ALFIL NEGRO

916
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Trapitos en el sol

Oscar D. Ballinas Lezama

Aumenta la turbulencia política en el país en la víspera de concluir el año de fuego; una diversidad de aspirantes a la Presidencia de la República, Senadurías y Diputaciones federales han hecho verdaderas romerías para registrarse ante las autoridades electorales, la mayoría de éstos no son conocidos ni en su casa, sin embargo, le han entrado al juego de ‘Juan pirulero’.
Antonio Meade Kuribreña y Miguel Ángel Osorio en franca competencia por ser los ungidos oficiales, se han lanzado al ruedo y buscan los reflectores de los medios de comunicación para demostrar que sus ‘chicharrones son los únicos que truenan’ y tienen suficiente capacidad y popularidad para desbarrancar al Peje, al que le han echado bolita todos los partidos oficiales; de ese tamaño es el miedo al ‘Santón de Macuspana’.
En Chiapas, el PRI tampoco las tiene todas consigo, en el viejo edificio de Santo Domingo en Tuxtla Gutiérrez no necesitan enemigos políticos, ya que ellos solos se están dando hasta con la cubeta, se han dividido completamente para ‘sacarse sus trapitos al sol’ y destapar la caja de Pandora.
Acorralados por sus propios demonios, los priistas chiapanecos promocionan un divisionismo feroz, donde “el más chimuelo masca vidrio y el más pelón se hace trenzas’; a unos cuantos meses de tener una candidatura de unidad, es la hora que todo es jaloneo y acusaciones de presuntos actos de corrupción en los que el exdirigente y aspirante a la candidatura, Roberto Albores Gleason, así como su relevo, el tristemente célebre ‘Mata tigre’, son acusados de presuntos actos de corrupción por supuesto desvío de millonarios recursos de ese instituto político.
En meses pasados los priistas en rebeldía que comanda José Antonio Aguilar Bodegas, acusaron directamente ante el dirigente nacional del PRI al entonces presidente del priismo chiapaneco, Roberto Albores Gleason, a quien solo bonito no le dijeron, sin embargo, ’lobos de la misma loma’ el ‘Clavillazo’ del tricolor le hizo al ‘tío lolo’ y se pasó por ‘el arco del triunfo’ la denuncia sustentada de una veintena de Expresidentes del PRI chiapaneco.
Al imponer como dirigente del partido a Julián Nazar, las cosas fueron de mal en peor al comprobarse que fue una imposición fuera de la normatividad de los estatutos internos del tricolor; para colmo de males, Diana Dorantes, Delegada Agropecuaria en Chiapas y militante del Frente Nacional Agrario, acusó al ‘Mata tigre’ y dirigente espurio, de ‘haber desaparecido más de seis millones de Pesos cuando fungió como Secretario del Campo.
La denunciante aseguró que ese recurso pertenecía a 18 productores ganaderos, conforme a un proyecto que presentaron y que fue aprobado por la Federación, sin embargo ese dinero nunca llegó a manos de los beneficiados y ‘Mata tigre’ hasta la fecha no aclara en manos de quién quedó, así de ese pelo la corrupción entre los priistas y que ellos mismos están denunciando ante la opinión pública.
Por cierto, ayer debió haber renunciado a la Secretaría del Campo el tapachulteco José Antonio Aguilar Bodegas, para buscar ser candidato a la Gubernatura, aunque se ignora hasta el momento si lo buscará como independiente o por algún partido político, porque el PRI ya está bajo la férula de los ‘cuates’ de ‘Clavillazo ’ Ochoa Reza.
En otras cosas, Eduardo Ramírez Aguilar realizó un acercamiento con la nueva dirigencia de la Sección 7 del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación en Chiapas, reconociendo que esta organización siempre ha sido factor para hacer de la educación la tarea más importante.
“Creo en las maestras y maestros de Chiapas, y creo en sus derechos laborales, por eso siempre seré respetuoso de las libertades sindicales, para la defensa y mejoramiento de sus conquistas”, apuntó el legislador, conocido también como ‘el jaguar negro’ y quien desde los tiempos de la reforma educativa ha demostrado su apoyo al magisterio, según las entrevistas que le hicimos en esos tiempos en que el magisterio, principalmente el chiapaneco, que luchaba en contra de una disposición que consideran fuera de todo contexto para beneficiar la educación.
Luego, Ramírez Aguilar expresó: “estoy convencido de que el mejoramiento de la educación y las condiciones de vida de maestras y maestros, así como el desarrollo de nuestras comunidades se basan en el trabajo en unidad para lograr un mayor progreso”.