ALFIL NEGRO

253
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
Año Capicúa
“Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve” (Malaquías 3:18)

Se fue el año del número cabalístico, dejando un mal sabor de boca para quienes se decepcionaron con la actuación del actual gobierno; otros, manifiestan estar conformes con el trabajo de la Cuarta Transformación, afirmando que esta nueva camada de políticos, hicieron bien las cosas.
Una gran mayoría de mexicanos aún no pierden la fe, que, en el año capicúa del 2020, el gobierno que lideran a nivel nacional, Andrés Manuel López Obrador, los gobernadores de las 32 Entidades y los alcaldes de todos los municipios del país, tengan un cambio en el que se reflejen más claramente sus estrategias, realizadas en los primeros doce meses de esta nueva administración.
Para nadie es secreto que el 2019, fue un año en el que los actuales gobernantes se ocuparon en ‘medirles el agua a los camotes’, algo similar a los rounds de sombras en el box, sobre todo a nivel federal, donde el ‘Gran Tlatoani’ ocupó sus mañaneras para confrontar a los medios de comunicación, buscando ver ‘de qué cuero saldrían más correas’.
El año de la gran cábala, sirvió para que el actual dueño de la ‘silla del águila’ estableciera su estrategia de gobierno, hiciera cambios y mostrara su músculo político, sin importar que esto causara heridas profundas, principalmente en el ámbito de la inseguridad que se convirtió en una gran piedra en el zapato del actual gobierno, no porque sea un tema nuevo, sino por el exagerado aumento en las estadísticas de la violencia criminal que se extendió a lo ancho y largo del país.
Por otro lado, está el gran pendiente en los ajustes financieros que le siguen pegando muy fuerte al bolsillo de la ciudadanía; mientras el gobierno jura y perjura que no habrá aumentos en los productos y servicios, los precios de las gasolinas, el gas y la luz eléctrica van para arriba, disfrazados de oferta y demanda; los consumidores son confundidos mañosamente, dándole una pequeña diferencia en el precio del producto que adquiere, que nunca va más allá de los dos o tres centavos. Son como los casinos, donde la casa nunca pierde.
Los mexicanos de la Frontera Sur, inician el 2020 con la incertidumbre que les genera el problema migratorio. Ahora resulta que, no solamente tienen que lidiar con los casi 60 mil extranjeros indocumentados que se quedaron varados en Tapachula, Chiapas, sino que existe la amenaza de una nueva caravana de migrantes hondureños, extrañamente paisanos de la esposa de Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores.
Para colmo de males, se presume que este mismo funcionario federal ha metido en un ‘berenjenal político’ al presidente de la república, no solamente por ser el principal impulsor del proyecto internacional de ayuda económica y migratoria a Honduras, El Salvador y Guatemala, sino porque ha puesto al filo de la navaja las relaciones diplomáticas entre México y Bolivia, así como la ‘regada del tepache’ que propició con la desventaja en que puso a los empresarios mexicanos, con la apresurada firma del T-MEC, cuyas cláusulas al parecer no fueron revisadas a conciencia; hasta los buenos para nada del Congreso de la Unión, firmaron al ‘ahí se va’, todo por quedar bien con el ‘Gran Tlatoani’, no por velar por los intereses de sus representados.
Así inician los mexicanos el nuevo año, con un gobierno lleno de ‘Santos Varones’ y un ‘Cristo apolillado’, con una caterva de ‘changos viejos’ que no aprenden maromas nuevas, politiqueros metidos a gobernantes, funcionarios que están haciendo las mismas promesas que sus antecesores; pocos de estos han cumplido, se han quedado en la voluntad de hacer bien las cosas. Sin embargo, no debemos olvidar que de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno.
Nadie que esté cuerdo, desea que a México le vaya mal, sin embargo, es necesario que los actuales gobernantes dejen atrás la soberbia, que verdaderamente actúen con la humildad y honestidad que muchos pregonan de dientes para afuera, que no solamente busquen castigo para sus enemigos políticos y los exhiban como trofeos de guerra, que la ley se aplique pareja, todos hijos o todos entenados.
Tendrán que responder y aclarar al pueblo, de qué corona gozan el resto de los ex gobernantes y ex funcionarios que depredaron los dineros del pueblo y hoy se pasean libremente por todo el país amparados en la disposición del ‘borrón y cuenta nueva’; la gente quiere saber los motivos por los cuales no se investiga a Vicente Fox, Felipe Calderón, Enrique Peña Nieto, entre otros de una larga lista en la que también sobresalen ex gobernadores, ex alcaldes y ex funcionarios de los tres niveles de gobierno. ‘El sol no se puede tapar con un dedo’, no pueden seguir sirviendo al mismo tiempo a Dios y al diablo.