ALFIL NEGRO

708
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Júzgame, oh Señor, porque tu misericordia está delante de mis ojos y ando en tu verdad (Salmos 6:1-3)

Todos Derechitos
Oscar D. Ballinas Lezama

Las huestes estatales que triunfaron en el pasado proceso electoral, liderados por Rutilio Escandón Cadenas, se preparan para tomar posesión de los cargos que tendrán en la nueva administración en Chiapas, advertidos por el Gobernador electo de que tendrán que trabajar con mucha responsabilidad, ética y compromiso.
El ex ‘centinela de la casa de la justicia chiapaneca’ les explicó que la amplia participación del pueblo en las urnas representa el mandato claro de la sociedad para llevar a cabo los cambios propuestos, destacando la construcción de un nuevo sistema de gobierno con base en una identidad ciudadana.
“Ahora ha llegado el tiempo de materializar todo lo que expresamos en el discurso, con el propósito de lograr el cambio de fondo que Chiapas necesita”, enfatizó el hombre que gobernará en Chiapas después del 8 de Diciembre del presente año.
Insistió en que además del trabajo a que se han comprometido, deberá destacar la honestidad, la austeridad y la transparencia en el gobierno que presidirá en el nuevo sexenio, ”se acabará con el burocratismo, tampoco se tolerarán las viejas prácticas del nepotismo y tráfico de influencias; esto se acabó, en este gobierno se va aplicar la ley a quien la infrinja, no nos atontemos, actuemos con libertad, pero bajo principios”, advirtió Escandón Cadenas.
Ni para dónde hacerse, quienes integrarán la nueva administración estatal están advertidos y sobre aviso no hay engaños, quien se quiera pasar de listo pagará las consecuencias y conociendo la personalidad de Rutilio Escandón Cadenas, un hombre sencillo en su trato, pero muy profesional y de probada honestidad, nadie puede dudar que esté jugando al leerle la cartilla a mujeres y hombres que conformarán su equipo de trabajo.
En otros temas, la inseguridad galopante que se vive en todo el país, empieza a consumir también los municipios de esta frontera porosa del sur de México; los analistas especialistas en leyes coinciden en que parte del aumento de la delincuencia se debe al nuevo sistema de justicia que se impuso y ha dado impunidad a los transgresores de la ley.
Las autoridades se han visto rebasadas por el crimen organizado, creándose un escenario de indefensión dentro de la sociedad que ya no mira lo duro, sino lo tupido de la violencia que afecta a familias enteras, al grado de que la ciudadanía empieza a conformar grupos de autodefensas, aún cuando las autoridades no les permiten armarse para que el pueblo se defienda solo.
Productores del Soconusco están atemorizados ante la falta de seguridad, consideran que la situación ya es grave y tiene rato que los focos rojos están encendidos; para nadie es secreto que la delincuencia le está pegando duro al comercio establecido, según lo han manifestado dirigentes de la Canaco y Canacintra en la costa chiapaneca.
Algo se tiene que hacer, afirman los denunciantes, para limpiar de tantos malandracos los municipios costeños, sobre todo en los más cercanos a la frontera con Guatemala, desde Huixtla hasta Suchiate, éste último convertido en la ‘Tijuanita del sur’, donde la ley y el orden son letra muerta; de todas las corporaciones policiacas no se hace una, se han visto inútiles para detener al crimen organizado.
Ante este panorama, se dificultará echar andar proyectos como el de la Zona Económica Especial y el del Geoparque en la zona del volcán del Tacaná; de ahí la importancia de que tanto el Gobierno Federal, el Estatal y los Municipales, echen toda la carne al asador atajando la delincuencia.
La sociedad mexicana debe ser más participativa en los proyectos gubernamentales como lo ha sido cuando juega la selección de futbol; mientras esté callada y dejando solo a los Gobiernos para que resuelvan todos los problemas, difícilmente se va a salir del empantanamiento político, económico y social; bien decía Martín Luther King Junior, ”no me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos; lo que más me preocupa es el silencio de los buenos”.