EL QUINTO PODER DE MEXICO

616
EL QUINTO PODER DE MEXICO
EL QUINTO PODER DE MEXICO

¡México no va a Poder Solo!
Ernesto L. Quinteros

Se encendieron las alertas de organismos de seguridad a nivel internacional como la Interpol y los sistemas de seguridad e inteligencia de los Estados Unidos, después de que confirmaran que hay grupos criminales infiltrados en las caravanas de migrantes.
Para el Gobierno Federal de México es ya un tema de “seguridad nacional”, que en el inicio de este fenómeno se había mostrado apático al no darle la importancia necesaria, hoy empezará a sufrir las consecuencias de esta falta de atención a profundidad.
Si bien los Gobiernos de los países centroamericanos tienen la mayor parte de la responsabilidad del éxodo migratorio, el Gobierno de México tampoco puede mantenerse indiferente a lo que sucede, porque es de los más afectados en este tema.
Esa indiferencia que le comento va en el sentido de no atender “las verdaderas causas y efectos” de este fenómeno migratorio en coordinación con los Gobiernos expulsores de población a los que debe involucrar.
La información proporcionada por algunas corporaciones de seguridad del Gobierno Federal, en donde se ha detectado la infiltración de grupos de la delincuencia organizada de Centroamérica, pandillas y organizaciones criminales dedicadas a delitos graves como el tráfico de humanos, incluso menores de edad y bebés, trata de blancas, narcotráfico, entre otras actividades delincuenciales, en las caravanas de los migrantes, tomó otras aristas de las “causas y efectos del enorme desplazamiento poblacional centroamericano”.
Por eso este tema es de urgente atención, es de seguridad nacional para nuestro país, en donde el Gobierno Federal saliente, así como el entrante, tienen la responsabilidad de convocar y hacer un llamado de “emergencia humanitaria” a los países de Centroamérica, a los propios Estados Unidos y a la Organización de Naciones Unidas, porque solo no va a poder enfrentar el problema.
Hoy, los grupos criminales infiltrados en las caravanas son los que más se aprovechan de la pobreza y miseria de miles de familias centroamericanas, pero también hay intereses políticos.
Dar atención y asilo a los migrantes salvadoreños que ahora están llegando a territorio nacional, bien documentados y con familias enteras en busca de mejores condiciones de vida, es apenas el inicio de un enorme tsunami de migrantes que en las próximas semanas podrían seguir llegando a México.
Como bien se lo hemos comentado en otras ocasiones, el tema es complejo y la atención debería de ser en la misma medida.
El desplazamiento poblacional de Centroamérica acarreará una diversidad de complicaciones públicas de salud, educación, vivienda, económicos, empleo, y, por supuesto, de “Seguridad Pública”, por mencionar algunos inconvenientes.
Todas esas familias, mujeres, niños, ancianos y jóvenes necesitarán una atención integral, y todo eso se traduce en presupuesto, o sea, recursos económicos, y no hay.
Ante la apatía e indiferencia del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para atender las verdaderas causas de este fenómeno migratorio, y del que está sacando raja política, México y su Gobierno tienen la gran oportunidad de asumir una actitud de liderazgo en América Latina y el mundo, y convocar a la comunidad internacional y a Naciones Unidas para ir dando solución al problema, y no seguir alentando la migración. Esto se tiene que empezar a visualizar de fondo, atendiendo las verdaderas causas de la migración.
De no hacerlo se corre el riesgo de que el problema se acrecenté, y de crisis humanitaria se podría tornar en una “catástrofe humanitaria”.
Si el Gobierno de México se queda con el discurso de dar refugio y asilo, ofreciendo empleo a las familias centroamericanas, el problema se les saldrá de las manos. Porque este éxodo continúa. La pregunta es ¿cuánta capacidad de atención tiene el Gobierno mexicano?
Por eso “urge convocar y exigir mayor atención internacional al fenómeno migratorio y el éxodo de miles de familias centroamericanas”, en donde también se tiene que exigir la participación de los Estados Unidos, porque son los principales responsables de empobrecer a estos pueblos, explotando sus recursos naturales e instalando cientos de empresas capitalistas y monopolios que exprimen los recursos locales y luego desaparecen.
Aún hay tiempo de atender esta crisis humanitaria. Pero solito México no va a poder, es imprescindible la participación internacional.
Por hoy, ahí la dejamos, nos leemos mañana. ¡Ánimo!
Comentarios y denuncias: [email protected]
Visita: www.elorbe.com.mx