OPINIÓN PÚBLICA

486
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

Sismos y Lluvias
Gonzalo Egremy

*Ningún aparato inventado, hasta hoy, y nadie puede pronosticar hora, fecha, lugar y magnitud de sismos; los anuncios sólo causan más temor.

*La coincidencia es que en el presente mes, al menos en los últimos años, se han registrado muchos más movimientos telúricos.

Ayer de nuevo, temprano, la naturaleza “columpió” a esta región con un sismo de 4.7 grados, con epicentro a 57 kilómetros al suroeste de Huixtla.
Horas después, el vecino Estado de Oaxaca también fue “hamaqueado” por un fuerte temblor de 5 grados en la escala de Richter.
Según el medio digital Forbes, “México es un amplio laboratorio sismológico¸.
Tan sólo en los últimos 12 años (hasta el 2015), el Servicio Sismológico Nacional reportó 16,540 sismos en la República Mexicana con magnitud igual o superior a 3.5 grados en escala de Richter.
Es decir, que en este país se registran casi cuatro sismos por día dentro de ese rango de magnitud.
Así lo revela Víctor Manuel Cruz Atienza, investigador del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en su libro “Los Sismos. Una amenaza cotidiana”.
De acuerdo con datos publicados por el especialista, en México los sismos no se distribuyen de manera homogénea, pues hay regiones en que las características del suelo no permiten que ocurran fenómenos naturales, en comparación con Guerrero, Oaxaca y Chiapas, en donde ocurren aproximadamente 80 por ciento de los terremotos.
Nuestra entidad, concretamente esta región de la Costa-Soconusco, ha sido escenario de los epicentros de temblores de gran magnitud.
Recordemos el de la mañana del 7 de Julio del 2014 que dejó un saldo de al menos tres personas muertas y miles de viviendas, escuelas y demás infraestructura dañada parcial o totalmente.
Igual pasó con el del 7 de Septiembre del año pasado, el cual devastó muchísimas más casas-habitación y escuelas, que aún hoy no están reparadas ni los damnificados atendidos.
Y es que los sismos de diversas magnitudes y duración, así como las lluvias se siguen registrando en esta región, causando afectaciones.
Los avances tecnológicos en los teléfonos celulares que todo mundo trae, hacen que la información sobre los fenómenos naturales y sociales “corran a la velocidad de la luz”.
Tecleamos que “…ni bien ha terminado un sismo, cuando los teléfonos celulares empiezan a ‘sonar’ con los mensajes de whatsapp, reportando el fenómeno y hasta la información del Servicios Sismológico Nacional y fotografías”.
La comunicación masiva a través de ese medio, al menos para los casos de sismos y lluvias, es aplaudible y beneficioso porque tranquiliza a los familiares de qué nada malo le ha ocurrido a sus parientes.
Afortunadamente, la mayoría de temblores (miles) en esta región, aun cuando se han registrado seguidos, no han causado desgracias personales ni materiales; a excepción del 7 de Julio 2014 y del 7 de Septiembre 2017.
Casi no existe una zona en el mundo en donde no se haya registrado un sismo con fatales y funestas consecuencias para la vida y en lo material.
Los últimos terremotos más devastadores han sido es Nepal, Japón, Haití, Turquía, Chile, Perú, Ecuador, Colombia, Filipinas, Indonesia y la India.
Y la capital de nuestro país, México, en 1985 y con menor magnitud, en la misma fecha, 19 de Septiembre del año pasado.
El de 1985 devastó la Ciudad de México con la destrucción de sinnúmeros de edificios y viviendas y miles de muertos.
De acuerdo con autoridades de México y Guatemala, en la zona de epicentros de los últimos temblores, convergen dos placas geológicas.
Instituciones de estudios sismológicos, Universidades y Protección Civil, han instalado aparatos en Ciudad Hidalgo y en Unión Juárez, para el análisis de los epicentros e intensidades de los temblores.
Como todo fenómeno natural que afecta y daña la vida y el patrimonio, los sismos provocan temor entre la colectividad.
Es difícil para el hombre no sentir miedo a la “furia” de la naturaleza, sin embargo, siempre surge la solidaridad y fraternidad en momentos críticos.
Y a la par de los sismos, la temporada de lluvias se desarrolla en toda la zona de la Costa-Soconusco, e inclusive en otras regiones del Estado como ocurrió en Tuxtla, en donde ocasionó daños materiales.
Y es que en Tapachula y en gran parte de la región, así como en otros lugares de Chiapas, ha llovido fuerte y con mucho viento.
Todas las oficinas relacionadas con los servicios meteorológicos, del agua, de salud, de seguridad, de rescate y emergencias, se encuentran en estado de alerta por la presente temporada de lluvias y ciclones.
Entre los constantes sismos, lluvias, el “Mar de Fondo” y las cenizas de volcanes en actividad, como los de Guatemala, es lógico que el temor se generalice, porque el miedo a las consecuencias de lo desconocido está en nuestra naturaleza humana, ¿no cree usted?//Salud.