ALFIL NEGRO

613
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Viva México
Oscar D. Ballinas Lezama

Llegaron las fiestas septembrinas y el pueblo eufórico ya está listo para el grito de viva México, recordando a los héroes que nos dieron patria; buscando en el bullicio de los cohetes y el sonido de las campanas, olvidar los grandes problemas por los cuales atraviesa la sociedad.
De espíritu globero, futbolero y patriotero, los mexicanos se aferran a sus tradiciones y culturas, aprovechando que muchos de sus hombres y mujeres hicieron su propia historia; la que año con año la recuerdan y festejan del 13 al 15 de Septiembre como Miguel Hidalgo y Costilla, Vicente Guerrero, Leona Vicario y José María Morelos, entre otros.
Indudablemente que desde pequeños los niños eran aleccionados por sus maestros, sobre esos héroes de la patria a los que nos pintaron como súper hombres o súper mujeres, sin embargo, conforme el tiempo pasó surgieron algunos investigadores que al parecer desentrañaron ‘la verdad desconocida’ de esos héroes.
El escritor tapachulteco, Gabriel Aguiar Ortega, ha sido uno de los pocos historiadores que han hecho público a través de sus obras literarias, la otra cara de la moneda en cuanto a la vida que según él, llevaban estos personajes por los que en estas fechas septembrinas todo mundo en México ‘tira la casa por la ventana’ con sus festejos.
Aguiar Ortega manifestó en entrevista exclusiva para EL ORBE, ”nos pintaron a Hidalgo y Morelos como lo que fueron, héroes grandiosos que lucharon hasta la muerte por defender a México, pero nunca nos dijeron que tuvieron mujer e hijos; afortunadamente la historia y los investigadores no son estáticos; tarde o temprano la luz de la verdad alumbra los rincones más oscuros y se conoce lo que permanece escondido”.
Mencionó que en su libro de ensayos ‘la verdad desconocida de los héroes de la patria’, busca que sea un parteaguas literario con la intención de ser útil a quienes gustan de encontrarse con la realidad, por cruda que ésta sea es necesario conocer también la parte oscura de la historia.
“Las razones no las sabemos, pero entendemos que se trataba de informar solamente lo bueno de los acontecimientos a conveniencia de los tiempos que México vivía; afortunadamente el mundo cambió y en el México de hoy, es saludable enterarnos de situaciones que en los pasillos se susurran o se esconden con letra pequeña en algunos libros”, afirmó Aguiar Ortega.
Luego apuntó: ”No es mi intención difamar, minimizar u opacar los actos heroicos o admirados de esos héroes mexicanos, ellos pueden seguir siendo idolatrados, grandes y amados, sólo que más humanos; qué importancia puede tener que Miguel Gregorio Antonio Ignacio Hidalgo y Costilla (el verdadero nombre del cura Hidalgo), procreara dos hijos con su concubina Manuela Ramos Pichardo y otros dos con la artista de aquel tiempo, Josefa Quintana” .
Sin embargo, la figura de Hidalgo es grande ante nuestros ojos, nada puede quitarle el mérito de haberse rebelado contra un imperio y haber sido el principal motor que desgastara a la corona española en América, añadió el entrevistado.
Luego, contó que la figura del Cura Hidalgo es más grande cuando lo imaginan hincado frente a la figura de Jesús, con lágrimas en los ojos pidiéndole perdón por los errores cometidos, rogándole que le protegiera en la lucha que iba a iniciar, explicó el escritor y maestro de primaria jubilado.
Indudablemente que existen otros puntos de vista de historiadores y escritores, que han investigado ese pasaje histórico de México y lo han grabado en la mente de cada mexicano, que siempre ha estado ansioso de un héroe o mesías que venga a salvarlo de los tiempos del hambre, la violencia, la corrupción, los abusos de los más fuertes, de la pobreza de millones de personas de este país, de los gasolinazos y cobros exagerados en recibos de la luz, así como en productos y servicios.
Hoy, más de 80 millones de mexicanos están esperanzados en ser salvados por los hombres y mujeres que viendo la desesperanza en ellos, les han prometido la cuarta transformación de este país; ojalá que esa voluntad y deseo de los nuevos gobernantes se convierta en realidad, porque los mexicanos ya no quieren héroes de papel sino de carne y hueso.
Hombres y mujeres que en verdad luchen por ayudar a los que menos tienen, a los abusados, a los explotados con gasolinazos, con recibos de luz sumamente caros, con la inseguridad, con la violencia, con la falta de trabajo, con la falta de viviendas, con la falta de educación y salud, para que también ellos puedan gritar a pecho abierto sin la necesidad de tomarse un tequila, ¡Viva México!