Polígrafo Político

196
Polígrafo Político
Polígrafo Político

Darinel Zacarías

Visita Aclaratoria

Pídele cuentas a la pura verdad, que no se pringa, que no tiene piedad; yo sólo traté de colgarme medallas que no gané.
Joaquín Sabina

El gobernador Rutilio Escandón Cadenas, visitó la extinta capital económica de Chiapas. El objetivo fue aclarar paradas y recordar quién es el que manda en la jungla.
Dejar muy en claro la liturgia Obradorista con la que se trabaja y frenar el bisbiseo desatado referente a la obra caminera hacia La Pita, en Tapachula.
Obra que bajo la licitación SOP-907005975-E5-2019 permitiría a constructores locales, edificar los trabajos de pavimentación con concreto hidráulico de la vialidad denominada “Antiguo camino a La Pita”.
Es una acción emprendida con recurso estatal. En su arenga, el Gobernador fue muy claro y enfatizó “mi gobierno va realizar todos los trabajos que sean necesarios y urgentes para comunicar a la sociedad, siempre apoyaremos las necesidades más sensibles del pueblo de Chiapas”.
Es una inversión de 60 millones de Pesos y beneficiará a 90 mil habitantes de Tapachula. Y el manejo será con lupa, por aquello de los “Bussines” a los que ya se acostumbró el edil de Tapachula, Oscar Gurría Penagos.
La sentencia del Gobernador parece que iba bien dirigido y sin tapujos, “se combate de frente el flagelo de la corrupción y de la impunidad, el presupuesto alcanza (…) no más obras superficiales, no más maquillaje y engañe al pueblo. No más simulación, queremos que el pueblo ejerza su presupuesto”.
El mandatario exhortó a los funcionarios de su gabinete y al pueblo, a que esta obra se haga con plena transparencia, sin tantos aspavientos, y sin despilfarrar recursos.
Esta obra de Gobierno Estatal, va permitir promover el empleo. Van a trabajar de manera directa muchos ciudadanos de colonias circunvecinas. Y lo mejor, va detonar el desarrollo de Tapachula.
Aclaró en su arenga que el dinero no es de grupos políticos. Es necesario que el pueblo sepa y tenga conocimiento en qué y dónde se está invirtiendo sus recursos. Es fomentar y promover una política transparente.
¡Que quede muy claro, vamos a destinar el recurso de manera honesta, ya se acabó aquel tiempo en el que gobernar era solo para presumir el poder!, pronunció.
Parece que el Gobernador venía a marcar su territorio y a clarificar acciones. No a confundir al pueblo ni a vanagloriarse con aciertos ajenos. Es sencillamente, decir las cosas tal cual es.
Un discurso directo, sin tapujos. Infalible y preciso, basado en el rito Obradorista. Reiteró, “Gobernar significa responsabilidad y obligación de hacer bien las cosas”.
Proveyó que nunca más un servidor público deberá gastarse el dinero del pueblo en lujos y parafernalias.
Y aquí fue, donde dice el refrán “La marrana torció el rabo” -Ya no más gobernantes como virreyes. Cero nepotismo, cero tráfico de influencias, toda la fuerza del Estado contra la corrupción. Promover un gobierno austero es responsabilidad de todos.
Puntualizó, “no más negocios oscuritos ni debajo de la mesa (…) el que falle será responsable de sus propios actos. Siempre manifestamos con el pueblo todo, sin el pueblo nada”.
Así que la peroración fue muy ¡no se anden colgando sombreros ajenos!
–¡¡Plop!!…
¿Quién dijo que tengo sed?