidad». En un país donde «se investigan 5.0% de los crímenes y se castiga a alrededor de 3.0% de los responsables, la impunidad es lo que alienta a estas bandas criminales», dice.
El comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales, suma a las causales el Nuevo Sistema de Justicia Penal, que exige pruebas contundentes a las fiscalías y permite llevar en libertad procesos criminales”, hasta aquí parte de la nota de El Economista.
Luego entonces, la inseguridad pública que, lamentablemente padecemos, tiene diversos orígenes, y aquí el más grave es el llamado “Mando Único” que decide todo desde Tuxtla Gutiérrez, ¿no cree usted?//Salud.