ALFIL NEGRO

362
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Aumenta Tráfico de Ilegales
Oscar D. Ballinas Lezama

La frontera del sur de México se ha convertido en un punto neurálgico del tráfico de indocumentados, sin embargo, aunque parezca paradójico, el Instituto Nacional de Migración está buscando dar de baja a varias decenas de los agentes, encargados de resguardar la seguridad y el orden migratorio dentro del corredor de migrantes centroamericanos en el Soconusco.
La frontera porosa del sur de este país y la falta de agentes migratorios, dificulta el control de extranjeros indocumentados, que entran por caminos de extravío a territorio chiapaneco y apelan al nuevo ordenamiento presidencial, lo que les permite conseguir la protección humanitaria y no pueden ser tocados ni con el pétalo de una rosa, ya que además se han creado infinidad de organismos para defenderlos.
Trascendió que, en vez de apuntalar la vigilancia migratoria en la frontera con Guatemala, el INM contrató como gente de apoyo a un buen número de jóvenes que se encargan únicamente de registrar los datos de los migrantes y colocarle la pulsera de identificación, para que puede transitar sin ningún problema por territorio mexicano, pero no hacen labor de aseguramiento de extranjeros que ingresan de manera ilegal al país.
Para nadie es secreto que los pocos elementos del Instituto Nacional de Migración en Chiapas, no pueden con el paquete debido a que no son suficientes para ejercer una vigilancia y control sobre tantos cientos de kilómetros fronterizos con Centroamérica, provocando que diariamente crucen centenares de indocumentados guiados por ‘polleros profesionales’, que aprovechan el río revuelto para pasar toda la gente posible, existiendo la presunción que las víctimas pagan altas cantidades de dinero por ello.
La mayoría de los traficantes de indocumentados que operan en esta región fronteriza en Chiapas, aseguran que les vino como anillo al dedo el programa de ayuda humanitaria que les permite llevar a sus ‘pollos’ infiltrados en los grupos del éxodo centroamericano que reciben la ayuda humanitaria para entrar a México, ‘como Pedro por su casa’.
Los municipios de la Costa chiapaneca, así como de otras entidades por las que han caminado o pasado miles de migrantes al amparo de este nuevo programa humanitario, han resentido los efectos colaterales de un éxodo desordenado al principio, y medio organizado después; el costo socio económico de las caravanas de extranjeros ha impactado la débil economía de las entidades que han sufrido la contingencia migratoria, sobre todo en el norte del país en donde esas personas se han quedado varadas, al no poder ingresar a los Estados Unidos.
Representantes de las diversas Cámaras empresariales en la Costa chiapaneca, piden a la ONU que haga una investigación a fondo sobre los presuntos fondos económicos que se supone debieron haber entregado a los representantes en Tapachula de ACNUR, UNICEF y la OIM, que en estos casos se canalizan por su conducto para ayudar a los migrantes dentro del programa de desarrollo sustentable que tienen las Organizaciones Unidas.
Mencionaron que el verdadero reto para la Federación es la frontera sur por razones históricas de justicia, porque durante muchas décadas esta región se ha encontrado rezagada y olvidada, necesita gran ayuda para mejorar su inversión en la infraestructura y garantizar con ello el bienestar de los chiapanecos, sobre todo los que viven en la zona fronteriza con Guatemala.
Si bien el nuevo Tlatoani ha manifestado que este sexenio será del sureste del país, precisando que Chiapas y Tabasco serán prioridad y asegurando que los municipios afectados por la contención de la migración recibirán recursos especiales para que se repongan; aunque trascendió que hasta ahora quien ha puesto la ayuda humanitaria ha sido el Gobierno del Estado, mientras que los Alcaldes no quisieron entrarle al toro.
Los chiapanecos, a través del Gobierno del Estado o el Federal, deberían aprovechar esta contingencia de ayuda humanitaria para declarar esta entidad como zona de emergencia y lograr así que la ONU les apoye con un recurso económico especial; la zona fronteriza del Soconusco debe declararse en alerta migratoria.
Se sabe que hace unas semanas estuvo en la frontera con Guatemala un representante de la ONU que vino de ‘pisa y corre’, por lo que no tuvo tiempo de investigar a fondo lo que realmente está ocurriendo con los posibles recursos económicos que esa organización mundial entrega para estos casos a los representantes la UNICEF, ACNUR y OIM que están en Chiapas, y se concretó a decir que todo estaba bien, sin embargo, los migrantes siempre se quejaron por falta de comida y techos dignos, siendo gente de los pueblos costeños quienes les dieron ayuda humanitaria.
Se sabe que el próximo 22 de Febrero el Presidente podría llegar a Salto de Agua, aquí en Chiapas, para arrancar el programa ‘Bienestar’, que se cacaraquea va a funcionar en todo el país; ojalá que de paso ordene al titular del Instituto Nacional de Migración para que en vez de darle de baja a los Agentes de Migración, aumente su número y profesionalización para que sigan detectando a los traficantes de ilegales y los delincuentes infiltrados en las caravanas.