ALFIL NEGRO

320
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
El Pico de la Pandemia
“En Chiapas, las tres instancias de gobierno forman frente común para limitar daños por coronavirus”.

Empleados del sector salud en el ISSSTE de Tapachula, acusan de negligencia laboral al director de ese instituto y trabajan bajo protesta al estar expuestos al Covid-19, asegurando que existe una mala infraestructura, así como falta de equipo médico e insumos para protegerse de la pandemia.
Los quejosos decidieron guardar la secrecía de sus nombres ante el temor de ser despedidos, sin embargo, afirmaron que ya dirigieron su queja ante el Secretario de Salud, José Manuel Cruz Castellanos y el propio Gobernador, Rutilio Escandón Cadenas, para que ordenen una investigación a fondo sobre lo que está ocurriendo en ese nosocomio.
Aseguran que el hospital en mención carece de medicamentos, no existen suficientes ventiladores para los enfermos, las tomas de oxigeno se encuentran inservibles al igual que el frigorífico para los cadáveres, los que pasean por la clínica sin tener cápsulas aislantes de protección y muchas veces los dejan en los pasillos con hielo por la falta de congeladores para los cuerpos, que en esta crisis sanitaria se convierte en un foco de infección del coronavirus.
Mencionaron que su temor obedece a la falta de las medidas sanitarias y la inhumana intención de los funcionarios a nivel nacional que, pese a las constantes quejas, se niegan a voltear la cara hacia esta frontera del sur de México para resolver la falta de medicamentos, vacunas y otros insumos de protección ante la pandemia, lo que ha originado la infestación de varios trabajadores, algunos de ellos han perdido la vida cumpliendo su deber.
Piden también la intervención de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, para que la Secretaría de Salud en el país haga una visita física con la que puedan checar las denuncias que violentan el derecho laboral y atentan contra la seguridad social, la salud y la vida de los trabajadores.
Por otro lado, expertos en salud de la Universidad Autónoma de México insisten en que todo el país está viviendo en semáforo rojo, siendo el momento más álgido en que se encuentra la pandemia y opinaron que no se debió regresar a la ‘normalidad’ antes del 30 de junio.
Gran parte de la sociedad está temerosa de un rebote de la pandemia, sobre todo porque la Organización Mundial de la Salud propone a casi todos los países del mundo, incluyendo México, para seguir con el confinamiento y continuar con el estado de emergencia hasta el 10 de julio, como ya lo hizo Francia.
Para nadie es secreto que el coronavirus en Chiapas, sigue causando estragos al igual que a lo largo y ancho de la nación mexicana; los infectados y muertos se cuentan por decenas, aunque la mayoría de ellos no forman parte de las estadísticas oficiales por no haberse presentado a ningún hospital público.
Las autoridades estatales y municipales hacen lo que pueden por tratar de ganarle la batalla al virus, el cual siendo un enemigo invisible es prácticamente imposible controlarlo y mucho menos erradicarlo, al grado que el mismo Secretario de Salud en Chiapas, reconoció que los contagios podrían prolongarse hasta el próximo mes de diciembre, por lo que advirtió nuevamente a la población a no bajar la guardia con las medidas preventivas que sirven para evitar el contagio.
Las cifras oficiales del Covid-19 en Chiapas, eran hasta ayer miércoles, 2 mil 842 casos positivos y 175 defunciones; Tuxtla Gutiérrez generó 57 contagiados y Tapachula aportó 14 casos positivos; con lo que ambos municipios siguen liderando las estadísticas de infectados y muertos, sin embargo, no se debe perder de vista los contagiados que están en hospitales privados o en sus mismos domicilios, quienes al parecer no todos son controlados por las autoridades sanitarias, lo que origina un total descontrol en las cifras de las víctimas de esta peste.
Debido a que Chiapas aún permanece en semáforo rojo, el gobierno del estado decidió la suspensión de actividades en la administración pública y ampliarlo hasta el 30 de junio; también resolvió crear un frente común con el Gobierno Federal, apuntalado por los municipios chiapanecos, para hacer frente a la pandemia.
Mientras el país sigue inmerso en un laberinto de contrastes ante la crisis sanitaria y económica que provoca el coronavirus, los políticos en el Palacio Nacional tratan de minimizar la tragedia y crean un juego de espejos, cortinas de humo o distractores para evitar la atención pública en temas cruciales y la tormenta perfecta generada por el coronavirus.
Los analistas afirman que los políticos están más interesados en sus afanes electoreros del 2021, que en los daños colaterales que provoca la pandemia; no quieren ver la tragedia que viven millones de familias mexicanas, mucho menos invertir los recursos públicos para ayudar a todos los afectados, al parecer muchos se han puesto las máscaras de la hipocresía y hacen como si la virgen les hablara. Bien dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver, ni peor sordo que el que no quiere oír.
Después de varias semanas de batallar contra la muerte, ayer falleció la señora Rocío Méndez Mendizábal; que Dios de luz a la viajera y resignación a sus seres queridos.