Felipe Arizmendi

121
DIÓCESIS DE SAN CRISTOBAL
DIÓCESIS DE SAN CRISTOBAL

 

Jornada Mundial de los Pobres

El Papa Francisco estableció esta semana, que concluye el domingo 19 de Noviembre como Jornada Mundial de los Pobres, con la intención de que tomemos conciencia de que las personas que sufren por la pobreza son muy importantes para Dios y para nosotros. Por ello, nos invita a hacer algo por ellos, especialmente esta semana.
¿Qué podríamos hacer? Ante todo, no verlos con desprecio, sino con respeto. Tratar de ponernos en su lugar, para comprenderlos. Son personas que sufren, y no hemos de juzgarlos ni condenarlos, porque no sabemos su historia y sus sentimientos. Escucharlos, aunque a veces nos resistamos a creer todo cuanto nos dicen. Son personas, son seres humanos. Y como dice Jesús, tratémoslos como nos gustaría que nos trataran, si estuviéramos en su lugar.
Si es posible, ayudémosles con una moneda, un pan, un alimento, y algún otro apoyo que podamos darles. Lo que hagamos por ellos, Jesús lo considera hecho a él mismo. Y si nada hacemos por ellos, Jesús considera que nada hicimos por él, aunque vayamos mucho a la Iglesia. Jesús se identifica con los pobres. Por ello, amar a los pobres es amar a Dios.
Quizá alguien no sepa qué hacer. Doy unos ejemplos de lo que algunas personas hacen. Conozco a alguien que le construyó una cocina, sencilla, de madera, a una familia pobre. Conozco a otra persona que se inclina para curar el pie de una mujer pobre, infectada de pus, y organiza una comida para pobres que viven cerca de su casa. Conozco a un empresario que facilita su bodega para que sirva de albergue para migrantes. Conozco a una familia, que cobra muy baja renta para que su casa sirva para atender migrantes que pasan entre nosotros. Conozco a varias personas que van a las cárceles, a los hospitales, a los asilos, a llevar una palabra de aliento y alguna ayuda material.
¿Conoces a algunos que son más pobres que tú? Los puedes visitar, regalarles algo, unos zapatos, ropa, invitarles a tomar algún alimento en tu casa, llevarles a una consulta con el médico y pagarles la cita, comprarles su medicina, etc. Desde luego, hemos de luchar porque no se les cometan injusticias. Que en el mercado, en los juzgados, en las iglesias, en las calles, en las esquinas, no se les desprecie, sino que reciban un trato justo.
El domingo 19 de Noviembre, tendremos una Misa con ellos y por ellos a las 12 horas, en la Plaza Catedral. Las Hermanas Misioneras de la Caridad, fundadas por la Madre Teresa de Calcuta y presentes en nuestra ciudad desde hace más de 15 años, en un albergue que está atrás del Auditorio Municipal, llevarán a esta Misa a muchas personas pobres que ellas atienden, no para dar un espectáculo curioso, sino para vivir la celebración eucarística con ellos y por ellos, para orar con ellos, para hacernos comprender que los pobres están en el corazón de Dios y deben estar en el corazón de la Iglesia, en el corazón de nuestra diócesis. Les invitamos a participar.
Exhortamos a toda la comunidad a dejar la comodidad y la indiferencia, tener dinamismo y creatividad para hacer algo por los pobres, cosa que siempre hemos de hacer, pero sobre todo en esta semana.