INDICADOR POLÍTICO

126
INDICADOR POLITICO
INDICADOR POLITICO

Octavio Paz: México y España y
la Teoría de las Tres Sociedades
Carlos Ramírez

Ahora que de nueva cuenta el presidente mexicano, López Obrador, ha exigido “una disculpa” a la corona española y a la iglesia católica por la conquista de los siglos XVI-XIX, no hay mejor camino que tratar de entender la relación entre España y México. Y ahí, la historiografía aporta decenas de argumentaciones para salirse del sentimiento indígena.
Octavio Paz, en su amplia biografía intelectual e histórica de la poetisa Sor Juana -Sor Juana Inés de la Cruz o las Trampas de la Fe, 1982, Seix Barral Biblioteca Breve-, inicia su indagatoria con una revisión de la España y de la Nueva España en el periodo 1492-1821. “Nuestra historia es un texto lleno de pasajes escritos con tinta negra y otros escritos con tinta invisible”. “Hay dos versiones populares de la historia de México y en las dos la imagen de la Nueva España aparece deformada y disminuida. Naturalmente, es deformación no es sino la proyección de nuestras deformaciones”.
Una de las tesis centrales de Paz puede fijar un enfoque diferente de interpretación histórica: la Nueva España no fue una colonia en América, ni los indígenas fueron colonizados o esclavizados. “Nueva España era otro de los reinos sometidos a la corona, en teoría igual a los reinos de Castilla, Aragón, Navarra o León”. Por lo tanto, el proceso histórico de México revela con claridad la existencia -estudiada por historiadores profesionales como Edmundo O´Gorman- tres entidades históricas estrechamente vinculadas: el Imperio meshica, el virreinato de la Nueva España y la nación mexicana.
El dato es mayor porque suele hablarse de la independencia de México como de la lucha contra una colonia invasora. Paz tiene otros datos: asume las guerras de independencia “más bien en la tradición de las luchas de Cataluña y Portugal contra la hegemonía de Castilla que en la historia de las revoluciones modernas”. México fue federalista a posteriori. La Independencia llamada por Hidalgo en 1810 estuvo precedida por el gran debate de 1808, ante la crisis de Bayona, sobre la titularidad de la soberanía y el ayuntamiento de México se ciñó a los reyes Carlos IV y Fernando VII, y no a los franceses de Napoleón. Y la independencia de 1810 se hizo para fundar el Imperio Mexicano como una evolución del Reino de la Nueva España y se le ofreció la corona a Fernando VII.
En este sentido, “la ideología republicana y democrática liberal fue una superposición histórica”, escribe Paz. “No cambió a nuestras sociedades, pero sí deformó las conciencias: introdujo la mala fe y la mentira a la política”. En los hechos de la crisis de 1808, la Nueva España fue fiel al rey español y no al rey francés.
Octavio Paz fue muy certero al señalar que las sociedades mexicanas del siglo XX encuentran más afinidades entre el México independiente y la Nueva España que entre ambos y las sociedades prehispánicas. Por eso, agrega Paz, “el México independiente, especialmente el del siglo XX, surgido de la Revolución Mexicana, ha continuado ambas tareas: la reconquista del pasado indio con propósitos de autojustificación e idealización y la integración de los grupos indígenas a la sociedad mexicana”. Esta fue una tarea del Gobierno de Lázaro Cárdenas, al tiempo protegiendo el pasado indígena, pero potenciando la modernización occidental.
Lo vimos en 1994: la guerrilla zapatista se alzó para imponer una revolución socialista a la cubana -con todo y guerrilla y comandante en jefe-, pero la sociedad mexicana exigió la paz y el desarrollo; la agenda ideológica socialista del zapatismo y de su subcomandante Marcos se regresó a la temática indígena que nunca logró la configuración de un programa indígena nacional por la diversidad de culturas indias sobrevivientes. Y lo poco rescatado como modelo de “usos y costumbres” han implicado regresiones racistas, religiosas, excluyentes y machistas de las comunidades indígenas mexicanas que funcionan todavía con consejos de ancianos.
Los reclamos de López Obrador y los textos -entre muchos otros- de Octavio Paz, pudieran darnos márgenes de revisión del pasado indígena en función del debate central: España conquistó y colonizó al imperio Meshica o la Nueva España fue un reino que fracasó en la lucha por su autonomía. La continuidad en las tres sociedades -meshica, española e independiente- explica un escenario de discusión sobre perdones y rencillas, sobre heridas abiertas y reclamos acumulados.
Lo explica Paz en un juego de ideas y de palabras: “la república de México niega a Nueva España; al negarla, la prolonga”. A lo largo de más de 200 años México ha luchado río arriba -como salmones agobiados- por llegar a un federalismo republicano inexistente, cuando la formación cultural y política cotidiana tiene más -también lo encuentra Paz- de una corte española que de una república estadunidense. Muchos rasgos indígenas aparecen en la Nueva España y bastantes españoles se reproducen en el México moderno independiente. “Nueva España es ininteligible sin la presencia del mundo indio” y “algunos elementos indios y propios de la Nueva España son parte del México moderno”.
El reclamo indigenista ha sido propio de una revolución ideológica que no entiende la diversidad cultural e institucional de las monarquías indígenas americanas. En la Nueva España, los españoles impusieron el catolicismo, pero con displicencia permitían a los indios, en las noches, ir a lugares secretos a adorar a sus dioses politeístas. Hoy, en el México moderno, las comunidades indígenas han perdido ese politeísmo y sólo defienden sus formas de convivencia tradicionalistas.
Antes que las disculpas y los perdones, América necesita reescribir su pasado propio como una nueva civilización.
indicadorpolitico.mx
[email protected]
@carlosramirezh