ALFIL NEGRO

453
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Llueve y Tiembla
Oscar D. Ballinas Lezama

El mal tiempo sigue prevaleciendo en México y otras partes del planeta, los temblores, tsunamis y huracanes continúan sembrando muerte y destrucción, sin que haya poder humano que pueda controlarlos.
Para nadie es secreto que los desastres naturales arrasan la Tierra; aumentan las erupciones de volcanes, el número de huracanes y terremotos; la deforestación está provocando el cambio climático, hay fríos terribles y calores infernales, como si estuviéramos viviendo el principio del fin.
Los científicos no quitan el dedo del renglón al mencionar que estos cambios drásticos de la naturaleza son causados por el calentamiento global provocado por los mismos seres humanos; hablan de que años atrás estos fenómenos naturales ya existían, sin embargo, reconocen que no aparecían en forma tan continua ni con tanta fuerza.
En la Antártida, los glaciares se están derritiendo, se ha elevado la temperatura en el planeta, aparecen agujeros, grietas y deslaves extraños en diversas partes; por si fuera poco, los taladores de árboles siguen deforestando millones de hectáreas sembradas con árboles maderables.
La contaminación de los ríos, mares y casi todos los mantos freáticos están exterminando el agua para consumir y matando la fauna en tierra y mar; en forma increíble los huracanes están desplazando o matando a miles de personas, sucediendo lo mismo con los terremotos y tsunamis.
Ayer, en el inicio de la tarde, cuando en Tapachula caía una cerrada tormenta, sus habitantes sintieron el hamaqueo provocado por un sismo de 5.4 grados con epicentro en Ciudad Hidalgo; mientras otro de 3.5 sacudió Pinotepa, Oaxaca; las alarmas sísmicas brillaron por su ausencia y la gente sufrió durante varios minutos los calambres del miedo.
En varios Estados de la República las tormentas están causando muchas inundaciones, destruyendo viviendas y cosechas completas que han llevado a la ruina económica a los hombres del campo; otras personas han corrido con menos suerte porque perdieron la vida al ahogarse cuando fueron arrastradas por las fuertes corrientes de agua.
En Estados Unidos los huracanes están destruyendo Estados completos, la gente es sacada de sus casas y trasladadas a los albergues, la situación se ha tornado apocalíptica y aún así, nadie quiere hincarse para pedir la misericordia de Dios; la arrogancia parece haberse apoderado de muchos seres humanos.
En otras cosas, ayer estuvo de gira por algunos municipios de la frontera sur en la costa chiapaneca, el gobernador Manuel Velasco Coello, quien sigue trabajando a ‘toda máquina’, y en los últimos días de su administración continúa entregando apoyos y obras públicas.
Mientras tanto, Rutilio Escandón Cadenas, gobernador electo, se prepara con su equipo de trabajo con ímpetu y en coordinación con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, con quien asegura el chiapaneco, marcharán unidos con el objetivo de combatir la pobreza; asegura que una de las vertientes para lograr este fin será la generación de 80 mil empleos permanentes que se requieren en el campo, el cual ha sido abandonado desde hace casi tres décadas, afirmó el próximo Ejecutivo Estatal.
Explicó que con la siembra de 200 hectáreas de árboles frutales y maderables impulsarán el bienestar social y se protegerá el medio ambiente, así como podrán recapitalizar la economía local; esto, al amparo de programas democráticos e incluyentes que darán viabilidad económica al Estado, generando con el trabajo crecimiento, desarrollo y el rescate del campo.
“Los chiapanecos estamos muy entusiasmados porque tendremos beneficios en regiones que por décadas, han sido excluidas por muchos Gobiernos; el presidente Andrés Manuel López Obrador sabe que necesitamos de estas acciones y estoy seguro nos brindará la ayuda necesaria”, dijo Escandón Cadenas.