ALFIL NEGRO

342
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Fuera de Tapachula INM, COMAR y ACNUR
Oscar D. Ballinas Lezama

Con gran aceptación ha sido tomada en la sociedad soconusquense, la iniciativa de EL ORBE para reubicar las oficinas de la Estación Migratoria “Siglo XXI” del Instituto Nacional de Migración, las que podrían operar mejor en los municipios de Suchiate y Tuxtla Chico.
Para nadie es secreto que actualmente dicha Estación Migratoria tiene sus oficinas centrales en Tapachula, por lo que los migrantes se ven obligados a trasladarse hasta este lugar, que se encuentra a más de 40 kilómetros por el paso de Ciudad Hidalgo; mientras que por la entrada de Talismán el recorrido es más corto, originando que los extranjeros -que buscan tramitar su documentación migratoria- sufran un calvario para llegar a la Perla del Soconusco.
Miles de indocumentados ingresan bajo el puente de Suchiate, burlando las autoridades de Migración, la Guardia Nacional y un sinnúmero de corporaciones policiacas encargadas de evitar el flujo migratorio, y de evitar la ira del ‘Príncipe pelos de elote’, que sigue celebrando haber logrado levantar el primer muro humano en Tapachula.
Se desconoce el número real de extranjeros que pululan en las calles y avenidas tapachultecas, su ingreso a territorio mexicano por los caminos de extravío del río Suchiate ha impedido que las autoridades migratorias tengan un control de la cantidad de indocumentados, que aprovechando la porosidad de esta frontera sur se han colado a Tapachula, en donde poco a poco se están apoderando de la ciudad.
Muchos de estos parias vienen en son de paz, buscando únicamente conseguir un pase oficial para continuar su camino rumbo a la frontera norte de México, otros, han llegado con la espada desenvainada y no piden un favor humanitario, sino que exigen un derecho que no les corresponde.
Debido a que las oficinas para realizar los trámites migratorios de estas personas están distribuidas en Tapachula, no tienen más remedio que instalarse en donde pueden y como pueden, dando una mala imagen de la ciudad; la mayoría vienen sin dinero, por lo que no tienen más remedio que buscarlo ilícitamente, de no hacerlo pueden morirse de hambre.
Sin haber suficientes fuentes de trabajo, ni siquiera para los connacionales, esta ciudad se ha convertido en una verdadera trampa para los migrantes, que desesperados, han empezado a protestar con acciones de radicales ante las autoridades; algunos otros han caído en manos de los carteles que los obligan a delinquir o a prostituirse, generando un ambiente de desconfianza en toda la ciudadanía.
Entre los migrantes indocumentados hay cientos de caribeños que son financiados por los cubanos que están organizados en los Estados Unidos, sin embargo, no todos han corrido con la suerte de lograr pasar los filtros de seguridad, no obstante pagar miles de Dólares para ser trasladados al norte del país, muchos vivales los han extorsionado o robado hasta dejarlos en la calle, sin un Peso para sobrevivir.
Consecuentemente, surge el daño colateral de la inseguridad y de la insalubridad, las autoridades mexicanas tampoco pudieron controlarlos con una barrera sanitaria; como se recordará, en los primeros meses del 2019 los extranjeros entraban por miles y por la fuerza a territorio mexicano, avalados en ese entonces, por un programa federal humanitario.
Las oficinas centrales de la Estación “Siglo XXI” del INM, se ubican al norte de la ciudad de Tapachula, mientras otra oficina receptora de documentos migratorios está instalada al sur, frente a las instalaciones de Seguridad Pública Municipal; la COMAR y ACNUR, también están ubicadas dentro de esta ciudad.
EL ORBE, a través de sus directivos y reporteros, ha hecho varios análisis sobre este asunto migratorio, que no solamente refleja una pésima imagen del municipio, sino que además representa un foco de inseguridad e insalubridad, amén de las pérdidas millonarias causadas a comerciantes y empresarios restauranteros, hoteleros, y demás; al ahuyentar el turismo nacional e internacional.
La reubicación de la Estación del INM es urgente y necesaria para que todos los asuntos relacionados con la migración sean atendidos en la frontera sur, pegado al río Suchiate; ahí debe levantarse el muro humano, ahí deben estar todas las oficinas para realizar los trámites de ingreso, estadía y paso de los extranjeros.
Todos los trabajadores y funcionarios del INM, COMAR y ACNUR, tendrán que dejar la comodidad de las oficinas en Tapachula para caminar un poco más e instalarse en Suchiate o Talismán, es cuestión de que el Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Gobernación y el Instituto Nacional de Migración, apuntalados por el Gobierno chiapaneco y el Municipal de esos dos municipios mencionados, analicen y se organicen para llevar a cabo la reubicación de esas dependencias que involuntariamente están generando problemas de seguridad, salud y económico a los habitantes de esta región soconusquense.
Ojalá que el presidente López Obrador, y el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, apoyen esta iniciativa de EL ORBE, la cual está teniendo mucha aceptación entre los soconusquenses, en especial entre los tapachultecos que son los que más están siendo perjudicados con los problemas generados por la migración.
Por cierto, hoy podría estar en Tapachula el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, quien al parecer sostendrá algunas reuniones de trabajo con los diversos grupos sociales, buscando encontrar soluciones a algunos problemas de la región.
Un abrazo para mi hijo Oscar Antonio, que ayer cumplió un añito más de vida, Dios te bendiga hijo.