OPINIÓN PÚBLICA

717
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

Reactivar el Campo
Gonzalo Egremy

*México es el primer importador mundial de maíz; desde el inicio del neoliberalismo el agro ha sido desatendido y los alimentos llegan del extranjero.

El descuido oficial al campo, desde el inicio del neoliberalismo hace cuatro décadas, provocó que México dejara de producir los alimentos básicos para la población y que hasta hoy dependamos del extranjero.
De acuerdo con estadísticas del mismo gobierno, se dejó de producir maíz y desde hace muchos años el país se convirtió en el principal importador de ese grano con el que se elabora el alimento de los mexicanos: la tortilla.
Afirma el periodista, Guillermo Correa Bárcenas, en su colaboración “De Norte a Sur”, en entrevista al ingeniero agrónomo, Víctor Manuel Villalobos Arámbula, que es urgente el rescate del campo.
“México es un país con un gran potencial que debería estar jugando en las Ligas Mayores de la agricultura mundial en cuanto a los productos básicos que consume la población y que hoy se compran en el extranjero”, explica el experto en el tema, y agrega, en algunos párrafos lo siguiente.
Lamenta que alrededor de 20 millones de mexicanos vivan en pobreza extrema, “lo que significa casi morir de hambre. Y no debe de ser”, insiste. Lo que pasa, explica, “es que se ha desaprovechado la gran capacidad productiva del país a causa de las políticas con visión de corto plazo, en la obstinación de concentrarse en reducidos productos muy exitosos como las frutas y las hortalizas, sin considerar que hay que ver el todo y por eso es que el campo está en condiciones de abandono y desaprovechado”.
Ahora, agrega, “vamos a tomar como base a la agricultura para hacer del campo uno de los principales motores del desarrollo del país. Como lo fue en sexenios anteriores en que México era más rural. Lo seguiremos siendo, dice, y al igual que entonces hay que darle prioridad a la autosuficiencia alimentaria.
Seguir el ejemplo de naciones europeas, de Japón, de Estados Unidos, donde es una necesidad y estrategia nacional garantizar el suministro de sus productos básicos, que aquí son el maíz, arroz, trigo, frijol, a los que se impulsará su producción, igual que a la leche, soya, sorgo y carne de cerdo, entre otros, por los cuales en los primeros 43 meses de la actual administración (anotación del reportero) se habían pagado, según analistas, 86 mil millones de Dólares.
Basta señalar, se le comenta al doctor Villalobos, que el promedio presupuestal es cercano a los 400 mil millones de Pesos en estos seis años. ¿Y de qué han servido? Su comentario es que “el campo en el sur del país está completamente abandonado y en consecuencia, no obstante que se ha incrementado el presupuesto, no ha disminuido la pobreza”.
El experto en la materia asegura que lograr rescatar el campo no necesariamente se requiere de más recursos. Con que se pudiera ejercer lo actual de una eficiente y transparente, el presupuesto asignado sirve para atender la mayoría de la problemática de la que actualmente se quejan todos los componentes del sector.
Expulsar los esquemas burocráticos, como las Reglas de Operación que son indescifrables. Personal que no está ejerciendo su función y, peor, que no tiene la capacidad ni ha estado asociado con las actividades agrícolas.
Se refiere a Delegados y altos funcionarios, de quienes ocupan oficinas que demandan profesionistas del sector, cuando por lo menos hay 30 mil ingenieros agrónomos, veterinarios, biólogos que están sin trabajo y desaprovechados.
En los tiempos cercanos resurgirá el extensionismo rural que tanto dio al campo mexicano. Así lo exigen, principalmente los casi seis millones de pequeños y medianos productores esperanzados en su rescate.
La idea, describe el doctor Villalobos, es sustentar una visión más productiva y responsable sobre todo en la cuestión ambiental, que no excluya a tipos de productores y prácticas agrícolas que las hay muy distintas en el país, debido a las distintas orografías, climas y gente.
Se acompañará a jóvenes campesinos con becas, se impulsará a las agroindustria y habrá de acentuarse el valor agregado a lo que se produce; la asistencia técnica, aplicación de innovaciones tecnológicas, precios de garantía justos a los campesinos; créditos, seguros y oportunidades de comercialización.
Hay buena infraestructura, considera el doctor Villalobos, en cuanto a la captura de sardina y atún que hoy día son fuentes importantes de proteína para la gente con menos ingresos.
Desarrollar la acuacultura será prioridad en este ramo productivo en el que se cultivan 120 mil hectáreas de agua dulce, además de que habrá trabajo en gran parte de los 11 mil kilómetros de litorales que tiene el país.
Durante la entrevista, el doctor Víctor Manuel Villalobos adelanta que el agua de uso agrícola volverá a ser sectorizada en la SAGARPA, que de 1974 a 1994 se llamó Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos.
Sobre la llamada descentralización informa que la dependencia tendrá una base en el sur del Estado de Sonora, una región que es altamente productiva.
Y en cuanto a la pregunta obligada con respecto a los transgénicos, sostiene que no se hará uso de ellos en la agricultura mexicana, que no tiene ni ha tenido relación con ninguna empresa trasnacional “y que el país cuenta con un arsenal de semilla mejorada convencional”.
Será interesante ver en la realidad que el Gobierno que inicia el 1º de Diciembre próximo, logre reactivar el campo, ¿no cree usted?//Salud