ALFIL NEGRO

886
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Porque se levantará nación contra nación, reino contra reino; y habrá terremotos en muchos lugares, y habrá hambres y alborotos. Esto solo es el comienzo de dolores (Marcos 13:8)

Lobos Rapaces
Oscar D. Ballinas Lezama

La humanidad sabe que no solamente está expuesta a las tragedias provocadas por los fenómenos naturales, sino que también está sintiendo sobre la nuca, el soplido de los vientos de una tercera guerra mundial; la cual podría iniciarse entre los Estados Unidos y Corea del Norte.
El ambiente de hostilidad ha crecido entre Donald Trump y King Jong-un, quienes continúan haciendo raund de sombras y continuamente echan mano a sus fierros como queriendo pelear, para demostrar que en este planeta, ‘solo sus chicharrones truenan’; aunque hace pocos días parece que mostraron un poco de cordura, al tener con sus representantes un primer intento para dialogar.
Los coreanos acusan a los gringos de declararles la guerra y con ese pretexto amenazan a los norteamericanos con derribar cualquiera de sus aviones que se atreva a volar bajo los cielos de la península coreana; por otro lado, Trump advierte a King Jong-un, que va a destruir totalmente el país asiático.
Es difícil creer que en estos tiempos modernos y ‘progresistas’, muchos gobernantes del mundo estén pensando en una guerra que provocaría el holocausto de la raza humana, animal y vegetal, que no dejaría piedra sobre piedra y terminará como predijo Albert Einstein: ”no sé con qué armas será la tercera guerra mundial, pero en la cuarta se usarán palos y piedras”.
La devastación de una guerra nuclear sería más terrible que todos los huracanes, terremotos y tsunamis juntos, la única esperanza para esta generación, es la capacidad humana de los más cuerdos para sobrevivir, y el amor a sus semejantes que mucha gente aún conserva, como está sucediendo actualmente en México donde el pueblo está salvando al pueblo, con esa fuerza oculta que las personas tienen y se manifiesta en tiempos de tragedias, guerras o necesidades.
Hasta ahora, luego de 25 días de haberse suscitado el primer terremoto que dejó a mucha gente de Chiapas y Oaxaca en la calle, sin trabajo y sin alimentos, el Gobierno Federal a través de la titular de Sedatu, Rosario Robles, informó que aún no han podido entregar el apoyo a los damnificados, pero que ‘ya mero lo harán”, demostrando que ‘chango viejo no aprende maromas nuevas’ y siguen actuando como ha sido su costumbre, con una lentitud pasmosa, así como con un burocratismo que espanta y duele.
Habría que preguntarle al Gobierno Federal qué ha pasado con los miles de millones de Pesos que la comunidad internacional afirma les ha enviado, el mismo papa Francisco dio a conocer que El Vaticano ya se puso con ‘su cuerno’ de 150 mil Dólares, mientras que la gente del rey del norte, ‘pelos de elote’ juran y perjuran que se pusieron ‘guapos’ con 300 millones de Dólares, por decir algunos donadores extranjeros, sin tomar en cuenta lo que supuestamente han dado artistas, deportistas, empresas privadas y la sociedad civil.
La realidad es que los mismos medios de comunicación han mostrado la otra cara de la tragedia, donde miles de damnificados ya exigen se les entregue esa ayuda, ya que al parecer no han tenido más que las aportaciones de víveres hechas por el mismo pueblo, muchas de las cuales no les llegan tampoco.
Según diversas denuncias públicas, algunos gobernantes como Graco Ramírez, Alcaldes y funcionarios menores de los Estados del centro del país, han impedido a los donadores que entreguen esa ayuda en forma directa, presumiendo que es para que esos Gobiernos se paren el cuello y saluden con sombrero ajeno, argumentando que esa ayuda se logró por sus gestiones o que, está saliendo de las arcas oficiales. ”A río revuelto, ganancia de gente que no tuvo abuela”.
Otro gremio de la sociedad mexicana que hasta ahora no ha dicho ‘esta boca es mía’ con sus donaciones, con excepción de la religión católica, fueron el resto de las iglesias en sus diversas denominaciones, que hablan del amor a sus semejantes pero no parecen predicar con el ejemplo.
La gran mayoría de los religiosos se han parapetado dentro de sus templos, donde la feligresía es manipulada por falsos profetas o pastores llenos de avaricia, que han hecho de la fe un mercado; muchos de ellos se consideran los mesías modernos, llenos de soberbia tuercen la palabra de Dios a su conveniencia, algunos como Cash Luna, han blasfemado al compararse con Jesucristo, obtienen por sus prédicas millones de Pesos mensualmente, sin embargo, cuando se trata de ayudar al prójimo le hacen al ‘tío lolo’.
“Cuidaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”. (Mateo 7:15).
Un saludo y abrazo afectuoso para mi amiga Denise López Espinal, en su cumpleaños. Dios te cuide siempre.