ALFIL NEGRO

187
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Cuando estas cosas empiecen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca”. (Lucas 21:28)

Luna de Sangre
Oscar D. Ballinas Lezama

Hoy por la noche, millones de personas que observen el cielo podrán contemplar uno de los fenómenos astronómicos más espectaculares en la historia de la humanidad; un eclipse total teñirá de un color rojo como la sangre a la luna, conforme a los últimos informes de la NASA.
El momento más interesante del eclipse conocido como: ‘la súper luna de sangre o de lobos’, se observará mejor entre las 22 y 23 horas en México, sin embargo, en las instalaciones del Planetario del Colegio de Bachilleres de Tapachula, los potentes telescopios estarán enfocados hacia el cielo, desde las 21 horas.
Los científicos explican que la luna pasará por dos fases especiales, conformadas por una ‘superluna’ y una ‘luna de sangre’, por lo que se le verá aparecer y desaparecer; cuando entre en la sombra más oscura de la Tierra será el momento en que tome un tono rojizo intenso, sin permanecer oculta.
Este fenómeno que los científicos llaman natural no pasaba desde hace 152 años; se da cuando la luna se acerca 10 por ciento más a la superficie del planeta Tierra y quedan alineados con el sol, se afirma que será uno de los espectáculos más raros que se hayan visto dentro de la astronomía.
Los científicos de la NASA afirman que se podrá apreciar sin problemas a diferencia de lo que pasa muchas veces con los eclipses solares, es claro que también los espectadores deberán tener suerte de contar con un cielo despejado para poder disfrutar los momentos en que la luna pierde por completo su luz.
Se considera que el fenómeno iniciará al filo de las 21:35, es cuando la luna se calcula que va a moverse de su derecha hacia la izquierda atravesando la sombra de la Tierra; siendo aproximadamente las 22:30, se iniciará el eclipse parcial, y al filo de las 23:30 será completo.
Los estudiosos de la Biblia aseguran que conforme a lo que escrito está en el libro sagrado, no puede significar la venida de algo bueno y por eso le llaman ‘luna de sangre’, que bíblicamente significa el inicio del fin del mundo.
Para nadie que haya leído la Biblia será secreto que, entre las profecías ahí anunciadas, plantean una serie de eventos que ocurrirán antes, durante y después que el día del Señor inicie; y mencionan como antecedente el libro de Joel 2:30, donde se profetiza: ”El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día del Señor, grande y terrible”.
Buscando dejar más claro lo que se profetiza e en las Santas Escrituras, mencionan el libro de Apocalipsis 6:12-17: “Miré cuando se abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de luto, y la luna se volvió toda roja, como sangre, y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra…y todo monte y toda isla se removió de su lugar”.
Coincidencia o cumplimiento de las profecías, en las últimas décadas la humanidad parece estar llena de angustia y la gente cada vez más confundida; no vayamos tan lejos, luego del eclipse solar que en el 2017 oscureció gran parte del planeta, se desató la furia de la naturaleza y brotaron del viento y el mar terribles huracanes que causaron muerte y destrucción, sobre todo en Estados Unidos y México; siendo la nación azteca que luego volvería a saber del lloro y crujir de dientes, luego de la pesadilla de otros septiembres negros (en el 2018, el mismo mes y día los mexicanos vieron la muerte bailando en varias de sus ciudades, sobre todo en la capital del país, Pueblo, Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Chiapas), todo fue dolor y desolación.
Las noticias más recientes anuncian el aumento de la violencia y la maldad en el mundo, así como del regreso de muchas enfermedades que terribles; los ataques terroristas aumentan en Europa, en África cada vez hay más muertos contagiados de sida y ébola; en Siria, recientemente murieron una gran cantidad de niños que no soportaron las bajas temperaturas; en Australia, las temperaturas subieron hasta 50 grados centígrados y pusieron en estado de alerta a sus habitantes.
Esto, sin contar los crímenes que asesinos desalmados causan en México, para no viajar tan lejos, desaparición de miles de personas, como el caso Ayotzinapa y otros; o lo recién sucedido en Hidalgo con la muerte y sufrimiento de decenas de heridos que robaban gasolina y fueron víctimas de una explosión del ducto que pincharon.
El éxodo de centroamericanos, africanos, cubanos, etcétera que buscan llegar al país que los cristianos comparan con ‘la gran ramera’, según la Biblia, la falta de fuentes de empleos que sigue generando pobreza y hambre entre millones de personas de todo el planeta, la tierra se está secando, el agua se ha contaminado, incluyendo la de los océanos, el amor de los seres humanos hacia sus semejantes continúa enfriándose; líderes evangélicos, católicos y de todas las religiones habidas y por haber, en su mayoría han hecho de la fe un mercado y al igual que los políticos, sólo buscan enriquecerse a costa de sus conciudadanos, falsos profetas que son como lobos vestidos de ovejas; una división feroz entre estos líderes que hablan del amor, la misericordia y no predican con el ejemplo.
“Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos. Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará”. (Mateo 24:5-6-7-8-11-12)
Esta mañana cada uno busque a Dios, ore o rece, según le acomode su búsqueda de Dios, sólo hágalo de corazón. En la noche nos vemos en el Planetario del Cobach para ver en el cielo algo de su grandeza.