ALFIL NEGRO

947
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Policía en ‘Vigilia’
Oscar D. Ballinas Lezama

La inseguridad en el Soconusco es un tema que debería preocupar no sólo a las autoridades de los tres niveles de Gobierno, sino también a toda la sociedad civil que día con día es golpeada por el crimen organizado, cuyas estadísticas en el 2017 aumentaron en un 300 por ciento, según consta en los archivos de la opinión pública.
Suchiate, Tapachula y Huixtla han sido los municipios que más están resintiendo la falta de coordinación de los diversos grupos policiacos, que obedeciendo a un proyecto de Mando Único han demostrado hasta ahora, carecer de la capacidad y voluntad suficiente para atajar el problema, generando con ello una psicosis de miedo y desconfianza entre la población soconusquense.
Los asaltos y crímenes se dan a cualquier hora del día, incluso en pleno centro de las poblaciones y en las narices de los pocos elementos policiacos que deambulan sin rumbo fijo y al parecer, sin estrategias que les permitan evitar, o cuando menos detener a los responsables; pareciera que los policías siempre están en ‘vigilia’ y al final, los jefes de las diversas corporaciones policiacas terminan ‘echándose la bolita’ unos a otros, ante la incapacidad y muchas veces cuestionados por una presunta complicidad con la delincuencia.
Lo peor de todo es la apatía y la dejadez de una sociedad que parece haberse resignado a ser víctima de los ladrones que les quitan todo lo que ganan con el esfuerzo de su trabajo; más grave aún, que asesinen a cualquier ciudadano que se oponga a ser asaltado, nadie protesta por la nulidad policiaca y tampoco exigen a las autoridades que cumplan con el servicio básico de brindar seguridad, obligación que tienen al cobrar un salario de los impuestos que pagan los contribuyentes.
Vivimos en una sociedad sorda, ciega, apática y podría decirse inocente por el desconocimiento de sus derechos; es un pecado en el que están llevando la penitencia, sin embargo, más allá de quienes no quieren oír ni ver, está el futuro y la vida de las generaciones que vienen detrás, entre ellos, los hijos y nietos de quienes hoy hacen lo del avestruz para olvidarse de la inseguridad galopante, que como un caballo apocalípticos galopa por todo el Soconusco, llevando como jinete a la muerte.
Los males en este país de reformas, corrupción, impunidad, pobreza, huracanes y terremotos, no han llegado solos, han sido acompañados en su camino de destrucción y muerte, por las pandemias como el Cáncer, Sida, Diabetes, Dengue, Chikungunya, Zika y ahora la conjuntivitis, la que entró con todas sus fuerzas en Quintana Roo en donde se han atendido más de diez mil casos.
En Suchiate y Tapachula el brote de esta enfermedad viral sigue aumentando cada día, sólo en la población derechohabiente del IMSS se detectaron la semana pasada, no menos de 60 contagiados; así como al menos otros 300 entre la ciudadanía que carece de servicios médicos oficiales.
Gibrán de la Torre González, actual delegado del Seguro Social en Chiapas, señaló que aún cuando la Secretaría de Salud no ha informado sobre si estos brotes de conjuntivitis están en los márgenes de considerarse una epidemia, en el IMSS ya se preparan para prevenir más casos y de entrada piden a la gente que se prevenga contra esta enfermedad, para ello les aconsejan utilizar el alcohol gel en escuelas, negocios, casa particulares y cualquier lugar público en donde puedan contagiarse; añadió que se busca crear barreras de seguridad a través de éstos métodos sencillos, de ahí la importancia también de que las personas se laven constantemente las manos y no se toquen los ojos, así como tampoco saluden de beso porque eso los expone al contagio.
Cuestionado sobre si hay suficiente medicamentos para atender a los infestados, aseveró que hasta ahora han podido resolver las necesidades, sin embargo, dejó entrever que de crecer el número de enfermos tendrían que buscar abastecerse de más medicina, y tendrán que crear consultorios donde se atenderá a quienes lleguen contagiados de conjuntivitis, dándoles prioridad a ser atendidos por oftalmólogos cuando la enfermedad se haga resistente, aunque aceptó que el IMSS en Tapachula cuenta únicamente con dos especialistas.
En otros temas, aún no salen de la sorpresa los damnificados que sufrieron la destrucción de sus viviendas en la Ciudad de México y Oaxaca, luego de que la titular de SEDATU, Rosario Robles Berlanga, les dijera que se vayan preparando para autoconstruir sus viviendas con los créditos que les otorgue el Gobierno Federal para “ayudarlos”.
Ahora, todos ellos se verán forzados a llevar talleres de albañilería, mínimo para poder hacer un trabajo de autoconstrucción aunque sea de ‘media cuchara’; bueno, ¿y los más de 2 mil 600 millones de Pesos que por concepto de donaciones recibió el Gobierno Federal, dónde estarán o para qué van a servir?, digo…si no es indiscreción.