OPINIÓN PÚBLICA

431
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

Agua de Lluvia Benéfica
Gonzalo Egremy

*Ante la falta de agua en hogares de colonias populares y del área rural, resalta la alternativa de aprovechar el agua de lluvia.

Millones de connacionales carecen de agua en sus hogares por múltiples razones, como es la lejanía de los lugares en donde habitan o falta de recursos públicos para la introducción del vital líquido a las casas.
Aquí mismo en nuestra región de la Costa-Soconusco, miles de familias no tienen acceso al indispensable recurso natural.
Los argumentos de funcionarios de los tres niveles de Gobierno son variados: “no podemos suministrar agua porque inició la época de lluvias y la corriente del río arrastra mucho lodo a la potabilizadora.
“Aparte del sedimento, los pozos artesanos tienen descompuestas las bombas y por ello no se puede bombear agua a los hogares”.
“Estamos en pláticas con funcionarios del gobierno federal para ‘bajar’ recursos de la Comisión Nacional del Agua y nos ayuden a poder suministrar agua potable a los hogares, o dejarnos de cobrar las tarifas que nos aplica como organismos operadores de agua”.
“La deuda que nos dejó la administración anterior, es súper millonaria, con el IMSS, con el Infonavit, con Hacienda, con la CFE, con proveedores y prestadores de servicios, y carecemos de dinero para reparar las válvulas y poder enviar agua a los hogares”.
Total, que en puras explicaciones se les va a los funcionarios para justificar la falta de agua en los hogares en muchísimas localidades de nuestra región Costa-Soconusco, y la gente sufre de enfermedades gastrointestinales por consumir agua no potabilizada.
De ahí que el siguiente texto queda como anillo en el dedo para que los gobiernos puedan retomarlo y lograr atender y resolver esa necesidad:
“El aprovechamiento de agua de lluvia se perfila como alternativa viable desde la perspectiva económica y tecnológica, para proveer del vital líquido a comunidades rurales y de la periferia de las ciudades no sólo de México sino de Centroamérica, el Caribe y América del Sur”, señaló el asesor técnico principal para “Mesoamérica sin Hambre” de la FAO-Naciones Unidas, Alfredo Mayén.
Consideró que aprovechar las lluvias para captarlas y purificarlas, es fundamental para dar continuidad y seguridad de agua para consumo humano, para pequeñas explotaciones agrícolas y pecuarias de traspatio, sobre todo en beneficio de familias de escasos recursos.
Con la asistencia de 40 técnicos y especialistas procedentes de diez países del Subcontinente de América Latina (incluido México) urgieron a sus respectivos Gobiernos a emprender acciones para enfrentar el cambio climático, la contaminación de aguas superficiales y subterráneas y adoptar tecnologías para captar y procesar “el agua que cae del cielo” para diferentes usos.
El coordinador del taller e investigador del Colegio de Postgraduados, Manuel Anaya Garduño, y el funcionario de la FAO, Alfredo Mayén, coincidieron en que la sequía es un tema recurrente en los países de Centroamérica y territorios vulnerables, como Colombia, República Dominicana, Belice, pero “hay que hacer algo”.
Reconocieron que en México se ha logrado avanzar en cuanto a tecnologías orientadas a atender la demanda creciente de consumo de agua.
Manifestó el doctor Alfredo Mayén, que en el mundo hay una experiencia de más de 3 mil años que el ser humano empezó a captar agua de lluvia y, en base a ese pasado, se han desarrollado diferentes técnicas que han prosperado en países como México y en los continentes europeo y asiático.
El futuro de los propósitos de captar y purificar agua de lluvia, ahora más por la variabilidad climática, está determinado por la voluntad de los gobiernos de todos los países de enfocar el desarrollo y adopción de tecnologías y que éstas se potencialicen, sobre todo para beneficio de poblaciones vulnerables, regularmente de escasos recursos.
Dentro del tema de seguridad alimentaria y nutricional y la agricultura familiar, el agua y el suelo son los factores más importantes.
El agua en particular, dijo Mayén, representa la necesidad de tomarla como elemento prioritario para consumo humano, agrícola, pecuario e industrial. “El agua es generadora de vida”, puntualizó.
Ambos investigadores propusieron adecuar la Ley General de Aguas, de tal manera que se considere la captación y proceso de purificación del agua de lluvia como obligación legal para diferentes usos y, de esa manera, crear la infraestructura y sistemas de administración que sean necesarios.
Se puso como ejemplo a Islas Vírgenes, que pertenecen a Estados Unidos, donde el 80 por ciento del agua que se consume como potable y otros usos, es agua de lluvia, y esto está establecido en la legislación que rige en esos lugares//Salud