ALFIL NEGRO

170
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
Aumentan los Muertos
“El martes hubo 76 nuevos infectados y 8 defunciones más; la gente no quiere entender y baila con la muerte”.

Repuntan los casos de coronavirus en Chiapas: la Secretaría de Salud en esta entidad dio a conocer que, hasta ayer, había un total de 819 pacientes contagiados y 71 muertos por la terrible pandemia, la que tiene su epicentro en Tuxtla Gutiérrez y Tapachula.
La cuota de los infectados, hasta el pasado martes en la entidad chiapaneca, fue de 76 nuevos casos positivos y 8 defunciones; la cifra aportada por los tapachultecos fue de siete enfermos de Covid-19, temiéndose que en esta zona fronteriza el número de contagiados por la peste se siga disparando por la desobediencia de sus habitantes a acatar las medidas preventivas de salud.
La movilidad de personas y vehículos que se está dando en esta ciudad costeña, no debe permitirse que se salga de control y se convierta en un problema de seguridad nacional; los tapachultecos manifiestan que el problema de la desobediencia civil, ya debería estarse atendiendo con el apoyo de las fuerzas castrenses.
El Secretario de Salud, José Manuel Cruz Castellanos, explicó que el elevado número de casos y defunciones por Covid-19, debe de sensibilizar a la población para extremar los cuidados en esta fase epidémica, sobre todo, en las ciudades de Tuxtla Gutiérrez y Tapachula, en donde se concentra el mayor número de personas.
En pleno pico de la pandemia, un grupo de supuestos empresarios tapachultecos salieron a las calles para “bailar un rato con la muerte”, llegaron al corazón de la “ciudad de los huacales” y quitaron las cintas que acordonaban el perímetro de esa céntrica zona; los responsables argumentaron que con esas acciones, buscan el desfogue de la movilidad de vehículos y personas en esa área citadina.
Aunque la mayoría de los negocios establecidos en el centro de Tapachula no desarrollan actividades esenciales, un grupo de comerciantes de ese sector han empezado a utilizar todos los medios a su alcance para reabrir sus locales, haciendo a un lado las medidas de prevención exigidas por las autoridades de salud y poniendo en riesgo su vida, así como la de sus familias y del resto de las personas que guardan la cuarentena en este municipio.
Por cierto, en la capital chiapaneca el Secretario de Movilidad y Transporte, Aquiles Espinosa García, dio a conocer que debido a la contingencia sanitaria en Chiapas, se aplicarán nuevas disposiciones en el transporte público urbano y suburbano a partir de este jueves, entre estas medidas está el exhibir en forma visible el número límite de pasajeros, que en el caso de los taxis será de dos personas, en combi o urvan, no deberán rebasar un cupo de 8 usuarios y 16 en microbús, teniendo un horario para circular de las 6 a las 21 horas.
Ojalá que en Tapachula se aplicaran las mismas medidas preventivas, tomando en cuenta que en este municipio los taxistas y combieros no usan cubre bocas, tampoco llevan gel antibacterial y llenan hasta el tope sus unidades, en las que llevan como sardinas a los pasajeros, sin que Tránsito del Estado o Vialidad se atrevan a meterlos en cintura, ya que al parecer le temen más a los ‘pulpos del transporte’ que al propio Coronavirus.
En otras noticias, finalmente los vecinos del sector Nororiente se cansaron de esperar que COAPATAP les enviara un poco de agua, desabasto que en plena pandemia vienen sufriendo desde hace aproximadamente una semana; presentaron un escrito de protesta y exigencia ante el titular de esa dependencia municipal, enviándole copia a la alcaldesa para su conocimiento y que llame a cuentas al nuevo titular de ese organismo proveedor de agua rodada, quien al parecer resultó otro funcionario de escritorio.
Los quejosos de la 13ª norte, entre 9ª. Y 11ª. Oriente, manifestaron que también acudieron a la Comisión de Derechos Humanos del Estado, con la finalidad d que intervenga el titular de esa dependencia para evitar que COAPATAP continúe violentando sus derechos humanos al negarles un servicio básico de esa naturaleza, sobre todo en estos tiempos de la pandemia del Coronavirus.
Los afectados por el desabasto de agua entubada, explicaron que varios vecinos de ese sector han sido hospitalizados como portadores del letal virus, incluyendo un conocido médico que murió hace unas semanas, lo que coloca esa zona de la ciudad como una de donde se ha encontrado un gran número de casos positivos de Covid-19, que con la falta del servicio de agua han creado una sicosis, y temen que al no tener el preciado líquido que sirve para su higiene, la gente siga muriendo.