ALFIL NEGRO

373
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
Morirse en la Raya

Se envalentona el Partido Verde Ecologista Mexicano y en su asamblea nacional, decidió ir solo antes que mal acompañado y con ello en Chiapas, casi se está decidiendo que Eduardo Ramírez Aguilar se aventará al ruedo en busca de la gubernatura, aunque nadie duda que fuera apuntalado por los dos partidos de casa.
Herido en su amor propio, el dirigente nacional del PVEM, Carlos Puente, ‘pintó su raya’ y aseguró que los verdes no son apéndice de nadie, por lo que se la van a rifar hasta en la búsqueda de Los Pinos; hasta ahora, el mejor posicionado de este partido es Manuel Velasco Coello, por lo que no dude usted amable lector que el ‘Güero Velasco” pudiera aparecer en las boletas de los presidenciables del 2018.
Las señales han sido muy claras, sobre todo ahora que el gobernador chiapaneco, recién fue nombrado presidente del Consejo Político Nacional del Partido Verde para los próximos seis años, lo que lo pone en el umbral de una candidatura rumbo a la presidencia de la república.
Poco a poco las calabazas se empiezan a acomodar dentro del costal, y cómo vaticinábamos desde hace varias semanas en esta columna, el ‘Jaguar negro’ no iba a permitir que los priistas le impusieran un candidato, como el mismo Ramírez Aguilar lo dijo al referirse a Roberto Albores Gleason; amén de que el ex líder del Congreso chiapaneco está mucho mejor posicionado que el senador comiteco.
En el PRI el horno no está para bollos, dirigentes y un grupo muy importante de ex presidentes de ese partido, entre los que destacan el tapachulteco José Antonio Aguilar Bodegas, se han rebelado a lo que llaman un ‘agandalle antidemocrático’ del comiteco Albores Gleason, a quien han acusado de presuntos desvíos de millonarios recursos que el acusado recibió para apuntalar actividades del tricolor.
Las acusaciones de los viejos generales priistas chiapanecos fue presentada al mismo dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, quien hasta ahora le ha hecho al ‘tío lolo’, pese a que las acusaciones contra Albores Gleason son graves y han puesto de cabeza a la ‘casona de Santo Domingo’ en Tuxtla Gutiérrez, donde como la cereza en el pastel el ‘clavillazo’ del Partido Revolucionario Institucional en México, tampoco dijo ‘esta boca es mía’, con la supuesta imposición del ‘Mata tigre’ convertido en el centinela de las puertas del infierno.
Josean sabe que los priistas de ahora han perdido el ‘amor a la camiseta’, que han dejado de respetar por completo los estatutos internos de ese partido; en el colmo del cinismo y la desvergüenza los dirigentes hacen lo que les viene en gana, sin respetar la voluntad de las mayorías; antes hacían lo mismo, sin embargo, guardaban un poco las formas.
Aguilar Bodegas, un caudillo de las huestes tricolores de antaño se quiere ‘morir en la raya’ y sigue luchando para tratar de rescatar un poco de la decencia que puedan tener quienes se jactan de servir a los intereses de la sociedad y que militan en ese instituto político.
En una de sus últimas denuncias, el tapachulteco se le volvió a ir al cuello a sus dirigentes nacional y estatal, manifestando que el PRI en Chiapas tiene una dirigencia irregular, sin sostén legal, que ha violado los estatutos y que por ello, podría poner en riesgo la participación de los candidatos tricolores en el 2018.
“Lamento mucho que esto esté sucediendo en mi partido, se está generando un clima de incertidumbre jurídica para toda persona que dentro del PRI busque una candidatura de elección popular, hablo de Chiapas, donde seguramente vamos a entrar en un estado de indefensión; de seguir estas irregularidades y agandalle dentro del priismo chiapaneco, se avecina un verdadero problema porque las denuncias no son un tema de voluntad política y de impugnadores, sino que es un tema sobre graves anomalías que deben resolverse y punto”, expresó molesto el ex dirigente del Partido Revolucionario Institucional en esta entidad.
Pidió nuevamente, que el comité nacional intervenga para resolver el problema de la elección ilegal del actual presidente del PRI en Chiapas, Julián Nazar, ya que la convocatoria la hizo Albores Gleason, sin ser ya dirigente estatal del partido, abundó el también ex alcalde de Tapachula.
“Si dentro del PRI no hay piso parejo, me salgo pero no me divorcio de la militancia”, concluyó diciendo quien recién renunció al cargo de Secretario del Campo, para buscar su sueño de gobernar a Chiapas; por cierto, este 13 de octubre organizan en la capital coneja un evento donde acompañado de Ernesto Gutiérrez Villanueva y Janette Ovando, comentarán sobre los gobiernos de coalición y el financiamiento público a los partidos.
En otras cosas, el gobernador Manuel Velasco Coello continúa checando en forma personal, que en la entrega de los recursos para la reconstrucción en Chiapas haya transparencia y por ello le pondrá ‘lupa’ al manejo de esos fondos destinados a los damnificados del pasado terremoto del 7 de septiembre. El ejecutivo tendrá el apoyo de la Auditoría Superior de la Federación.