ALFIL NEGRO

522
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
Enroques políticos
“Tantos brincos, cuando el suelo está parejo” (Refrán)

Mientras los costos de las gasolinas, gas y la energía eléctrica sigan aumentando basados en la ley de la oferta y la demanda, algunos ciudadanos critican que Manuel Velasco Coello, haga un esfuerzo por concluir su mandato como gobernador de Chiapas.
De entrada, el ‘Güero Velasco’ solo ha ejercido el derecho a solicitar licencia en un cargo popular, que conforme a las leyes de México no se le puede negar, ni a él, ni a nadie que estuviera en sus mismas condiciones, conforme al artículo 125 de la Constitución Mexicana.
La Carta Magna es explícita en su contenido, al señalar que efectivamente un individuo no puede desempeñar a la vez dos cargos federales de elección popular, ‘pero el nombrado puede elegir entre ambos cargos el que quiera desempeñar’. Más claro, ni el agua. Aunque muchas personas se apasionan y protestan que el ejecutivo estatal regrese a concluir su mandato como gobernante, amparado en una licencia sin goce de sueldo en su futuro encargo de Senador de la República.
Velasco Coello solamente está actuando bajo una legislación que autoriza a cualquier ciudadano mexicano, hacer valer ese derecho que tiene; de ahí que los legisladores de la Cámara de Senadores sólo actuaron conforme a esa justa petición, la cual de no ser del agrado de algunos ciudadanos, eso ya es otro cantar.
De la misma manera actuó el Congreso Local de Chiapas, que hace días concedió licencia indefinida al gobernador en turno, nombrando un interino mientras decidían en tiempo y forma quién sustituiría a Manuel Velasco Coello, en caso de que éste ya no regresara o lo hiciera sin llenar los requisitos de ley, dándole 10 días hábiles para que tomara una decisión.
Al solicitar licencia como senador, Velasco Coello, quedó en condiciones de regresar como gobernador sustituto, aunque parezca un galimatías, el proceso selectivo es válido y fundamentado en la Constitución Mexicana y la de Chiapas, le guste o no a quienes critican el procedimiento.
Sin embargo, más allá de alguna inconformidad que haya levantado el enroque poco ortodoxo en el ajedrez político de Chiapas, lo que verdaderamente debería preocupar a la sociedad mexicana, son los problemas que están dejando la administración federal y algunas estatales.
Algo en que debería prestar más atención la sociedad mexicana, es el alza incontrolable de los precios de las gasolinas, que como motor de la economía mexicana está llevando al despeñadero económico a esta sociedad; se espera que la nueva administración federal ‘agarre el toro por los cuernos’ y logre detener el abuso de los empresarios gasolineros.
Otro asunto que debería realmente interesar a la sociedad mexicana, es la denuncia de miles de damnificados por los terremotos de ‘septiembre negro’ el año pasado, quienes aseguran haber sido engañados por las autoridades que manejaron o administraron la ayuda que por en esos casos la federación está obligada a dar a las víctimas, amén de los miles de millones de pesos que la comunidad internacional envió para aquellos que perdieron sus casas y otros bienes.
Nadie olvida que los días 7 y 19 de septiembre del 2017, se convirtieron en una pesadilla para miles de personas que sufrieron los estragos de los dos terremotos, perdiendo no solamente sus pertenencias y viviendas, sino la vida de sus familiares; el Gobierno Federal habló de echar a andar diversos programas de ayuda y prometió cumplirlos a la brevedad posible; sin embargo, ya ha pasado un año sin que esa ayuda llegue completa a los que la necesitan.
Chiapas, Oaxaca, la Ciudad de México, Puebla, Guerrero, Quintana Roo, Tlaxcala, fueron las entidades más perjudicadas por el fenómeno natural que derrumbó casas, escuelas, hospitales, y alcaldías; hasta ahora, siguen sentados esperando el apoyo que iban a entregarles a través de Sedatu, Bansefi y gobiernos municipales, quienes terminaron echándose la bolita en la desaparición de cientos de millones de pesos, que debieron entregar a los damnificados de esos terremotos.
Los afectados en Chiapas por este fenómeno natural, ha renacido la esperanza de que esa ayuda les llegue por completo, el gobernador electo, Rutilio Escandón Cadenas, se ha comprometido a estar pendiente de la forma transparente en que se manejen los recursos para casos de desastres naturales, así lo dijo, al reunirse con integrantes de la red nacional de organismos civiles de derechos humanos.
Escandón Cadenas, afirmó que el siguiente gobierno que encabezará va a trabajar intensamente en la reconstrucción, “habrá justicia para todos, los recursos públicos tienen que aplicarse bien, son derechos de los chiapanecos y hay que hacerlos valer, los daños del sismo del año pasado tienen que atenderse, mi gobierno va estar ocupado en que las familias damnificadas recuperen lo que perdieron”, abundó.