ALFIL NEGRO

386
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Las Buenas Nuevas
Oscar D. Ballinas Lezama

“Impulsar el sur-sureste de México es un acto de justicia”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador, dentro del marco de la firma del Pacto de Oaxaca, en la que estuvo como testigo de honor el gobernador chiapaneco, Rutilio Escandón Cadenas.
El Ejecutivo Nacional volvió a manifestar que para esta región de la frontera sur vienen grandes apoyos al campo y al turismo, que implicará una mayor inversión pública para aprovechar los recursos naturales, explicando que en épocas pasadas el abandono al sector económico y social a esta región desequilibró las entidades de Oaxaca, Chiapas, Campeche y Tabasco, principalmente.
Habló de los cuatro eslabones para encontrar el desarrollo de esta región, entre los que destacan el respaldo a las pequeñas empresas, los proyectos del sector energético, la vivienda, el Tren Maya y el apoyo a la iniciativa privada, teniendo como estrategia no aumentar ni crear más impuestos, así como el respeto a la legalidad.
Aceptó que para poder seguir caminando sobre este rumbo de esperanza, es necesario contar con la participación de todos y poder así enfrentar el reto de lograr el beneficio de la sociedad que en el sur-sureste durante décadas había sido olvidada y marginada, al grado de que en lugares como los Altos de Chiapas, hace algunos años un grupo de indígenas se rebelaron y salieron del monte para decir ¡ya basta!
Por su parte, el Gobernador chiapaneco reconoció que con la ayuda que está dando el Presidente de la República al impulso económico y social de esta región fronteriza, será más fácil caminar hacia el progreso de esta zona tan rica en recursos naturales, pero con muchos años de abandono por los Gobiernos que antecedieron en más de diez épocas.
Por su parte, los chiapanecos han demostrado confianza en el Gobierno Federal y Estatal, sin embargo, no echan las campanas al vuelo porque han sido años de sufrir el grosero abandono de la Federación, de ahí que están muy pendientes del cumplimiento de la palabra de ambos mandatarios, sobre todo en el Soconusco, en donde a sus habitantes los Gobiernos Federales anteriores los trataron como hijos bastardos y consideraron a la zona fronteriza como el traspatio de México.
La gente tiene la esperanza en la cuarta transformación, sin embargo, el proceso lento que llevan este tipo de evolución política social, está desesperando a algunos ciudadanos que se quejan en contra el flagelo de la inseguridad, que aunado a la falta de fuentes de trabajo los está poniendo contra de la pared.
Por si fuera poco, la zona del Soconusco es una de las que más sufre los problemas de salud, mismos que se han venido agravando por la falta de medicamentos y doctores especialistas, así como de algunos aparatos que son utilizados para los procesos de curación de los pacientes, como en el caso de la bomba de cobalto que se necesita en el Hospital General, con la que se logra mejorar las condiciones de vida de los enfermos de cáncer, sobre todo de los cientos de niños que caen como pajaritos en esta zona donde las fumigaciones de pesticidas han generado cada vez más víctimas.
El ISSSTE, ISSTECH y el Seguro Social no se dan abasto atendiendo a tanta gente enferma, teniendo además que batallar por la falta de medicamentos y médicos especialistas, así como una infraestructura adecuada de los hospitales mencionados, aunque el Seguro Social ya está construyendo su nuevo edificio, el cual de entrada parece estar ubicado en un lugar inadecuado, que en tiempo de lluvias se anega y luego tiene el problema de estar a la orilla de una vía de alta velocidad, lo que pondrá en peligro la vida de los derechohabientes y familiares que les acompañen o visiten, ojalá que ese problema sea resuelto antes de echar andar ese nosocomio.