Polígrafo Político

484
Polígrafo Político
Polígrafo Político

Darinel Zacarías

Outsorcings y el Grupo de Laparra

“Goliat era un patán. David era un gigante (…) Casanova es el rey, Maquiavelo la ley”
Joaquín Sabina

En aquella administración de Huixtla 2011-2012 la premisa giraba en ¡Ganancias en abundancia! Así se manejó José Luis Laparra Calderón y su grupo de delincuentes, que una vez más le hacen comparsa en este 2018-2021.
Y si usted duda estimado lector, le narro quiénes conforman su administración y su maratónico historial en el servicio público, que a decir verdad, es bastante vergonzoso.
Pero el cinismo ellos se lo lavan con agua y jabón. Esbirros, acostumbrados a malversar y servir de cortejos a la hora de quebrantar y aplicar rapiña. Y saben que Huixtla es un botín acuoso.
El grupo lo conforman Miguel Ángel Arrazate, su excontralor en aquel 2011. Originario de Felipe Carrillo Puerto, con un historial en el coyotaje de humanos. Hoy, el primer Director de Servicios Públicos.
Pedro Alcázar Martínez, ex Chiapas Solidario y actual encargado del área de Regularización de la Tierra. Mientras que Connie Adriana Calvo Cruz es la esposa del Sigismundo Artemio Ruiz Sánchez, exregidor del PVEM y quién se encarga de malversar el recurso por instrucciones de Laparra Calderón desde el 2011 y actualmente.
José Gonzalo Rodríguez Méndez, exempleado de CAPUFE y exregidor de la administración pasada, es el segundo director de Servicios Públicos en Huixtla, según el organigrama municipal.
Francisco Javier Ávila Solís es el director de Salud. Exsíndico de Gustavo Cueto Villanueva, quién tiene observaciones pendientes por más de 30 millones de Pesos.
Otro alfil fuereño es Ángel Eduardo Jiménez Godínez, el prestanombres favorito de Laparra Calderón. Funge como Secretario Técnico y es pez gordo en esta mafia de poder de Huixtla.
En Seguridad Pública en teoría aparece un supuesto Sargento llamado Lucio García Campero, pero en operatividad el que mueve las piezas es Manuel Lazos Martínez, quién fue destituido en el Gobierno de Régulo Palomeque, por ser cabecilla saqueador de tiendas y comercios. Le hace segunda, un tal Didier Vilches. Sin menospreciar la comercialización de maderas preciosas, actividad ilícita de la que Laparra es cliente distinguido.
La magnitud con que operan estas personas y su habilidad para perpetrar estos robos descomunales a Huixtla, no tienen llenadera.
De aquel 2011 son 38 observaciones que obran en la Auditoría Superior del Estado de Chiapas. De ellas se desprenden las auditorias 056/2013 y 101/ 2012. La construcción y electrificación de la Avenida Central, fue reportada su edificación con un monto por encima de los 10 millones de Pesos.
Durante su administración José Luis Laparra Calderón destinó la obra pública a una red de empresas fantasmas, más de 100 millones de Pesos fueron a parar a sus bolsillos a través de deletéreas triangulaciones.
De eso Manuel Bautista tiene amplio conocimiento. Fue pieza clave para fraguar el desvío y la liberación de los jugosos cheques a los outsorcings. Él, se supone, está inhabilitado conjuntamente con otros pillos más de la actual administración de Huixtla.
Fueron seis empresas fantasmas las que, técnicamente, se robaron el dinero de los huixtlecos y que otra vez vuelven aparecer en el catálogo de José Luis Laparra. Por ahora son 9 los empleados de Huixtla que tienen sendas observaciones con la justicia.
Mañana les platico la otra parte de funcionarios entre los que destacan Bernardo Castañeda, el yerno consentido; Fernando Acosta Rincón, el de los camiones de basura; Cristian Gordillo y su tema de los laudos; Francisco Abelardo Domínguez y Sergio Rosalino.
Y la Feria y la paguita. Pero como dijo la Nana Goya ¡Esa es otra historia!
¿Quién dijo que tengo sed?