ALFIL NEGRO

527
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Apoyo al Turismo
Oscar D. Ballinas Lezama

“Tendremos un presidente visionario con Chiapas y México”, dijo el gobernador electo Rutilio Escandón Cadenas, al referirse a Andrés Manuel López Obrador, como el hombre visionario que impulsará la transformación del país.
En el marco de la reunión de trabajo que sostuvieron para valorar el proyecto del tren maya, el cual unirá las principales zonas arqueológicas de Tabasco, Yucatán, Campeche, Quintana Roo y Chiapas, el Gobernador Electo añadió que esta obra cambiará el rostro del sureste y atenderá un justo reclamo de empleos en esta región de la nación azteca.
Con la presencia de los Gobernadores del sursureste y López Obrador, se establecieron compromisos para desarrollar una estrategia conjunta en el desarrollo económico y social de esta región, donde se busca aprovechar las potencialidades para el turismo.
Escandón Cadenas reconoció que Palenque es una de las zonas arqueológicas de gran relevancia en el país, que registra gran afluencia del turismo nacional e internacional, destacando lugares como el Templo de las Inscripciones, el Gran Palacio, el Juego de Pelota, entre otros atractivos naturales para los visitantes.
Finalmente, el Gobernador Electo apuntó: ”Nunca como ahora, el medio ambiente y la riqueza natural del Estado deben ser consideradas como palancas de desarrollo humano, sin olvidar el compromiso de sus habitantes de conservar los ecosistemas terrestres, hídricos y climáticos para las nuevas generaciones”.
Por su parte, los soconusquenses también esperan que el Gobierno de López Obrador, voltee los ojos hacia esta zona fronteriza en donde los gobiernos que han desfilado por Los Pinos, dejaron pendientes la construcción de un canal intercostero entre Tapachula y Tonalá, con una zona esteárica cubierta de manglares, sin embargo, la Federación lo echó en el saco roto del olvido.
La Ruta del Café también sigue pendiente, ya que sus caminos son muy difíciles para llegar a los lugares más hermosos del Soconusco, al igual que en la Sierra del Porvenir, llena de maravillosos paisajes; el litoral de Mazatán a Las Palmas, Palmarcito, Solo Dios, Agua Tendida, Manguito, Puente Duro, Cabeza de Toro y Boca del Cielo, por mencionar unos cuantos lugares de la zona soconusquense, tendrán que darle a sus carreteras una ‘manita de gato’.
Se espera que con la nueva administración federal los encargados del turismo nacional volteen el rostro hacia el Soconusco, en donde los que viven de la industria sin chimeneas hacen verdaderos esfuerzos para atraer a los turistas nacionales e internacionales, pero la falta de rehabilitación de las carreteras federales es uno de los problemas que enfrentan.
Gobierno y sociedad deberán trabajar fuertemente para, de verdad, impulsar el turismo en el Soconusco, no se trata solamente de engañar al turismo atrayéndolo y ofreciéndole un servicio de dudosa calidad, porque el cliente cuando lo comprueba ya no regresa, es mejor trabajar para tener una infraestructura adecuada, que brinde una buena diversión y seguridad al visitante, sin espejismos que sólo busquen obtener ganancias pasajeras a quienes tratan de sobrevivir con este trabajo.
Tuxtla Chico, Cacahoatán, Unión Juárez, Tapachula y la zona alta de éste municipio, serían ideales para fomentar un turismo que no sea ya ‘de pisa y corre’, sino uno permanente que deje ganancias a hoteleros, restauranteros, transportistas y otros lugares de distracción sana; pero la Federación tendrá que invertir más infraestructura carretera y en la seguridad de esta zona de la frontera sur.
Los turistas necesitan pasear en lugares no contaminados, seguros, limpios, con alimentos, bebidas y espectáculos de calidad e higiénicos; donde no sean defraudados bajo el engaño de una atención o un servicio, por el que se les cobra un ‘ojo de la cara’ a sabiendas que no lo vale.
Quienes estén inmersos en el turismo local deberán trabajar arduamente bajo un esquema de honestidad, ofreciendo al cliente lo que en verdad puede darle, empezando por un trato cordial, cuidando su integridad física y vigilando que no sean extorsionados por civiles o las autoridades, que finalmente son quienes ahuyentan a los visitantes.