ALFIL NEGRO

395
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Una Lucha sin fin
Oscar D. Ballinas Lezama

Nada fácil ha resultado la tarea que se ha echado al hombro el presidente Andrés Manuel López Obrador, para tratar de acabar con la oscura noche de pobreza y corrupción que está viviendo mucha gente en este país tan lleno de incongruencias.
Son casi siete meses de tenaz lucha, con una vocación de decencia que espanta, del nuevo Gobierno que busca un cambio a través del proyecto presidencial denominado ‘Cuarta Transformación’; para nadie es secreto que algunos discursos presidenciales, en algunas ocasiones han chocado con las declaraciones de representantes del gabinete, siendo ahí donde la puerca tuerce el rabo y genera desconcierto en la sociedad azteca.
Los mexicanos se acostumbraron, en poco más de 70 años, a una forma de gobernar que fue catalogada como una dictadura disfrazada de democracia, con lo que se abusó de la buena fe y de los recursos públicos de quienes habitan esta nación; hasta llevarlos al hartazgo y que le apostaran todas sus esperanzas en una figura que ofreciera algo diferente, siendo así como se fijaron en el hijo pródigo de Macuspana Tabasco.
En el nuevo caminar del Gobierno Federal, todo mundo está opinando como le va en la feria y parece ser que, hasta ahora, los soconusquenses se consideran los más afectados con la política de frontera abierta, que por razones humanitarias se implementó varios meses en esta zona, en donde la inseguridad aumentó con la llegada de los migrantes perniciosos, trayendo algunos daños colaterales como la cancelación del proyecto para construir la Zona Económica Especial.
En su reciente visita al municipio de Tapachula, el presidente López Obrador, dio a conocer la donación de 30 millones de Dólares, que su Gobierno entregó a El Salvador, prometiéndole al presidente de ese país, otros 70 millones más para que los salvadoreños no tengan necesidad de migrar en busca de trabajo y utilizar el territorio mexicano para llegar a los Estados Unidos.
En cuanto al problema que representan los más de diez mil migrantes que se quedaron varados en los municipios costeños, se autorizó que los terrenos que se habían comprado para instalar la ZEE, sean utilizados en un programa de apoyo a migrantes denominado ‘sembrando vida’; consistente en la creación de varios viveros de plantas que serán utilizadas en otro programa forestal.
Con ello, el Gobierno Federal busca amalgamar un plan de desarrollo regional en el sureste de México y parte de Centroamérica, con el que los extranjeros que están en esta región chiapaneca encuentren fuentes de trabajo, recibiendo otros servicios básicos en los que se incluye salud, medicinas y más adelante podría dárseles viviendas y puedan recibir, además, servicios médicos y una forma de vida más digna.
El mandatario federal dio a conocer a través de su canciller de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, que el Gobierno mexicano otorgará no menos de cien millones de Dólares, que en forma inmediata entregaría 30 millones de Dólares al presidente de El Salvador, quedando pendientes 70 millones de Dólares, que al parecer repartirá entre las naciones de Guatemala y Honduras, con la finalidad de ayudarlos a detener la migración hacia México, para seguir su camino a la frontera norte.
Los soconusquenses han aprovechado este proyecto para pedirle al Presidente de la República, aumenta el recurso federal para los chiapanecos, sobre todo los de la costa en donde desde hace varias décadas la mal llamada ‘súper carretera’ está en el más completo abandono, las fuentes de trabajo son muy pocas y ahora con la presencia de los migrantes el horno ya no está para bollos.
Piden también que el Tlatoani, reconsidere la suspensión del proyecto de la ZEE, lugar en donde se planeaba industrializar la región para crear fuentes de trabajo para los locales y serviría para ayudar en el proyecto migratorio impulsado por esta administración federal.
Ojalá que así suceda, considerando que López Obrador, en su campaña visitó muchas veces esta zona fronteriza en donde los tuxtlachiquenses lo bautizaron con ‘Andrés Manuelovich’, amén de la añeja amistad que tiene con el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, el Soconusco podría tener la gran oportunidad que ha esperado por décadas, encontrando solo olvido y marginación.
Dicen que no hay mal que dure cien años, ni pueblo que lo aguante, los soconusquenses le apostaron a la Cuarta Transformación prometida por AMLO; esperan que eso suceda de un momento a otro, porque los precios de la gasolina y la luz eléctrica siguen por las nubes.
En otras cosas, Coapatap aún no le encuentra la cuadratura al círculo y la población en Tapachula sigue sufriendo las consecuencias, de ahí la urgente necesidad de que los tres órdenes de Gobierno hagan la inversión que se necesita, para construir una nueva planta potabilizadora y rehabilitar la destartalada tubería; vecinos de las diversas colonias, incluyendo el centro de la ciudad, ya no saben a qué santo encomendarse para que el Comité de Agua Potable, les envíe el preciado líquido.