Polígrafo Político

473
Polígrafo Político
Polígrafo Político

Darinel Zacarías

Las Calabazas en el Camino se Acomodan

“Ya estoy harto de tu maldita indecisión, vivo al borde del infarto, martes sí, miércoles no
jueves quién sabe…”.
Joaquín Sabina

La danza de los números que pueda aportar la tropa esmeralda en el proceso electoral de Chiapas es el tema de la discordia. Los rojos estaban empecinados en que la alianza debía encabezarla una carta de extracción priista. El alegato, el respaldo a Manuel Velasco en el 2012.
Si algo se le reconoce al Gobernador de Chiapas, es su alto perfil para moverse en las ecuaciones electorales. El alquimista electivo, es su mote. Su destreza para mover las piezas lo colocan como un gran estratega.
De lejos, a distancia, marca su línea. Observador y respetuoso, es su proceder en esta reyerta campal entre verdes y rojos.
La idea es aportar al proyecto nacional, los codiciados votos chiapanecos. Un millón 200 mil, quizás más. Pues las huestes del PVEM han cuidado muy bien su plaza. El bastión es abono abundante al capital de la ecuación de Antonio Meade.
Cortar por lo sano. Sí, bifurcar el nudo gordiano. Fue la sentencia tomada en la Casona. Acabar con esa trifulca. Que más allá de ambiciones y delirios, era una lucha de egos.
El distinguido periodista Raymundo Riva Palacio, en su bodrio “Estrictamente Personal” hace un análisis sesudo, en referencia a la terquedad de Aurelio Nuño, de imponer a toda costa al hijo del exgobernador Roberto Albores Guillén.
El columnista relata en su texto, a un Aurelio Nuño balandrón, hostil. Visceral y cerrero. Según mi lectura. Su imposición es una muestra de venganza contra el actual mandatario de Chiapas. No perdona la amistad de Manuel Velasco con Osorio Chong.
Sabe que el “Diablito” es un producto fraguado y formado desde la aguacatera infernal. Su hechura es basada en la saña. La antipatía y la propagación de vendettas.
Sin embargo, no se trata de caprichos y revueltas. Para nada. Las acciones del Jaguar Negro, más allá de una sedición, es actuar en apego a la exigencia de no ceder más a las coacciones. Basta de dedazos.
Nuño Mayer y Ochoa Reza subestimaron a Manuel Velasco Coello. Y digo subestimar, porque se olvidaron de la amistad y el compadrazgo con el señor de Los Pinos. La respuesta fue inminente. El enviado Luis Miranda Nava, que tiene fama de “durito”, cumplió la instrucción directa de Peña.
Sin embargo, escabroso era el escenario. El priato seguía testarudo en su afán de someter a los verdes. Por eso surge la lucha de respeto y dignidad, la encabezó Eduardo Ramírez y la respaldaron sus militantes y seguidores esmeraldas.
Por lo pronto, el PRI impugnó y se abrió. Se bajó de caballo. Sabía que una consulta a sus bases, dejaría preñado a su gallo. La postura fue ir con PANAL. Se van inconformes. El testimonio.
Mientras, el PVEM pidió a Oswaldo Chacón titular del IEPC en Chiapas, la sustitución de su representante jurídico. Mauricio Castañeda Mendoza, en sustitución de Rogelio Rayo Martínez.
Se espera que este viernes sea el anuncio tan esperado por los incrédulos. Los especuleros. Y que posteriormente se realice el jolgorio esmeralda, donde el Jaguar Negro sabrá quiénes serán sus aliados.
“No llevaremos el pecado del silencio, sino la protesta pública para ser absueltos del presente y de la historia”, colgó en su muro Eduardo Ramírez.
¡La Perla del Soconusco, va vibrar!
¿Quién dijo que tengo sed?